Escúchenos en línea

Dios castigará a delincuentes en Honduras, dice arzobispo

LaVoz.com. Desde Tegucigalpa. | 28 de Octubre de 2007 a las 00:00
El arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Andrés Rodríguez, advirtió el domingo que Dios castigará a los delincuentes que han robado en dos años centenares de reliquias religiosas de unos 30 templos católicos en Honduras. "Ese dinero es maldito y los ladrones no lo aprovecharán porque se volverá en su contra, aunque por el momento ellos piensan que lo disfrutan", dijo el sacerdote en su homilía dominical en la catedral metropolitana. "Todo el que mata, que secuestra, que roba o hace mal al prójimo nunca tendrá paz", añadió. Rodríguez sostuvo que "repruebo la actitud de los ladrones que han saqueado los pocos tesoros coloniales que nos quedan... y no son ladrones comunes, son ladrones que trabajan por encargo de traficantes de obras de arte que se las llevan fuera del país", subrayó. "Pero esos ladrones y los que compran y venden esas cosas deben saber que así están comprando y vendiendo la propia condenación de su alma". Afirmó asimismo que "Dios es un juez justo y aunque la justicia de este mundo no funcione, la de Dios sí, y esa gente tendrá un día que rendir cuentas... porque todo el que levanta la mano para matar, robar y dañar a los demás debe rendir cuentas a Dios". Los altos jerarcas de la Iglesia Católica mantienen cerrados sus templos desde el 14 de octubre ante los frecuentes robos y sólo abren sus puertas durante los oficios religiosos. Esa fecha, desconocidos sustrajeron pinturas del Cristo Negro y la Virgen de Guadalupe, que datan de hace cuatro siglos, de la iglesia San Francisco de Tegucigalpa. La fiscal especial del Patrimonio Cultural, Jenny del Cid, dijo recientemente en rueda de prensa que "investigamos la situación, aunque nuestra institución carece de presupuesto para hacerlo". Para el caso, la iglesia de San Antonio de Oriente, a unos 45 kilómetros al este de Tegucigalpa, ha sido robada en 12 oportunidades en tres años. Según la iglesia, sólo el año pasado alrededor de 15 templos fueron asaltados y saqueados. En esos casos, los delincuentes sustrajeron 35 imágenes sagradas, la mayoría de ellas fabricadas hace cuatro siglos en España. Las investigaciones oficiales establecen que las reliquias fueron sustraídas para venderlas en el exterior a coleccionistas privados. Pese a ello, las autoridades han recuperado alrededor de 800 piezas religiosas robadas de numerosas parroquias. La Iglesia Católica ha anunciado que hará réplicas de sus imágenes de santos en un esfuerzo por contrarrestar la acción de los delincuentes y proteger su patrimonio en Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play