Escúchenos en línea

Matan a sospechoso de masacre en Honduras

Tegucigalpa. Agencias. | 26 de Septiembre de 2010 a las 00:00
Un pandillero a quien la policía señala de haber dirigido a inicios de mes la matanza de 18 empleados de una zapatería en la región norte de Honduras, fue abatido durante un supuesto enfrentamiento. Jesús Santos, de 19 años, conocido como "El Soldier", era un pandillero de San Pedro Sula, a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa, según las autoridades. "Lo investigábamos como sospechoso de dirigir la matanza de los zapateros", dijo el domingo en rueda de prensa el viceministro de Seguridad, Armando Calidonio, sin dar detalles de porqué estaba ligado al múltiple asesinato. "El murió abatido al enfrentarse a tiros con la policía". Informó que Santos llegó el sábado en una motocicleta junto a otro pandillero a un negocio a la orilla de la autopista a La Lima, ciudad cercana a San Pedro Sula, y disparó a quemarropa ocho veces contra Josué Mejía, de 21 años, quien falleció de inmediato. Después huyó del lugar, pero fue perseguido por patrulleros policiales que lo interceptaron a pocos kilómetros del sitio. "Pero El Soldier y su amigo atacaron a tiros a los patrulleros, que repelieron el fuego", agregó Calidonio. El cuerpo de Santos quedó tirado en la calle. La policía lo identificó el domingo en la morgue, indicó el viceministro. Su acompañante, aunque resultó gravemente herido de bala, pudo huir, según Calidonio. La matanza en la zapatería fue perpetrada por siete hombres y dos menores de edad de la Mara Salvatrucha. Las versiones policiales del hecho indican que los atacantes usaron fusiles de asalto AK-47 para disparar contra el personal que estaban en el negocio y luego huyeron a bordo de un automóvil. La policía ha dicho que los dos menores que supuestamente participaron en el crimen fueron arrestados y que uno de ellos confesó su crimen. Al igual que en el caso de Santos, no se han dado a conocer las evidencias que los vincularían con la masacre del 7 de septiembre. Las investigaciones policiales revelan que la matanza se debió a una lucha entre pandillas por el control de territorio para operaciones de narcomenudeo en el barrio Cabañas de San Pedro Sula, a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Descarga la aplicación

en google play en google play