Escúchenos en línea

Honduras es sede de curso de ayuda humanitaria regional

Tegucigalpa. Agencias | 25 de Junio de 2018 a las 08:24

Oficiales de las fuerzas armadas centroamericanas realzaron sus conocimientos y estándares de rescate participando de un curso regional en Honduras. Durante casi un mes, militares de cada país miembro de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC) participaron de un curso de capacitación en rescate acuático y primeros auxilios, entre otras actividades.

Unos 30 elementos de las Unidades Humanitarias y de Rescate (UHR) de la CFAC participaron del Curso Integrado de Ayuda Humanitaria IV. El curso se realizó entre el 22 de abril y el 18 de mayo de 2018 en el Centro de Adiestramiento Regional de Ayuda Humanitaria (CARAH) de las Fuerzas Armadas de Honduras, ubicado en Tegucigalpa.

El objetivo del curso fue entrenar a los oficiales para brindar asistencia básica a damnificados, así como evaluar los daños, necesidades y métodos para el suministro de materiales como agua, medicinas y productos de higiene básica. Asimismo, el curso consistió en pruebas de resistencia en aguas estancadas y abiertas, además de ejercicios de rescate en espacios restringidos. El beneficio del curso, destacó el Coronel de Infantería del Ejército de Honduras Mario Alberto Matute Pacheco, comandante de la UHR-Honduras, es “tener personal altamente calificado, adiestrado y especializado para asistir a la población de la región en caso de desastres naturales y antropogénicos”.

Un curso exigente

“Cada país miembro de la CFAC es responsable de hacer un entrenamiento previo de rescate”, explicó el Cnel. Matute. “Así seleccionan al personal idóneo para participar del curso, de acuerdo a los requisitos de cada curso y a las exigencias del mismo”.

El curso teórico-práctico fue dividido entre cuatro temas principales que incluyeron exámenes y escenarios simulados. Al graduarse del curso, los oficiales comprobaron el alto nivel de preparación de las UHR de la CFAC.

El primer tema se enfocó en primeros auxilios básicos y psicológicos. El objetivo de los militares fue conservar la vida del accidentado y evitar complicaciones físicas o traumas mentales del paciente o rescatista.

“Es la parte básica que debe de tener como conocimiento cualquier rescatista que va a actuar en grupos de rescate y psicológicos”, dijo a Diálogo el Capitán de Navío de la Fuerza Armada de Honduras José Domingo Meza, director de Relaciones Públicas de las Fuerzas Armadas. “Hay situaciones en las que [los rescatistas] encuentran personas desmembradas, deformadas y que después de llevar a cabo los rescates quedaron con trauma. A eso [también] se debe primeros auxilios psicológicos”.

El curso realizado entre abril y mayo de 2018 incluyó escenarios simulados de rescate en el río Cangrejal en La Ceiba, Honduras. (Foto: UHR-CFAC-Honduras)

Los siguientes temas incluyeron suministro de materiales, evaluación de daños y análisis de necesidades. “Es la ayuda humanitaria, cuando se recibe, cómo se administra y cómo se controla”, dijo el Cap. de Nav. Meza.

La enseñanza teórica se centró en las operaciones posteriores a un desastre, restablecer los servicios básicos e instrucción para realizar rescates en espacios confinados. Los escenarios simulados incluyeron estructuras colapsadas tanto livianas como de mayor magnitud para que los participantes pudieran practicar cómo entrar y salir con todo su equipo encima.

También hubo pruebas de resistencia en piscinas y en aguas rápidas además de rescate marítimo. Los participantes viajaron hacia La Ceiba en el departamento de Atlántida, en la costa caribeña de Honduras, para entrenar en los rápidos del río Cangrejal y terminar con un ejercicio en mar abierto en el Caribe. “Cada uno de los estudiantes fue entrenado y concienciado de que ellos dependen de sí mismos para sobrevivir y rescatar a otras personas”, destacó el Cnel. Matute.

Amenazas frecuentes

Debido a su ubicación geográfica, Centroamérica es propensa a desastres naturales como tormentas tropicales, desbordamientos de ríos, desprendimiento de tierra, erupciones volcánicas y sismos. En su Informe Regional del Estado de la Vulnerabilidad y Riesgos de Desastres en Centroamérica 2014, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres indica que las amenazas se presentan con una tendencia de incremento de frecuencia e intensidad.

“Como países propensos a desastres naturales y antropogénicos, fueron creadas las UHR de cada país miembro [de la CFAC]”, dijo el Cnel. Matute. “Se vio la necesidad de adiestrar personal con el fin de mantener el apresto operacional y de estandarizar criterios de rescate, de acuerdo a las normas internacionales”.

El curso de ayuda humanitaria se realiza dos veces al año entre los meses de abril y mayo, además de agosto para coincidir con la temporada de lluvia y de huracanes. Creado en 2014, el CARAH capacitó a más de 370 personas, entre civiles y militares miembros de la CFAC, que incluye a El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras y la República Dominicana.

“A través de CARAH-Honduras-CFAC se generan doctrinas, conocimientos y recursos humanos de la más alta calidad en asistencia humanitaria en caso de desastres naturales o antropogénicos para salvaguardar la vida humana, y que propicie el desarrollo sustentable de la región”, concluyó el Cap. de Nav. Meza. “Cuando los oficiales regresan a sus países, se vuelve cada uno en un agente multiplicador porque ellos transmiten lo aprendido a sus compañeros en sus respectivas unidades humanitarias y de rescate”.


Descarga la aplicación

en google play en google play