Escúchenos en línea

Espiar y luego saludar

03 Julio 2013

Juan Carlos Santa Cruz Clavijo*

El Presidente Obama está en el centro de un gran escándalo por espionaje universal, aunque se sabe que éste no es un invento de él, sino heredado de los Busch y sus halcones. Lo cierto es que a todos ellos se les encendió la " lamparita "de que debían aprovechar los recursos y en lugar de sólo espiar a los sospechosos de terrorismo, mejor hacerlo para todo el mundo.

Lo que parecía un hecho sencillo como el de aplicar un comando para que filtre ciertos términos definidos como de interés para rastreadores de acciones terroristas electrónicas ha venido a trastocar nada menos que la convivencia pacífica en el mundo, desde el momento que han decidido penetrar en lo recóndito del hogar. Las secuelas eran previsibles sobre la aparición de desertores de distinto perfil, unos dándoselas de héroes y otros, los de menos nivel dedicados a hacer chantajes a las familias y parejas al mejor estilo gansteril.

Son los primeros síntomas de futuras crisis que irá teniendo este decadente imperio. Los hechos están a la vista hackeados hasta en su intimidad por los anonymous, y sus documentos clasificados divulgados por el mundo, desesperados ante el terrorismo islámico (no es para menos) y para colmos, humillados en su propio mercado por los chinos.

Les pareció excelente idea contratar a mercenarios en Libia, Siria, Pakistán, Afganistán y Egipto. No obstante la práctica confirma que fue un error porque ser mercenario es todo un oficio, muy antiguo por cierto, y que funciona como cualquier mercancía al mejor postor. De manera que cuando uno de sus espías deserta y se queda con parte de la información es apenas una piedra en el camino propia de quienes les vale un bledo violar la intimidad de la humanidad. En tal caso los nuevos abanderados de "todo es posible", hoy están intoxicados con su propia medicina, porque cuando se contrata a mercenarios también todo es posible.

Hagamos un esfuerzo por ver este dramático suceso a la luz de lo cotidiano tratando de basarnos en la naturalidad de las cosas que nos proporciona el sentido común. Según el viejo dicho "tanto va el cántaro al agua hasta que se quiebra". Eso ocurrió y la máquina finalizó cercenando las manos del inventor.

Ya están al descubierto y nadie tiene dudas que hasta en los tacones de los zapatos que compramos podemos encontrar un chip que nos espía .Lo ético y lo moral no cuentan, aunque la doble moral norteamericana ha sido mortalmente herida por un sable sin remache, como dice el tango, porque cuando la confianza se pierde ya no se vuelve a encontrar.

La lógica de funcionamiento del sistema hace que el Presidente espíe a las trasnacionales y éstas lo hagan entre sí y luego dirijan sus baterías hacia el Presidente y sus estructuras en una telaraña que parece no tener fin.

No se oye por ningún lado la más mínima expresión de arrepentimiento pero en cambio hay abundante soberbia acusando a uno de sus espías de apellido Snowden que los delató a los cuatro vientos, y es tal la desesperación que han involucrado a otras potencias peleles europeas, para hacer el ridículo de prácticamente secuestrar el avión presidencial de Bolivia y a su Presidente Evo Morales, porque según sus fuentes fidedignas junto a él viajaba su ex empleado, es decir, el malo de la película. La sugerencia es que investiguen a fondo a esa fuente fidedigna porque puede ser otro alacrán en la camisa¡¡.

Sería interesante conocer los beneficios que le ha traído a USA el espionaje masivo. En principio, es de suponer que en donde primero se notaría sería en los éxitos de sus guerras por el mundo. Ya no hablemos de Vietnam que es parte del síndrome de la paranoia. Entonces preguntemos por los resultados del espionaje por evitar o detener los coches bomba en Irak, Afganistán y Pakistán. Asimismo preguntarse si el espionaje ha arrojado datos positivos para combatir la ruta del opio en Afganistán.

El ejercicio del espionaje como práctica no es un problema exclusivo de Obama, sino parte intrínseca a un estilo especial de ejercer el poder y la dominación. El día que USA cambie la forma de relacionarse con el mundo ya no necesitará acosos, chantajes, ni batería de espías, porque se acercará a los Gobiernos con el propósito de cooperar respetando la autodeterminación de sus ciudadanos.

Espiar a los demás es un comportamiento propio de los que temen y que carecen de convicción para resolver los problemas del mundo viendo a los ojos. Quien espía es más cobarde que aquellos que propinan una puñalada por la espalda a alguien que está dormido.

Las fieras salvajes tienen que espiar como único recurso para poderse alimentar y subsistir. El estilo de espionaje masivo de USA se ubica mentalmente detrás de las fieras salvajes, porque solo espían para doblegar o aniquilar a los que se oponen a su régimen de gobierno.

Podríamos preguntarnos cuánta gente se encuentra presa en el mundo porque en un momento de desesperación por hambre un padre de familia robó una gallina a un vecino. Es decir sin que éste se percatara tomó la gallina y alimentó a sus hijos.

La siguiente pregunta es en qué categoría de delito se podría ubicar el espionaje masivo de USA que no respeta a nadie penetrando en la intimidad de los hogares y hasta en sus propias alcobas.

Tratemos de medio entender la razón de ser de algunos aspectos del espionaje de USA, aunque sea a manera de hipótesis.

En primer lugar espiar para obtener información de carácter nuclear. No queda claro si ese es el propósito ya que el perfil del espionaje denunciado es masivo y llega hasta el interior de los hogares. En tal caso démosle el beneficio de la duda porque todas las potencias andan en lo mismo.

Espiar al fundamentalismo terrorista, en USA seguramente es de utilidad, pero en el territorio de ellos parece de poca monta porque sus acciones son fulminantes sin que les preocupe salvar vidas, ni siquiera las suyas, y mucho menos que tengan estrategias de fuga, las cuales podrían ser de interés para el espionaje.

En tercer lugar, espiar para estar en mejores condiciones de mantener la hegemonía del mercado en el mundo. Quizás en años anteriores esa información hubiera sido de utilidad, pero a la fecha, la pujante economía china le supera, y la tendencia es a una creciente subordinación de USA.

Finalmente, un argumento que no se lo cree nadie como es el de espiar para resolver los problemas de extrema pobreza y hambre en millones de personas. Los hambrientos del mundo no saben siquiera el significado del espionaje y a las grandes potencias no les interesa espiarles excepto que afecten sus bordes fronterizos u ocupen espacios en donde haya yacimientos petrolíferos.

Sería de muy mal gusto para la decencia mundial que de la noche a la mañana comenzaran a surgir "topos", unos verdaderos y otros falsos flanqueados por hacker haciendo el trabajo sucio y finalmente toda la información fruto del espionaje divulgada quede en tela de juicio. En fin todo puede ocurrir.

*Sociólogo

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play