Escúchenos en línea

La Doctrina Monroe no ha muerto

23 Noviembre 2013

Por Oscar Borge Mejía.

El 26 de octubre pasado Honduras cumplió 175 años de ser un estado republicano; fecha en la cual se disolvió la república de Centro América, el presidente hondureño Policarpo Bonilla quiso hacer otro intento de unión pero termino prontamente con una rebelión en El Salvador.

De los 49 jefes de estado entre ellos la mayoría dictadores puestos por las armas durante guerra civiles o golpes militares, de verdad que la categoría de república bananera lamentablemente acertaba como apellido, algunos historiadores recientemente le han querido acuñar el termino de república maquilera, pero el auge industrial de menos de 10 años y la influencia política que tiene este sector no es totalmente decisivo para considerar un único actor y por tanto tal cuña me parece injusta y muy precipitada.

Recientemente el secretario de estado de los EUA –John Kerry- dijo dos veces en una misma declaración que la doctrina Monroe ha desaparecido; tan lejos está esa Norteamérica sumida en su primer crisis bancaria bajo el presidente Monroe, con una nación en que la industrialización del algodón hizo aparentemente tan necesario el esclavismo como medio de producción para los estados del sur; en que una Rusia zarista quería expandirse desde Alaska hasta lo que hoy es el estado de Oregón, esa tímida declaración avalada por los Británicos que entonces eran los dueño de los mares y el imperio de la época, dio nacimiento a la famosa doctrina Monroe -elaborada por Quincy Adams hijo del presidente Adams quien sucesivo también seria presidente de los EUA- misma que sirvió de excusa y base ideológica para los estados del sur en su afanosa búsqueda de anexión de territorios como futuros estados esclavistas.

Irónico que bajo este mismo presidente nace el movimiento abolicionista que enviaron varios barcos con esclavos libres para regresar a África donde se fundó la nación de Liberia en honor a la palabra libertad y Moravia su capital en honor al presidente Monroe.

Hoy por hoy es el partido Libre el nuevo actor que se disputa la presidencia en Honduras frente a una tradición política de 175 años, partido político que agrupa las fuerzas populares que resistieron de forma pacífica la represión estatal y mediática de un sistema decadente; pero regresando al tema de la doctrina Monroe es claro que la guerra civil norteamericana termino hace tiempo y no existe ninguna intención por parte de los estados antiguamente esclavistas de anexionar territorio latinoamericano, fue el presidente Roosevelt quien un siglo más tarde cambia el giro ideológico de la doctrina Monroe bajo lo que se conoce como el corolario en la enmienda a dicha doctrina, discurso pronunciado el 6 de diciembre de 1904; el impulso imperialista de la guerra contra España la invasión a Filipinas, Hawai y el apoyo a la independencia de Cuba como la ocupación que hasta hoy permanece sobre Puerto Rico dio origen a la enmienda Platt esa que le otorga a los EUA una base militar en Guantánamo, Cuba, la que le permitió inicialmente la invasión a República Dominicana y otros en los años sucesivos; está claro que los inicios imperiales de EUA comenzaban a ver intereses económicos en la región, la independencia y la aprobación de la construcción del canal de Panamá durante el gobierno de Roosevelt eran evidencia de ello –su concesión por 100 años-. Por otra parte el nacimiento de sindicatos y la exigencia en la mejora sociales entre otros factores como el crecimiento económico –el progresismo- creo inversiones en países latinoamericanos con gobiernos débiles y atrasada o casi nula legislación laboral, de ahí las transnacionales bananeras en Centro América.

La doctrina Monroe y propiamente su corolario estará muerto el día del cierre de Guantánamo, el día que muera el ignominioso embargo a Cuba, el día de la independencia total de Puerto Rico, dicho país que no es un estado norteamericano y sigue hoy por hoy siendo una colonia de la época imperialista de Theodore Roosevelt, el día del cierre de todas las bases norteamericanas en América Latina, varias de ellas en Honduras –base Soto Cano en Palmerola, Comayagua y recientemente bases militares instaladas en la mosquitia hondureña-.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play