Escúchenos en línea

Funes busca alianzas que eviten más masacres de inmigrantes

Los Ángeles. Agencias. | 6 de Septiembre de 2010 a las 00:00
El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, aseguró este martes en Los Ángeles que se reunirá con el presidente mexicano, Felipe Calderón, para ayudar a dilucidar la masacre de 72 migrantes en el estado mexicano de Tamaulipas y hablar de las responsabilidades de los Estados en la crisis migratoria. "Es necesario que busquemos un compromiso regional, de la región centroamericana para tratar el tema de nuestros inmigrantes. Nadie quiere que se vayan a cualquier precio de países que no están ofreciendo oportunidades para quedarse", manifestó el presidente Funes en la sede del consulado salvadoreño en Los Ángeles (California, oeste). El mandatario hizo estas declaraciones tras confirmar que un salvadoreño sobrevivió a la masacre de 72 migrantes -atribuida a la banda criminal Los Zetas- cometida el 21 de agosto en una hacienda de la comunidad de San Fernando, en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Texas (Estados Unidos). Además de once salvadoreños, también fueron asesinados hondureños, guatemaltecos, ecuatorianos y brasileños. "Nosotros no estamos en la línea de pedir una indemnización al gobierno de México por nuestras víctimas, nuestro interés es colaborar en las tareas que lleven a dar con los autores del crimen, y tratar este tema asumiendo que hay responsabilidades compartidas y de los Estados". Para el mandatario salvadoreño "el problema de los inmigrantes que arriesgan todo para venir a Estados Unidos es el reflejo de la desigualdad social, de la falta de mercado laboral para nuestros habitantes, especialmente para aquellos que están en el campo", declaró al destacar los planes de creación de empleo desde el Estado que impulsa su gobierno. Funes indicó que "entre 300 y 400 salvadoreños emigran cada día a Estados Unidos", un gran número tiene como destino Los Ángeles, conocida como la capital de los salvadoreños en el mundo, con un millón de personas solo en el sur de California. Decenas de salvadoreños se acercaron a la sede del consulado en Los Ángeles en el penúltimo día para reinscribirse en el Estatuto de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), una condición de residencia temporal concedida por el gobierno estadounidense en 2001. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) extendió por séptima vez este estatuto el 9 de julio pasado y será válido hasta el 9 de marzo de 2012. "Tenemos que ver si se avanza en una reforma migratoria, y en el caos de los salvadoreños hemos propuesto a las autoridades estadounidenses que se le otorgue una residencia más permanente a aquellas personas que vienen extendiendo el TPS desde 2001", sostuvo Funes. "Pero estas son políticas de la agenda de este país, a nosotros nos corresponde crear las condiciones para que la gente del campo no tenga que dejar el país", apuntó el presidente de un país que tiene más de dos millones de personas en Estados Unidos y que fue ovacionado por sus compatriotas.

Descarga la aplicación

en google play en google play