Escúchenos en línea

UE esperará gobierno de unidad para normalizar relación

Bruselas. EFE. | 3 de Noviembre de 2009 a las 00:00
Representantes de los países de la Unión Europea (UE) acogieron este martes el acuerdo logrado en Honduras para poner fin a su crisis política, y apuntaron que esperarán a la formación de un Gobierno de unidad nacional para determinar si normalizan sus relaciones con el país centroamericano. El Comité para América Latina, un grupo de trabajo del Consejo de la UE en el que están representados los 27 países de la Unión, se mostró "favorable" a la evolución de los acontecimientos en Honduras, indicaron a Efe fuentes comunitarias. No obstante, precisaron que ese proceso "depende de varias etapas", y que el próximo 5 de noviembre, la fecha límite que impone el acuerdo para la formación de un Gobierno de unidad nacional, será clave para que los países europeos determinen si están dispuestos a restablecer sus relaciones con Honduras. Las comisiones de diálogo del presidente hondureño, Manuel Zelaya, y del gobernante de facto, Roberto Micheletti, suscribieron la semana pasada el Acuerdo Tegucigalpa-San José con el objetivo de zanjar la crisis política que atraviesa el país desde el golpe de Estado del pasado 28 de junio pasado. El pacto establece que el Congreso debe decidir sobre la restitución en consulta con otras instituciones del Estado como la Corte Suprema de Justicia, aunque Zelaya y Micheletti discrepan en la interpretación de este punto. Mientras que para el primero significa que el Legislativo debe aprobar su regreso al poder y hacerlo antes del jueves, día en que debe entrar en funciones un Gobierno de Unidad, para el segundo el Congreso podría votar en contra y, además, no tiene ningún plazo límite para tomar su decisión. Tras el golpe de Estado, la UE acordó limitar los contactos con el Ejecutivo de facto y congelar las ayudas al presupuesto de Honduras, que ascienden a 65,5 millones de euros. Además, decidió suspender las negociaciones para un acuerdo de asociación con Centroamérica, con la esperanza de retomarlas "lo antes posible". El bloque europeo también paralizó algunas ayudas comunitarias al desarrollo, como demuestra la exclusión de Honduras de la firma de una ampliación de fondos para llevar a cabo proyectos de energía solar en algunas de las comunidades más pobres de varios países de Latinoamérica, en el marco del programa "Euro-Solar". La última determinación de los ministros europeos de Exteriores fue dar la orden a los grupos de trabajo del Consejo de la UE para que empezasen a preparar nuevas "medidas restrictivas" hacia Honduras si el Gobierno Micheletti no aceptaba una solución negociada a la crisis política basada en el inicial Acuerdo de San José. El presidente costarricense, Óscar Arias, propuso ese plan -siempre respaldado por la parte europea- tras hacer de mediador entre las partes; un acuerdo que es similar al que finalmente han aceptado.

Descarga la aplicación

en google play en google play