Escúchenos en línea

Arzobispo pide al gobierno reflexionar sobre Ley de Amnistía a militares criminales

Agencia ACAN–EFE. Desde San Salvador. | 21 de Octubre de 2007 a las 00:00
El arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, afirmó el domingo que la derogación de la Ley de Amnistía (1993) debe ser reflexionada de manera seria como parte de las recomendaciones de la CIDH que pide su anulación en el caso del arzobispo Óscar Romero. "Es un tema complejo que necesita una reflexión muy seria para buscar la paz duradera y que haya verdaderamente justicia en la medida que podamos establecerla", dijo el prelado. La derogación de la Ley, promulgada un año después de la firma de los Acuerdos de Paz, forma parte de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el asesinato del arzobispo Romero, el 24 de marzo de 1980. La Comisión de la Verdad, creada en virtud de los Acuerdos de Paz que firmaron el Gobierno y la guerrilla en 1992 para terminar con la guerra civil, señaló en su informe al fundador de la gubernamental Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), Roberto D'Aubuisson, como autor intelectual del asesinato de Romero. Por su participación en el mismo, el ex capitán de la Fuerza Aérea Salvadoreña Álvaro Saravia fue condenado en 2004 por el juez Oliver Wanger, del distrito de Fresno, California, EEUU, a pagar diez millones de dólares como indemnización a familiares de Romero. Sáenz Lacalle confirmó el domingo pasado que la iglesia católica salvadoreña ha iniciado un diálogo con el Gobierno para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones de la CIDH, que además pide un acto de desagravio de parte del Estado, entre otras medidas. El religioso negó, como lo indicaron versiones de prensa, que él personalmente sostenga "negociaciones" con el Gobierno, sino que es la Oficina de Tutela Legal la que coordina el mencionado diálogo. "Yo creo que hay un mal entendido en las declaraciones de la prensa, no es ninguna negociación sino que es un diálogo, el dialogo versa sobre las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos", dijo. Luego de la audiencia en la CIDH sobre el caso de Romero, realizada en Washington la semana pasada, se conoció sobre el despido del abogado de Tutela Legal, David Morales, quien llevaba el caso. Al ser consultado sobre el despido, el prelado dijo que "esos son asuntos internos de la arquidiócesis que tienen que ver con la fidelidad de los empleados con respecto a los compromisos que tienen, por lo tanto es un asunto personal que no tiene directamente que ver con esto". Agregó que Morales ha mostrado "un comportamiento no tan consecuente, puesto que había firmado un documento y resulta que después no fue fiel a este documento que había firmado", sin entrar en detalles.

Descarga la aplicación

en google play en google play