Escúchenos en línea

Tras quince años de terminada la guerra civil, El Salvador no supera la violencia

Por Cristina Hasbún, agencia ACAN–EFE. Desde San Salvador. | 1 de Enero de 2007 a las 00:00
Quince años después de la firma de la paz entre el Gobierno y la guerrilla, para terminar con doce años de guerra civil, la violencia sigue acosando a los salvadoreños con uno de los índices de homicidios más altos de América Latina. Un portavoz de Protección Civil informó hoy a Acan-Efe de que entre las 7.00 y las 19.00 horas locales del 31 de diciembre (13.00 y 01.00 GMT) se registraron 27 muertos, 18 de ellos por armas de fuego. Los fallecidos el 24 de diciembre fueron 18, de ellos 7 por armas de fuego y 6 por armas cortantes. Datos policiales preliminares revelan que entre enero y mediados de diciembre de 2006 se registraron unos 3.600 asesinatos, con lo cual se mantendría el promedio de al menos diez diarios que se arrastra desde 2004. La población de El Salvador es de 6,7 millones. La Asamblea Legislativa decretó que 2007 será el "Año Nacional de la Paz" y el presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, reiteró ayer que será posible con la colaboración de todos y la ampliación de programas de prevención de la violencia. Anunció mayores esfuerzos para la rehabilitación de delincuentes, además de las medidas punitivas para las que se ha reforzado a la Policía con agentes y presupuesto. Las autoridades defienden los planes policiales contra las pandillas, a las que se atribuyen la mitad de los homicidios, pero organismos humanitarios aseguran que lejos de resolver el problema lo han agravado, ya que en respuesta estos grupos -con unos 10.000 miembros- se han organizado mejor. El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, declaró ayer que de cara al 2007 "sentimos que la gente está con las alas rotas, que la gente está con los ánimos debajo de la suela de los zapatos". Afirmó que muchos, desesperados, optan por emigrar y "yo creo que debemos optar por cambiar el país. Esto supone tocar temas tan sensibles como el modelo económico, la democracia participativa, la credibilidad de los líderes políticos y políticas sociales audaces". Rosa Chávez señaló que la sola aplicación de la propuesta de la Comisión de Seguridad Ciudadana y Paz Social, integrada por diversos sectores, de que se llegue paulatinamente al desarme de la población civil, sería una medida eficaz para reducir la violencia. Según distintas fuentes, existen cerca de medio millón de armas en manos de civiles. Saca aseguró grandes logros en el país desde la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), el 16 de enero de 1992. Añadió que 2006 "pasará a la historia como el año en el cual despegó la agricultura y las exportaciones y se rompió con un ciclo de bajo crecimiento de diez años". La guerra civil se cobró 75.000 vidas, 8.000 quedaron desaparecidos, 12.000 lisiados y medio millón desplazados, según organismos humanitarios. El Gobierno ha anunciado que celebrará la firma de la paz con un solemne acto en San Salvador y con otras dos actividades en España y Estados Unidos. El 12 de enero en Madrid el canciller salvadoreño, Francisco Laínez, y la secretaria de Estado española para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, inaugurarán el "Coloquio: Desafíos Actuales de la Paz y la Consolidación Democrática". Está prevista la participación de personalidades que participaron en la negociación y ejecución de los Acuerdos de Paz, logrados con mediación de la ONU. Saca encabezará los actos del 16 de enero en San Salvador, a los que aún no ha confirmado oficialmente su participación el FMLN, ahora el principal partido de oposición, quien ha solicitado a la ONU una "auditoría" del cumplimiento de los acuerdos. El FMLN asegura, en un pronunciamiento, que muchos acuerdos "están inconclusos" y otros han sufrido "retrocesos, cuando son claves la democratización, el respeto a los derechos humanos y la superación de la iniquidad y la pobreza".

Descarga la aplicación

en google play en google play