Escúchenos en línea

Temeraria violencia en Panamá y Colón

Por José Otero y Migdalia Grinard. Diario La Prensa, de Panamá. | 7 de Enero de 2007 a las 00:00
La ola de violencia sigue dejando su secuela a lo largo de todo el país, en clara demostración de que la delincuencia organizada le ha perdido el respeto a la autoridad. Un ejemplo de ello ocurrió la madrugada de este sábado en Colón, cuando seis sujetos encapuchados y armados, no solo penetraron a un centro carcelario de menores, sino que asesinaron a un supuesto jefe pandillero –de 17 años de edad– que estaba recluido allí, hirió a otro menor de 15 años y a un custodio, para luego salir tranquilamente caminando del lugar. Horas después, pero en la ciudad capital, otro grupo de antisociales que se aprestaba a perpetrar un robo a plena luz del día– se enfrentó a tiros con efectivos motorizados de los Linces de la Policía Nacional, pero, en esta ocasión, sacaron la peor parte los delincuentes. El primero de estos hechos se originó en el Centro Vocacional Basilio Lakas, ubicado en Portobelo, Colón, donde resultó acribillado a balazos el menor Omar Fruto, y herido, su primo y compañero de celda Eliécer Mejía Cuevas. Al parecer un grupo de una banda rival pagó un "contrato" para llevar a cabo esta sangrienta ejecución. Mientras, en Punta Paitilla, en la ciudad capital, a las 9:30 a.m., seis sujetos –dos resultaron heridos– a bordo de un 4x4 robado, fueron detenidos tras un prolongado tiroteo frente a la Nunciatura.

Asesinos cobraron 20 mil dólares

El grupo de encapuchados que asesinó la madrugada de este sábado de 40 disparos a un supuesto jefe pandillero que estaba detenido e hirió a su compañero de celda en el Centro Vocacional BasilioLakas, en Colón, cobró un "contrato" de 20 mil dólares, según fuentes policiales. El asesinado fue identificado como Omar Frutos, de 17 años. Y el herido fue Eliécer Cuevas, de 15 años, quien estaba en la misma celda. Los informes preliminares revelan que el hecho fue a las 5:00 a.m., cuando seis sujetos encapuchados vestidos de negro ingresaron clandestinamente al Centro Vocacional y con arma en mano sometieron a dos custodios que se encontraban de turno, a los cuales amordazaron y esposaron. Mientras que el agente policial Gabriel Quiroz recibió un golpe en la cabeza que le hizo perder el conocimiento cuando intentó intervenir. Los homicidas llegaron sin impedimentos a la celda de Frutos, y le dispararon a quemarropa con varias armas de fuego, según los datos recabados por los investigadores. Un despacho de prensa de la PN señala que el occiso fue acusado en seis ocasiones por distintos delitos (robo a mano armada y homicidio). Por este caso se capturaron a dos sospechosos, identificados como Omar Sugote y Franklin Francis, ambos mayores de edad. Frutos había sido víctima de otro intento de asesinato el pasado 6 de septiembre por desconocidos que ingresaron en la madrugada al Centro y lo herieron en varias parte del cuerpo con armas punzocortantes, pero el menor logró pedir ayuda a tiempo a los custodios. Mientras tanto, en la ciudad capital, a las 9:30 a.m., de este sábado unidades policiales de los Linces capturaron a cinco antisociales, entre ellos un menor, que planeaban robar la planilla de 25 mil dólares de una casino localizado en Punta Paitilla. Los delincuentes utilizaron un todoterreno robada, de color verde, marca Prado, y con la matrícula 066720. Los agentes policiales identificaron la matrícula robada y al darle la voz de alto a los ocupantes del vehículo se inició una persecución combinada con intercambios de disparos por el sector de Paitilla, que concluyó al frente de la sede de la Nunciatura, donde los delincuentes fueron interceptados, resultando dos de ellos con heridas de bala. El vehículo de los sospechosos recibió 24 impactos de bala. Uno de los locales comerciales cercano al hecho también fue impactado por algunos disparos. Los detenidos fueron identificados como: Roberto Salazar Galán (42 años), José Escobar Martínez (25 años), Joel Isaac Leguias Pineda (20 años), José Manuel González (20 años), y un menor de edad. A los detenidos se les encontró en su poder dos armas de fuego: una pistola marca Brown de calibre 22 y un revólver de marca Rossi, de calibre 38, cañón corto y seis municiones. Ambas sin sus permisos correspondientes, informó la policía.

Descarga la aplicación

en google play en google play