Escúchenos en línea

Torrijos promete trabajar por transporte público seguro

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 23 de Octubre de 2007 a las 00:00
El presidente de Panamá, Martín Torrijos, dijo el martes que seguirá trabajando para crear un sistema de transporte público "que sea confiable", al cumplirse un año de la tragedia en la que 18 pasajeros murieron calcinados en un autobús. Torrijos, tras participar en una misa en recordación de las víctimas del incendio del autobús, señaló a la prensa que se declaró hoy "Día de Reflexión Nacional" en memoria de los fallecidos "y hemos hecho el propósito de que sus vidas no hayan sido en vano". El mandatario reiteró su compromiso de "seguir trabajando para crear un sistema de transporte que sea confiable y sobre todo, seguro para la mayoría de los panameños". Afirmó que se ha dado un paso adelante con la Ley de transporte, que sancionó el lunes, y con otras acciones en materia de inversión en infraestructura vial, que buscan mejorar el tráfico y las condiciones del usuario del transporte público. Además de la misa, se han realizado diversas actividades en recordación de las 18 víctimas fatales de este accidente, entre ellas la develación de una placa en su memoria por parte del Alcalde de la ciudad de Panamá, Juan Carlos Navarro. "Esta pequeña placa es un homenaje a los niños, mujeres y hombres que perdieron la vida en este lamentable accidente y que hoy queremos recordar con mucho amor y con fe en la justicia ", expresó Navarro, según un comunicado oficial de la Alcaldía de Panamá. Al acto asistieron autoridades municipales, familiares de los fallecidos y sobrevivientes del accidente. Unas 18 personas fallecieron calcinadas en el lugar de la tragedia, mientras que otros 30 resultaron heridos. Estos sobrevivientes recibieron en meses pasados un aporte económico por parte de Navarro para sufragar algunos gastos médicos, de acuerdo con la información. Un Decreto Ejecutivo ordenó que la bandera nacional se mantenga izada hoy a media asta en los edificios públicos, nacionales y municipales, así como en los centros educativos del país. El gobierno exhortó a la comunidad nacional a meditar sobre los acontecimientos que "llenaron de luto y dolor a la familia panameña". El proceso por este caso penal por el incendio del autobús se mantiene abierto. A la fecha solamente están detenidos el propietario y el mecánico del autobús incendiado, mientras que el juzgado primero de circuito estableció para el 13 de diciembre próximo la audiencia preliminar. Dos empresas privadas y el Estado han sido demandados civilmente por daños y perjuicios por diez millones de dólares por los familiares de al menos diez de los que murieron en el accidente.

Descarga la aplicación

en google play en google play