Escúchenos en línea

PMA asiste a guatemaltecos afectados por lluvias

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 24 de Octubre de 2007 a las 00:00
Un total de 1.128 familias de 28 comunidades de Ocós, municipio de San Marcos (oeste), Guatemala, afectadas por las lluvias que inundaron sus viviendas durante las últimos días, son asistidas con raciones alimentarias por el Programa Mundial de Alimentos (PMA). "Fuertes lluvias han azotado el altiplano occidental y la costa sur del país, originando desbordamientos principalmente de los ríos Suchiate y El Naranjo, provocando inundaciones y afectando las cosechas en esta zona (Ocós)", sostiene un comunicado de prensa del PMA. Como respuesta a la emergencia, el programa de Naciones Unidas entregó raciones alimentarias para 10 días a un total de 1.128 familias, aparte, tiene previsto distribuir raciones para 15 días a unas 549 personas que permanecen en albergues temporales. "Con esto se espera cubrir las necesidades básicas alimentarias mientras las condiciones climáticas mejoran y permiten el regreso de las familias a sus viviendas. Cada familia recibirá maíz, frijol, aceite y harina fortificada (CSB) cubriendo así el requerimiento nutritivo mínimo de 2.120 calorías por persona por día", detalla el boletín. En la evacuación, evaluación y distribución de las raciones alimentarias colaboraron, entre otras entidades civiles y gubernamentales, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, la Cruz Roja Guatemalteca, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y el Ministerio de Agricultura. "Esta intervención es un ejemplo de la buena coordinación que existe entre las instituciones involucradas para poder responder de forma inmediata a las situaciones recurrentes durante la temporada lluviosa en nuestro país", sostiene el boletín en declaraciones atribuidas a Willem van Milink, representante del PMA en Guatemala. Y no es para menos la preocupación de las organizaciones y entidades involucradas, toda vez que calles y avenidas de los 28 poblados mencionados están anegadas por el agua, incluso los habitantes de dichas zonas perdieron sus plantaciones de maíz que esperaban cosechar en noviembre. Además, según una publicación del matutino El Periódico, el agua que se desbordó del río Pacayá inundó las casas del Parcelamiento Los Chiquirines y se mezcló con la de los pozos artesanales, letrinas y pozos ciegos, y el agua potable, que se consigue a tres kilómetros del pueblo, sabe a sal. Sin embargo, pese a los riesgos, la mayoría de pobladores de Ocós y comunidades afectadas, zona en la que los niveles de desnutrición crónica alcanza el 32%, ubicada en un departamento que concentra el 65,5% de la pobreza, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), se niegan a abandonar sus hogares. Y por si fuera poco, entidades de socorro y autoridades locales señalan que debido a las condiciones imperantes en el lugar los niños empezaron a padecer afecciones respiratorias, fiebre, hongos en los pies y enfermedades gastrointestinales, según los vecinos, sin que hasta el momento hayan recibido atención.

Descarga la aplicación

en google play en google play