Escúchenos en línea

Fallece catracho que había sido velado y enterrado hace un mes por su familia

Tegucigalpa, Honduras. Agencias | 2 de Junio de 2018 a las 12:18

Originario de Langue, departamento de Valle, zona sur de Honduras, el hondureño Luis Alonzo Díaz Santos de 54 años de edad falleció este sábado "por segunda vez".

Díaz Santos perdió la vida en la sala de Ortopedia del Hospital Escuela Universitario (HEU), donde permanecía interno desde hace más de un mes.

Según se dio a conocer en la morgue del Ministerio Público (MP), el señor murió este sábado, luego de estar interno en el principal centro asistencial del país, tras haber sido atropellado por un vehículo.

El confuso caso

Familiares de Luis Alonzo Díaz lo velaron, lloraron y lo enterraron el pasado 21 de abril, pero 26 días después se dieron cuenta que el cuerpo que sepultaron no era el de su familiar, cuando un conocido lo vio en el HEU recuperándose en una camilla y dio aviso a los parientes.

Y es que sin ver el rostro de la víctima, directamente, nada más que en la pantalla de un teléfono celular, la familia retiró el cuerpo de la morgue capitalina y luego lo trasladó hasta el municipio de Langue, Valle, para darle cristiana sepultura.

Pero, casi un mes después se dieron cuenta que a quien enterraron fue a otra persona. Un total desconocido, que no llevaba su misma sangre.

El polémico error ocurrió el 20 de abril, cuando los parientes de Luis Díaz llegaron en su búsqueda, ya que tenía varios días desaparecido.

El encargado de turno de la entrega de cadáveres explicó en ese momento a los familiares que con las características que ellos buscaban, solo había una persona.

El cuerpo había sido ingresado el 3 de abril, a la 1:30 de la mañana, procedente del Hospital Escuela, donde falleció a causa de un accidente de tránsito.

Al siguiente día, el sábado 21 de abril, cumpliendo con los roles asignados, otro empleado del Ministerio Público retomó el caso y siguiendo el protocolo, fue al congelador, le tomó una fotografía al cadáver y se las mostró a los angustiados ciudadanos.

Julissa Villanueva, directora de Medicina Forense y responsable del funcionamiento de la morgue del MP, reconoció que se cometió un error, “les brindo mis disculpas en nombre del servicio forense, lamentablemente ha ocurrido este error”, afirmó.

El cuerpo fue entregado sin haber hecho un examen científico fehaciente, que debió de culminar en la prueba de ADN, de ser necesario, pero no ocurrió así. En cambio, se limitaron a comparaciones netamente físicas y anatómicas.

Esta vez, se realizarán estrictos protocolos para entregar el cuerpo a los dolientes, detallaron las autoridades.


Descarga la aplicación

en google play en google play