Escúchenos en línea

Equipo de Naciones Unidas sigue apoyo humanitario en Guatemala

Naciones Unidas. Agencia PL | 7 de Junio de 2018 a las 09:10

A pesar de las condiciones adversas y la detención momentánea de las labores de rescate tras otra erupción del volcán de Fuego, el equipo de ONU se mantiene este jueves en Guatemala listo para salir al campo.

Pese al inesperado caos ocasionado por otro estallido volcánico, la ONU tuvo la oportunidad de llegar al albergue Simón Bergaño Villegas, donde están niñas, niños y mujeres embarazadas que lo perdieron todo, según reportó el personal del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La misión de ONU proyecta recorrer unos 13 refugios y centros de operaciones de emergencia, para reunirse con autoridades locales en áreas cercanas a la erupción y evaluar los daños, indican los informes de esa entidad.

Pero la última erupción paralizó las labores de rescate y el peligro sigue en aumento por la presencia de lluvias y cenizas, que pueden provocar avalanchas de lodo y ocasionar más accidentes.

Solo 48 horas después de que el volcán entrara brutalmente en actividad, se produjo un movimiento de lahar (flujo de sedimento y agua a altas temperaturas) que puso en peligro a la población.

Junto a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) de Guatemala, alrededor de 50 trabajadores de la ONU, sus agencias y organizaciones no gubernamentales se desplegaron el martes en los departamentos de Escuintla y Sacatepéquez, donde se instalaron albergues.

Poco tiempo después de comenzar su visita a esos centros, el equipo de la organización multilateral tuvo que ser evacuado luego de la nueva erupción.

Debido a la actividad volcánica masiva, el acceso a las zonas más afectadas resulta ahora imposible pues las cenizas incluso impiden los vuelos de helicópteros para la evaluación de rescate y daños.

Al menos 75 personas fallecieron por la explosión del volcán y hay unas 200 desaparecidas. Más de un millón y medio de guatemaltecos fueron afectados por la catástrofe natural y unas tres mil 400 han sido evacuadas en los albergues habilitados por el Gobierno, de acuerdo con datos oficiales.

Por su parte, el sistema de Naciones Unidas activó algunos grupos de albergues, e impulsa acciones para la seguridad alimentaria, la nutrición, el agua y el saneamiento, la salud, la protección y la recuperación temprana.

Una sala de situación, instalada el lunes 4 de junio, continúa trabajando con el fin de asegurar los suministros para un posible llamado humanitario.

Aún así, el proceso de recuperación de la tragedia será largo y demandará el apoyo continuo de todos los sectores a nivel nacional e internacional, advierten las autoridades.

Del mismo modo, alertan que las condiciones podrían agravarse debido a la propagación de las cenizas tóxicas, y tampoco descartan la posibilidad de un nuevo flujo de material volcánico.


Descarga la aplicación

en google play en google play