Escúchenos en línea

El lujo de tener una casa en Guatemala

Ciudad Guatemala. Agencia EFE | 3 de Junio de 2019 a las 17:44

De unidades unifamiliares a viviendas verticales. La construcción se transforma y evoluciona en Guatemala, donde es un lujo tener una residencia. No solo por los bajos salarios mínimos -de unos 390 dólares al mes-, sino también por la falta de créditos inmobiliarios de una banca conservadora.

El país está en un proceso de urbanización con grandes migraciones del área rural a la urbana porque las municipalidades, que antes no hicieron nada, ahora empiezan a ser conscientes de la baja densidad habitacional que tienen. Es por ello que empezaron a generar nuevos reglamentos de construcción que permiten edificios de apartamentos de seis niveles sin ascensor y sin parquímetros para vehículos.

Esta combinación de factores, explica a Efe el constructor Eduardo Tabush -que tiene 19 años de experiencia en el sector-, permite el desarrollo de viviendas sociales urbanas con un valor de 32.700 dólares, incluida la exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Eso representa que un guatemalteco tendría que destinar todo su salario durante 83,8 meses para adquirir su casa porque la informalidad en la que se encuentra la mayoría de la población no les permite acceder a una financiación bancaria para bienes inmobiliarios.

De los casi siete millones de personas que pertenecen a la Población Económicamente Activa (PEA), 4,01 millones trabajan como asalariados, pero solo 1,31 millones de ellos están registrados como trabajadores formales en el seguro social.

Y la banca privada guatemalteca, comenta a Efe Tabush, es "demasiada conservadora" y le tiene una tremenda aversión al riesgo. Con poca liquidez para dar créditos a largo plazo debido a que no hay programas de ahorro obligatorio en el país, las entidades financieras únicamente hacen préstamos a los clientes de mayor recurso: los más seguros y rentables.

Impulsor de una iniciativa para crear el Instituto de Ahorro para la Vivienda (AVI), que en su opinión es una versión moderna y mejorada del Fondo Nacional del Ahorro en Colombia, del Central Fund de Singapur y del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) de México, el experto sostiene que a la banca guatemalteca le falta "agresividad" porque no quiere prestar para vivienda de bajo costo.

Los precios varían, incluso en una misma zona con varios proyectos de vivienda. Porque un metro cuadrado de un apartamento puede valer entre 1.500 y 2.300 dólares pero el de las casas cuesta entre 150 y 500 dólares.

La oferta de vivienda y la financiera que la acompaña se ha concentrado en el país a atender a familias de mayores ingresos y durante los últimos 20 o 30 años se han desarrollado proyectos de casas en la periferia, creciendo la "mancha urbana".

LOS ATASCOS

Entrar a la capital desde esos "suburbios" y zonas residenciales es cada ves más complicado y tardado. La poca infraestructura vial y un parque de vehículos en aumento complica la situación y hace que el guatemalteco promedio pierda entre dos y tres horas en el tráfico cada día.

La Entidad Metropolitana Reguladora de Transporte y Tránsito (Emetra) dice que en Ciudad de Guatemala circulan al menos 1,5 millones de vehículos. Y para evitar esas grandes colas la mayoría de las familias están comprando el apartamento urbano y no la casa en la periferia, pagando más pero por un producto completamente diferente y no por un alza de precios, según el experto.


Descarga la aplicación

en google play en google play