Escúchenos en línea

Piden no criminalizar sacerdote español que leyó comunicado pandillas

San Salvador. Acan-Efe. | 12 de Septiembre de 2010 a las 00:00
La Iglesia Católica salvadoreña pidió el domingo no criminalizar al sacerdote español que leyó un comunicado en el que las pandillas se atribuyen un paro de transporte que afectó el país durante 72 horas, y anunció que conformó una comisión para investigar el tema. "Que ahora se le trate de criminalizar, a mí no me parece justo; yo pediría sinceramente consideración para el padre", declaró el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, en una rueda de prensa, al ser consultado sobre el sacerdote Antonio Rodríguez. El presbítero, quien dirige el Servicio Social Pasionista de España, leyó el martes pasado un comunicado en el que las pandillas se responsabilizaban del paro de transporte para exigirle al presidente Mauricio Funes que no avalara una ley contra esos grupos y llamaban al diálogo al Gobierno. Dos días después, el Ejecutivo lo destituyó de la Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños desaparecidos durante la guerra civil en El Salvador (1980-1992), al alegar que existía un "conflicto de intereses" que impide al sacerdote desempeñar sus funciones. Al respecto, Escobar Alas admitió que el religioso actuó de forma personal y que no representa la posición de la Iglesia, y consideró que "posiblemente" fue "justa" la decisión de apartarlo de la comisión oficial. No obstante, estimó que Rodríguez, quien dirige el programa de políticas públicas para prevenir la violencia juvenil (Poljuve), impulsado por la organización internacional Alianza Internacional para la Consolidación de la Paz (Interpeace, por su sigla en inglés), "siempre actuó en buena fe, con buena intención". "Si a veces nos equivocamos o tomamos una actitud imprudente, somos humanos, pero distinto cuando alguien falla intencionalmente o actúa mal, con intención torcida. Yo creo sinceramente que el padre nunca ha actuado así, sino más bien en buena fe", sostuvo. Confirmó, asimismo, que la Iglesia conformó una comisión "de muy alto nivel" integrada por "tres monseñores" que son "vicarios episcopales, para que estudie a fondo el fenómeno". "Vamos a estudiar el fenómeno con calma y ver qué medida o qué providencia conviene tomar. Yo esperaría que todo sea positivo para bien de todos y por el propio respeto de la persona, en este caso porque es un sacerdote", agregó. El Salvador vivió entre el martes y el jueves una paralización por amenazas de la Mara Salvatrucha (M-S) y la Mara 18 (M-18), que exigían al Gobierno no avalar una ley que penaliza la participación y financiación de esos grupos. Funes sancionó el pasado jueves la Ley de proscripción de maras, pandillas, agrupaciones, asociaciones y organizaciones de naturaleza criminal, aprobada por el Parlamento el pasado 1 de septiembre, con castigos de hasta diez años de cárcel por pertenecer a estas bandas.

Descarga la aplicación

en google play en google play