Escúchenos en línea

Crisis en Honduras sigue acumulando tensiones políticas

Tegucigalpa. PL. | 17 de Noviembre de 2009 a las 00:00
La crisis en Honduras continúa acumulando tensión en la medida que se acercan las elecciones del próximo 29, impugnadas por vastos sectores del país que las consideran una farsa de los golpistas. En tanto, el gobierno de facto, los partidos tradicionales, empresarios y las fuerzas armadas, con el respaldo de Estados Unidos, prosiguen una intensa campaña para garantizar la celebración de los comicios. En sus dos últimas manifestaciones, el Frente Nacional contra el golpe de Estado ratificó que desconocerá el proceso electoral y proseguirá la lucha por la restitución del orden constitucional y el presidente Manuel Zelaya. El coordinador general del Frente, Juan Barahona, subrayó ayer que la resistencia proseguirá todo el tiempo necesario por lograr la convocatoria a una asamblea nacional constituyente, democrática y popular. Vamos a luchar permanentemente, porque esta es una lucha de clases, aquí nadie se cansa, nadie se rinde, es una lucha continuada contra los golpistas, la oligarquía, los empresarios, dijo. Aclaró también que Zelaya, derrocado por los militares el 28 de junio pasado, en una misiva al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ratificó hace tres días su defensa de la institucionalidad democrática del país. Es una carta muy clara, no es una renuncia a su restitución, sólo dice que no acepta validar el proceso de farsa electoral, apunto. El estadista criticó a Obama el respaldo a los golpistas al tratar de buscar la salida a la crisis mediante los comicios del domingo 29, los cuales -aseguró- serán una traición a los pueblos democráticos del continente. Acordamos -informó Barahona- no participar en estas farsas de elecciones, porque la Resistencia no tiene candidatos, porque votar por los golpistas es una contradicción histórica, es avalar el fraude y legalizarlo. El gobierno de facto anunció represalias contra quienes traten de boicotear la votación y anunció un amplio despliegue de tropas del ejército, la policía y reservistas de las fuerzas armadas desde antes del sufragio. Los medios de prensa, bajo el control de grupos empresariales acusados de participar en el golpe, señalan como favoritos para imponerse en las urnas, como ha ocurrido en el último siglo, a los candidatos de los dos partidos tradicionales. Esos son Porfirio Lobo, del conservador Partido Nacional, y Elvin Santos, del sector del Liberal que apoyó la asonada militar. Las bases liberales, parte de sus diputados y dirigencia, liderados por Zelaya, desconocieron a Santos como aspirante presidencial de la agrupación, con anterioridad la mayor del país. El diputado Marvin Ponce, del Partido Unificación Democrática, dijo recientemente a Prensa Latina que en los comicios lo que se busca es "cambiar un golpista por otro".

Descarga la aplicación

en google play en google play