Escúchenos en línea

Los líderes de la Soledad

02 Diciembre 2013

Por Edwin Sánchez.

Las urnas, las plazas, las encuestas, las avenidas, los vídeos, las fotos con todo y sus ángulos amañados, las estadísticas, el sentido común y la Magistrada Realidad coinciden: aunque la derecha fundamentalista se considere del tamaño y musculatura de Charles Atlas, cuando sale de la primera plana a la vida real como el jueves pasado, no pasa de ser un alfeñique de 44 kilos.

Los altares de la Purísima en la Avenida de Chávez a Bolívar contarían con más alma en la noche que las escasas de la mañana, y solo el reverendo Omar Duarte, con el Ministerio Ríos de Agua Viva, es capaz de atestar el Estadio Nacional "Denis Martínez" igual que en una final del Bóer.

Algunos medios que cubrieron la "gran manifestación" contra las Reformas, quizás para no lastimar liderazgos de portadas hipersensibles, utilizaron la palabra "Ciento". En singular, verifica la Real Academia Española, es "Diez veces diez". En plural, "cientos" es otras "diez veces diez", que ya sería 200.

El partido impreso, muy emocionado, escribió: "Cientos de personas, entre miembros de organismos civiles y partidos políticos marcharon en rechazo a la reforma parcial...".

"Cientos" es una dudosa licencia que las matemáticas pueden conceder sin mucha precisión, sobre todo cuando en ciertas organizaciones de impreciso comportamiento --- ¿no gubernamental o político?--- gustan del efecto vapor de las cosas cuando no salen bien. Decir, por ejemplo, "nos arrebataron el triunfo", "el fraude", etc., para culpar de sus desgracias a otros. Pueden ser fanáticos a velorio completo de Joseph Raymond McCarthy, pero no de la exactitud.

Ciento, pues, no deja de ser un adjetivo elástico e irresponsable, que queda entre no decir nada y taparlo todo. Si una agencia cablegráfica o medio local transmite al mundo que "cientos de nicaragüenses se manifestaron", su efecto es emocional, pero no lógico; psicológico, más no matemático. Es, en última instancia, un asunto de fe mal administrado.

La fe mueve montañas, pero ningún Evangelio habla de moverlas con mañas. Por eso no hay cifras, que son la columna de la veracidad, sino la vaguedad de "cientos". Es como Meryl Streep, la Francesca de "Los puentes de Madison", que no halla cómo responderle al fotógrafo interpretado por Clint Eastwood, cuando husmea sobre el esposo ausente y la calidad sentimental del matrimonio: "Él... es limpio", trata de atenuar. "¿Limpio?", pregunta Eastwood.

La AFP dio una cantidad que aun así, sobada, la fundamentalista derecha trata de esquivar: "´...los militares a sus cuarteles", gritaban unos 600 manifestantes agitando en alto banderas de Nicaragua...".

La última coca cola

Sin embargo, el digital "Informa Tico" reprodujo: "Unas 500 personas participaron en una marcha en Managua para manifestar su rechazo al proyecto de reforma constitucional..."

Lo raro es que ese reporte habla de "amplios sectores", que suena a "cientos", pero el periodista hace un esfuerzo para no ser arrollado por la Magistrada Realidad: "al menos 500 personas que marcharon este jueves...". Claro, "al menos" significa que esa es la "impresionante" cifra que revela el poder de convocatoria de los partidos-ONG de la pasarela mediática.

El analista de televisión, Jaime Arellano, más realista, vio 300-400 manifestantes. Un promedio de todos estos números y el engañoso "cientos", indicarían unos 400. Un diputado de la derecha así como "vio el triunfo" de su coalición sobre el FSLN, en noviembre de 2011, ahora observó "multitudes" en la Avenida de Chávez a Bolívar.

La soberbia llega al delirio de creerse la última coca cola en el desierto de la oposición y "sentencian" que el gobierno presidido por el comandante Ortega, Presidente de 6 millones de nicaragüenses, "está aislado" ¡por 400 personas!, pues "el pueblo de Nicaragua se manifestó de una manera clara y contundente".

Si alguna agrupación política cuenta con la ínfima fracción de una partícula del respaldo ciudadano, digamos un consistente y sistemático 0.3%, ¿cómo es que desde ese angustiante porcentaje anoréxico, comprobado en las elecciones de hace dos años y aplazados en cada medición, puede hablar en nombre "de la totalidad" de nuestro país?

En el último sondeo de opinión, el FSLN marcaba casi un holgado 60%, frente al 9% de toda la oposición en sus diversas presentaciones, desde la "familiar" con 6%, el económico con 2. 3%...

M&R en octubre precisó que el nivel de esperanza de la población en general con el rumbo que lleva el país es del 59.6%, y un promedio del 77% aplaude los programas sociales como Hambre Cero, Plan Techo y otros.

La Primerísima detalló: "Los nicaragüenses se sienten seguros que el Gobierno es efectivo y que puede resolver muchos problemas, destaca el Informe 2013 de la Corporación Latinobarómetro, en donde la administración del Presidente Daniel Ortega aparece bien valorada, siendo de los pocos mejor efectivos en América Latina, sobre todo por sus altos niveles de seguridad".

Esas marcas de popularidad, sostenidas en los nuevos tiempos, lo que ponen en claro es un aislamiento, pero... para los líderes de la soledad.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play