Escúchenos en línea

Indígenas kunas denuncian a narcotraficantes en Panamá

Agencia AFP. Desde ciudad Panamá. | 26 de Enero de 2007 a las 00:00
Los indígenas de la etnia kuna, que ocupan el archipiélago de Kuna Kala, en el Caribe de Panamá, denunciaron la actividad de narcotraficantes colombianos que utilizan el mar de esa región para trasegar cocaína, parte de la cual queda en manos de jóvenes de la comunidad. Los sahilas o líderes de esta comunidad, ubicada a unos 150 km al noreste de la capital panameña, acudieron al fiscal primero de drogas, Ayú Prado, para advertir que la presencia de los narcotraficantes está afectando a la población indígena. En Kuna Yala, fronteriza con la provincia panameña del Darién y cercana a Colombia, residen unos 40.000 indígenas kunas, tradicionalmente dedicados a la agricultura, la caza, la pesca y a la confección de las "molas", afamados tejidos hechos a mano con figuras míticas de la naturaleza. Recientemente, la vida de este pueblo se ha visto alterada por la presencia en el archipiélago de grandes cantidades de cocaína que las bandas de transportistas lanzan al mar para que sea recogida por lanchas rápidas. El año pasado, un desconocido comando de narcotraficantes incursionó en una isla del archipiélago kuna en busca de varios indígenas que habían robado un cargamento de cocaína. Las autoridades califican el hurto de "tumbe", operación que consiste en robar la droga de los narcotraficantes colombianos para venderla a bandas locales. Un diputado indígena, Rogelio Alba, fue acusado por los propios indígenas de utilizar dinero de la droga robada para comprar una residencia en la capital, versión que el político ha negado en reiteradas ocasiones. La Procuraduría General investiga también, desde el año pasado, si el incendio y destrucción de tres comunidades indígenas están relacionados con el robo de droga a los narcotraficantes. En Panamá fueron capturadas el año pasado 27 toneladas de droga, entre las cuales había 13,9 toneladas de cocaína, 8,3 de crack, 4,3 de marihuana y 89 kilos de heroína, dijo el fiscal de drogas José Almengor. Los sahilas aseguraron al fiscal Prado que "hay un clima de angustia" entre los residentes de las islas de Achutupu, Ualá, Playón Chico y Ustupu "porque son menores de edad los que recogen los kilos de drogas que aparecen flotando en las costas, con el afán de hacer dinero fácil sin trabajar". Según Prado, los sahilas "tienen toda la intención de erradicar este problema que envenena a su gente, espiritual y materialmente". En Panamá los indígenas constituyen el 10% de la población.

Descarga la aplicación

en google play en google play