Escúchenos en línea

Desalojan y maltratan a cinco panameños que protestaban ante CIDH en San José

Varias agencias. Desde San José. | 19 de Octubre de 2007 a las 00:00
Los cinco panameños que desde el pasado martes protestan frente a las instalaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en San José, afirman que fueron maltratados por funcionarios del alto tribunal. Erick González, uno de los manifestantes, declaró el viernes que efectivos de seguridad privada sacaron a la fuerza a los dos panameños que estaban encadenados a dos columnas dentro de la Corte, por orden de la administración de la sede de justicia. "Cómo es posible que la Corte haya cometido este desatino, siendo ellos los encargados de salvaguardar los derechos de las víctimas y su integridad física", expresó González. Según González, los efectivos de seguridad privada cortaron las cadenas con una herramienta y cargaron a los dos hombres, sin causarles daños físicos. González aseguró que se mantendrán frente a la sede de la Corte hasta el próximo lunes que regresen los magistrados, quienes están en Colombia realizando un periodo extraordinario de sesiones. No fue posible obtener la versión de los personeros de la Corte, pues sus principales jerarcas se encuentran sesionando en Bogotá. "Esta es otra muestra de que esta Corte lejos de defender los intereses de las víctimas, defiende los intereses de los victimarios", dijo González, portavoz del grupo. En 1990, un año después de la sangrienta invasión militar norteamericana, un total de 270 trabajadores estatales del Instituto de Recursos Hidráulicos y Eléctricos (IRHE) fueron despedidos por el presidente Guillermo Endara, tras realizar una protesta sindical contra las privatizaciones. La manifestación coincidió con un alzamiento policial encabezado por el ex coronel Eduardo Herrera y Endara acusó a los empleados los acusó de ser cómplices de una supuesta asonada militar. Los trabajadores recurrieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La CDH acogió su caso y en 2001 falló a favor de los trabajadores, condenando al Estado de Panamá a indemnizarlos, brindarles trabajo y todos los derechos sociales, pero las personas que realizan la protesta afirman que ello no se cumplió en todos los casos. Las autoridades panameñas se defendieron durante el proceso ante la Corte diciendo que los trabajadores fueron despedidos bajo la acusación de los delitos de sedición y atentar contra la seguridad interna y el orden constitucional y democrático del país. Los cinco panameños son parte de esos trabajadores estatales. Rodolfo Vence, de 50 años y Javier Muñoz (65) se encadenaron a la entrada de la Corte para exigir que esa institución obligue al Estado panameño a cumplir con la sentencia. Vence y Muñoz seguían este viernes la protesta pero en la acera de la Corte, junto a otros tres compañeros: Luis Miranda (54), Rubén Guevara (50) y Erick González (47). Muñoz y Vence estaban encadenados dentro de la Corte, mientras los otros tres permanecían en la acera de la sede resguardados por bolsas plásticas y un pequeño colchón en el que duermen. Ellos exigen que la Corte obligue al Estado a pagar las indemnizaciones y deje de otorgarle prórrogas. Los panameños reclaman que desde que fueron despedidos la mayoría no ha conseguido un trabajo fijo, lo que les ha provocado penurias económicas y no han recibido ayuda del Estado. El grupo pidió al presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz 1987, Oscar Arias, a la Premio Nobel guatemalteca Rigoberta Menchú y a salvadoreña de la Federación Luterana, Celia Medrano, que medien para que sus demandas sean cumplidas.

Descarga la aplicación

en google play en google play