Escúchenos en línea

La violencia sacude a comunidad LGTB en Honduras

Tegucigalpa. Agencias | 9 de Julio de 2019 a las 12:58

La comunidad lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGTB) se encuentra bajo ataque, luego que en los últimos días tres miembros de este colectivo han sido asesinados en varias ciudades de Honduras.

Al menos una veintena de miembros LBTG han sido asesinados este 2019.

Un antecedente importante fue en noviembre de 2017, cuando tres miembros LGTB fueron encontrados sin vida en Puerto Cortés.

No solo se trata de tres asesinatos, también sobresalen las circunstancias que rodean los crímenes. La saña, odio y brutalidad con que se cometen los asesinatos de miembros de la comunidad LGTB nunca llegan a ser esclarecidos por los entes de investigación.

La estadística es aterradora. Desde 2009 más de 320 miembros de la comunidad LGTB han sido asesinados, 24 de ellos en lo que va de 2019, y más del 98 % de los casos siguen impunes, según Kevin Ramos, activista del Centro para el Desarrollo y la Cooperación LGBTI.

Se habla de más de 20 decesos violentos de miembros de este sector vulnerable. El fin de semana fue asesinado uno en Puerto Cortes y este lunes otro en Comayagüela. El primero un periodista de la zona norte y el segundo era hermano de una conocida dirigente de la comunidad LGTB en Honduras.

Para retratar la violencia descarnada contra estas personas, es oportuno mencionar que otro de sus miembros fue encontrado sin vida hace unas semanas en la aldea El Milagro de Dos Caminos en Villanueva, Cortés. La víctima en esa oportunidad fue identificada como Wilmer Adalí Hernández Rápalo (24).

Supuestamente a Hernández Rápalo lo ultimaron a golpes y después le prendieron fuego dentro de una vivienda donde funciona un negocio de venta de tortillas.

En Choloma, el joven Jhony Alexnder Gutiérrez Sabillón fue asesinado a pedradas el pasado 9 de junio en la colonia Santa Fe Central, ubicada en el sector de la López Arellano.

El joven Gutiérrez Sabillón fue muerto a pedradas, tras salir de su casa y no informar hacia donde se dirigía, informaron en su momento sus familiares.

Mientras, en otro suceso ocurrido este año, en la colonia Montefresco de San Pedro Sula fue asesinado Julio Andrés Escobar Varela (30), a quien le robaron y luego mataron.

Igualmente, otro crimen sonado fue el de otro miembro LGTB conocido como “Fabiola”, hecho ocurrido en Santa Cruz de Quimistán, Santa Bárbara. El fallecido quedó ensangrentado en una quebrada de la zona.

Ante todos estos acontecimientos de violencia que los atañe, el dirigente de la comunidad gay, José Zambrano, recordó que están organizados desde finales de 1985. “Más de tres décadas han pasado y seguimos respondiendo a la homolesbotransfobia que se manifiesta. Se trata del odio y rechazo que siente la población contra nosotros”.

Rememoró que hace dos años se hizo un estudio en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y los resultados arrojaron que persiste un alto grado de homofobia de los propios estudiantes, maestros y personal de esa institución.

“Hay otro grupo grande de la Policía Nacional, Policía Militar y Policía Municipal que también expresan su sentimiento homofóbico”, externó.

Aceptó que muchas trabajadoras sexuales de su comunidad LGTB se exponen a la criminalidad porque desempeñan sus servicios a altas horas de la noche, sin embargo apuntó que eso no es motivo para que sean víctimas de ataques.

“Las zonas rojas, tanto en Tegucigalpa y San Pedro Sula, fueron cerradas y eso nos dificulta tener lugares seguros para ofrecer nuestros trabajos”, manifestó.

Los derechos humanos de la comunidad LGTB en Honduras “supone una gran preocupación” por “las continuas y graves violaciones de derechos humanos contra personas por motivos de orientación sexual e identidad de género que ocurren en el país”, destacó la Oficina de derechos Humanos de las Naciones Unidas en Honduras (ACNUDH) recientemente.

Según instituciones defensoras de la diversidad sexual, los homosexuales en Honduras son víctimas de homicidios, hostigamientos, abusos de autoridad, amenazas de muerte y violencia intrafamiliar.

El dirigente de la comunidad LGTB, Pedro Ernesto Ferrera Sánchez, conocido como “Rihanna Ferrera”, dijo que la muerte de su hermano “es algo doloroso, que nunca imaginé que me iba a pasar a mí por haber defendido los derechos de la comunidad LGTB como directora de una organización”.

Contó que no solo defiende los derechos de la comunidad gay, también aboga por los derechos humanos de todas las personas, al tiempo que agradeció la solidaridad recibida por el asesinato de su familiar.

Rihanna demandó a los cuerpos de seguridad del Estado que no permitan que estos crímenes queden en la impunidad. “Deben realizar las respectivas investigaciones sobre todos estos casos porque es una responsabilidad de ellos ofrecer respuestas y que los casos no queden en la impunidad”, externó.

Dijo que “no puede ser que tres personas-comunidad LGTB-hayan sido asesinadas en menos de cinco días y todos con impactos de bala, como que es una orden para que los maten en todo el país, una en El Negrito, Yoro; otra en Cortés y ahora aquí en Tegucigalpa”.

El cuerpo sin vida del hermano de Rihanna será trasladado hacia Tela, Atlántida, para recibir cristiana sepultura.

Advirtió que llegarán hasta las últimas consecuencias para exigir justicia e identificar a los que se encargan de quitarles la vida a los miembros LGTB.

De su parte, el vocero de la Secretaría de Seguridad, Jair Meza, expresó que desde que se cometió el crimen de “Michelle” Ferrera se conformó un equipo bajo la tutela de la Fuerza de Tarea de Delitos Contra la Vida para Poblaciones Vulnerables.

“Hay avances en poder dar con el paradero e información acerca del mismo. Así que vamos a esperar que los resultados sean contundentes en el transcurso de las próximas horas”, explicó.

Especificó que hay varias teorías de la muerte de Ferrera, sin embargo las mismas son cotejadas para ofrecer resultados inmediatos.

Meza indicó que la Policía ha realizado bastante trabajo en torno a crímenes de personas identificadas en grupos vulnerables. “Hemos judicializado varios casos y también se han capturado individuos que han cometido estos hechos”.

Puntualizó que el afán de la Policía es identificar a los autores materiales e intelectuales de este último crimen. “No se descarta que existan grupos homofóbicos en el país y estamos trabajando en estos temas”, apostilló.

La homofobia se define  como la intolerancia y el desprecio hacia quienes presentan una orientación o identidad diferentes a la heterosexual, mientras que la  discriminación se da de diversas formas y en varios escenarios, tales como el seno familiar, el campo laboral, los servicios de salud, los servicios públicos, la política, la educación, actividades sociales y deportivas.


Descarga la aplicación

en google play en google play