Escúchenos en línea

Un militar podría volver a gobernar Guatemala, tras 21 años de civiles

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 30 de Octubre de 2007 a las 00:00
Guatemala podría volver a ser gobernada por un militar, el general retirado de derecha Otto Pérez, si gana las elecciones del próximo domingo, dos décadas después que los civiles volvieron al poder tras la restauración de la democracia en 1986. En ese lapso, un total de seis mandatarios civiles han gobernado este país centroamericano, pero ninguno ha podido combatir eficientemente los altos índices de pobreza y la inseguridad que asola a los guatemaltecos, precisamente este último el ofrecimiento central del militar bajo el lema de 'mano dura'. Aunque organizaciones civiles miran con recelo un eventual triunfo de Pérez, toda vez que los militares gobernaron con mano de hierro desde 1954 hasta 1986 en medio de una guerra fratricida (1960-1996), así como por su pasado como jefe de una unidad élite de inteligencia y contrainsurgencia del Ejército. Asimismo, critican de Pérez, del Partido Patriota, la ausencia de lineamientos claros para combatir la inseguridad, pues sólo se basa en 'mano dura'. Pérez ha rehusado a participar en debates con su oponente, el socialdemócrata Alvaro Colom, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). La Fundación Mirna Marck de derechos humanos arremetió contra los dos candidatos porque se han enfrascado en acusaciones mutuas, pero sin fundamento, sobre la infiltración del crimen organizado para financiar las organizaciones políticas. Sin embargo, un informe del diario Siglo XXI, cuya reciente encuesta da por ganador a Pérez con una diferencia de 7,6 puntos sobre Colom, afirma que el "fracaso" de los gobiernos civiles explica el crecimiento en la preferencia que Pérez registró a lo largo de la campaña electoral, que arrancó el 2 de mayo. El diario, que entrevistó por separado con 12 expertos en las áreas de estrategia de campaña, psicología, sociología y política, detalló que el ejercicio fue hecho "con el propósito de establecer los motivos que propiciaron un estancamiento en Colom y un aumento de apoyo hacia Pérez". "Los expertos coinciden en que Colom es un hombre inteligente, pero debió explorar más su faceta de tenacidad, aun contra las críticas que lo hacen ver débil y manipulable", añadió el diario. En enero de 1986, Guatemala puso fin a su historia de golpes de Estado y regímenes militares autoritarios, con la asunción de Vinicio Cerezo (1986-1991), luego del triunfo de la Democracia Cristiana Guatemalteca. La apertura democrática fue propiciada por el régimen de facto del general Óscar Mejía (1983-86), presionado por la comunidad internacional. Mejía, quien era ministro de la Defensa, derrocó el 8 de agosto de 1983 al también general Efraín Ríos Montt, quien se autoproclamó jefe de Estado tras disolver una junta militar que depuso el 23 de marzo de 1982 a otro militar, el general Romeo Lucas, fallecido en 2006 en Venezuela. Casi seis millones de guatemaltecos están habilitados para acudir a las urnas este domingo para elegir al nuevo presidente (2008-2012), quien asumirá el poder el 14 de enero para sustituir al actual gobernante, Oscar Berger.

Descarga la aplicación

en google play en google play