Escúchenos en línea

Urge recuperar la moneda nacional en El Salvador

Por Leonel Herrera, Diario Co Latino. Desde San Salvador. | 18 de Enero de 2007 a las 00:00
El secretario general y coordinador parlamentario de Cambio Democrático (CD, socialdemócrata), Héctor Dada Hirezi, sostiene que el principal perjuicio de la dolarización, implementada en enero de 2001, es la imposibilidad del gobierno de tener política monetaria propia. El exfuncionario de la CEPAL y de la FLACSO considera que actualmente no existen condiciones favorables para impulsar un proceso de "desdolarización" y plantea que esto sólo es viable mediante un acuerdo entre los diversos grupos empresariales, fuerzas políticas y sectores sociales. ¿Cuál es la situación de la economía, seis años después de implementada la dolarización? La Ley de Integración Monetaria fue una falacia. Se ofreció bimonetarismo, pero se procuraron las condiciones para desaparecer al colón. Fue una dolarización absoluta disfrazada de bimonetarismo. La Ley prohibió al Banco Central de Reserva emitir más moneda, obligó a los bancos a recoger los colones y pasó las cuentas corrientes a dólares, sin dejar a los ahorrantes decidir tenerlas en colones o en dólares. La Ley se aprobó sin discusión y con una serie de mentiras. En la Asamblea Legislativa hicieron el dictamen en dos horas. ¿Quiénes impusieron esta medida que, según las encuestas, todavía es rechazada por la mayoría de la población? El entonces presidente de la ANEP, Ricardo Simán, en nombre de todos los sectores empresariales se pronunció públicamente en contra, la mayoría de economistas de derecha también estaban en desacuerdo. Los bancos defendieron la dolarización, fueron los únicos. ¿No fueron todos los sectores empresariales, sino únicamente la banca? Algunos miembros de ARENA se obsesionaron con la dolarización y desde el gobierno de Armando Calderón Sol venían intentando imponerla, nosotros lo denunciamos desde la FLACSO. Manuel Enrique Hinds fue el cerebro de este proceso que se concretó por la voluntad política de ARENA. ¿Cuál era el propósito de esa gente? Además de los intereses económicos, vieron en la dolarización una medida necesaria para impedir que si el FMLN llegaba al Ejecutivo pudiera introducir cambios a la política monetaria a través del control del BCR. La dolarización tuvo objetivos económicos y políticos. ¿Buscaba atarle las manos a un eventual gobierno que no representara sus intereses? Totalmente. Porque la dolarización reduce al mínimo las posibilidades de tener política monetaria propia, y cualquier país con esta limitante tiene problemas para manejar su economía. Los países que han tenido mayor crecimiento económico, a excepción de Panamá que está relativamente dolarizado, son los que tienen política monetaria propia. Argentina recuperó su política monetaria y ahora tiene altos niveles de crecimiento. Después de haber dolarizado... No totalmente, fue una dolarización espuria, como dicen los economistas argentinos, a través de la caja de convertibilidad. Pero salir de la rígida equivalencia dólar-peso ha permitido al gobierno de Néstor Kirchner tener tasas promedio de 8% de crecimiento del PIB durante tres años consecutivos. Hay que preguntarse por qué Chile, que tiene una economía exitosa, no ha dolarizado. El gobierno salvadoreño se casó con la dolarización sin importarle las consecuencias de no tener política monetaria. Economistas de derecha como Juan Héctor Vidal coinciden con este análisis. Además de impedir la política monetaria propia, ¿qué otros perjuicios provoca la dolarización? Muchos de los efectos negativos provienen de la falta de política monetaria, porque se genera rigidez en la economía. El precio de la moneda no se puede mover y se debe responder por los dólares, con el agravante de que el déficit comercial que acumula nuestra economía es enorme. ¿Cómo se enfrenta el déficit? Tenemos la bendición de las remesas, pero éstas ya no compensan el déficit comercial. Esto obliga al país, no al gobierno necesariamente, a endeudarse progresivamente para poder cubrir ese déficit, porque si no lo cubrimos no hay dólares circulantes. Además, las cuentas corrientes producen dólares por los cuales debe responder el gobierno. ¿Qué tanto influyó la dolarización en el incremento de la inflación? En un primer momento el redondeo provocó inflación, pero no se puede afirmar que la inflación se debe exclusivamente a la dolarización. El mayor problema de la dolarización sigue siendo la rigidez que no permite al gobierno manejar la economía. Esto afecta también las posibilidades de políticas sectoriales. ¿En qué sentido la dolarización afectó las exportaciones? Al hacer rígida la moneda ya no se pueden colocar los precios de las exportaciones en una balanza de equilibrio. Esto quiere decir que el descenso de la tasa de cambio de una moneda puede provocar un abaratamiento de las exportaciones, y las nuestras en ese sentido seguirán siendo caras. Países como Costa Rica, que pueden variar el precio de su moneda, compiten con mucha ventaja en el exterior con las exportaciones salvadoreñas. ¿Es cierto que la dolarización atrae inversión extranjera? Es una gran mentira. El Salvador es el único país dolarizado de Centroamérica y es el que recibe menos inversión extranjera. El principal destino de la inversión es Costa Rica, un país con moneda propia y con los salarios más altos en la región. Pero es uno de los argumentos que más repite el Ejecutivo Sí, pero es falso. La poca inversión extranjera en el país es compra de activos de bancos, de grandes empresas tradicionales como La Constancia, Cemento CESSA, Café Listo o Molsa, y de empresas estatales que fueron privatizadas. Las mayores inversiones en Nicaragua son salvadoreñas, ¿porqué los empresarios nuestros no invierten en el país, sino en uno que no está dolarizado? El gobierno también sostiene que la dolarización garantiza equilibrios macroeconómicos y permite al país enfrentar sin riesgos una crisis financiera externa... Hay muchas formas de mantener equilibrios macroeconómicos sin dolarizar. Chile es un ejemplo de cómo tener superávit sin dólares, con pesos chilenos. Brasil también tiene equilibradas sus cuentas macroeconómicas sin dolarizar. Lo que dice el gobierno es una falacia, porque se puede equilibrar con dólares y sin dólares. ¿Considera viable la propuesta de volver al colón o cree en otras alternativas? Cuidado. Es más fácil dolarizar que "desdolarizar". No conozco casos de "desdolarización" que no hayan sido por independencia nacional o por profundas crisis financieras, como la de Argentina. La dolarización es una camisa de fuerza de la que es difícil salir, lo ideal es revertirla, pero no tenemos un plan viable de "desdolarización". Lo hemos discutido con economistas del FMLN, no existen condiciones favorables en este momento para corregir ese daño que nos hicieron. Si no es factible "desdolarizar", ¿cómo podrían disminuirse los perjuicios y recuperar la posibilidad de ejercer la política monetaria? Es difícil. Cualquier medida de "desdolarización" generaría inestabilidades. El empresario y exministro de Economía, Arturo Zablah, planteó hace algún tiempo varias posibilidades: una nueva moneda, una moneda centroamericana o una canasta de monedas... Hay varias opciones. Saltar a una moneda común Centroamérica sería la mejor, pero no la veo en el horizonte inmediato, porque debe existir un proceso de integración. La moneda centroamericana es uno de los elementos centrales del sueño integracionista, que no tiene posibilidades reales en este momento. ¿Qué se puede hacer para que existan posibilidades de "desdolarizar"? Un proyecto nacional concertado entre todos los sectores productivos, políticos y sociales. Pero los últimos discursos del presidente de la República dejan muy claro que la concertación es difícil en el país. Lo que es deseable y posible económicamente, no siempre es viable política y socialmente, sobre todo por la actitud de los pequeños pero muy poderosos grupos que se benefician de la dolarización.

Descarga la aplicación

en google play en google play