Escúchenos en línea

Otro fin de año con oposición jubilada

06 Diciembre 2013

Por Juan Carlos Santa Cruz Clavijo *

Al ver las acciones cotidianas de la oposición política, lo mínimo que se puede decir es que está desarticulada frente al Gobierno y entre ellos. Unos dicen que se han declarado en vacaciones vitalicias, y otros que está jubilada. Los más pragmáticos sostienen que en la Aduana les trabaron  una partida de bloqueadores solares que pensaban distribuir como arma de combate ante el inclemente sol, entre su escuálida dirigencia y que la lucha continúa  en aire acondicionado,  ahora , a nivel de cuatro y cinco estrellas (de hoteles).

La arrogancia de concebir los liderazgos desde arriba ha convertido a la oposición en una serie de agrupaciones políticas que discuten y se acusan mutuamente cómo si recién se hubieran realizado las elecciones de 2007 en que fueron desalojados del poder. El asunto es que han pasado  más de seis años y siguen ausentes en la vida política del país.

La oposición existe formalmente en la Asamblea Nacional, pero su papel de minoría los tiene entre la espada y la pared. Excepto la gente del MRS que está en su charco al votar en contra de cualquier iniciativa de ley u otro asunto. Todos sabemos que ellos son una agrupación política que está en el limbo, pero muy bien atrincherados en ciertos medios en donde dictan cátedras de democracia “auténtica” en la que ni ellos creen.

Justo cuando parecía que   Roberto Bendaña McEwan (el mismo que acusaba de corrupto a Daniel Ortega), tenía intenciones de disputar el liderazgo en la oposición pegó un resbalón que lo llevará directo a otro lado, ya que la Fiscalía le tiene una serie de acusaciones en donde la más suave es de estafas millonarias a monjitas. Junto a él está acusado Alvaro Montealegre Rivas, de gran parecido físico con su hermano Eduardo Montealegre y parece que aprendiz en la jugada, ya que don Eduardo tiene pendiente su acusación de estafa por los CENIS no resuelta por estar amparado en su inmunidad parlamentaria.

La oposición sigue dado manotazos de ahogados, encabezados por figuras que de solo verlos en televisión uno se muere de sueño, entre las que destacan la inefable Vilma Núñez, Carlos Tunnerman, Moisés Hassán, Violeta Granera, los devaluados de la autollamada Coordinadora Civil, así como  doña Azalea Solís y su séquito, entre otros.
Todos conocemos su modus operandi o mejor modus vivendi, van a los medios hacen el show, publicitan ampliamente sus marchas y participan 150 personas y 150 vehículos con sus choferes. Mientras tanto , la realidad y la gente van por otra senda, cosa que los tiene sin cuidado a estos “dirigentes”  que no andan en asuntos  de carpintería, porque son intelectuales que saben de todo, menos  acerca de lo que siente el pueblo.

Ahí están los empresarios viendo como hacen negocios, los comerciantes y productores en sus quehaceres, los sindicatos en lo suyo, y mientras tanto los inversionistas siguen llegando.

La Policía Nacional con su proyecto de base comunitaria con grandes éxitos, en tanto que el Ejército Nacional con altos niveles de credibilidad, y ambos en un solo frente contra la delincuencia organizada.

Ahí tenemos miles de familias en viviendas populares sin colores políticos, y  cientos de miles de láminas de zinc para techos dignos en una guerra sin cuartel contra los plásticos negros. Ahí está la “operación milagro” para los que tienen cataratas o no ven. Y qué decir del programa  “todos con vos” en los más recónditos lugares en busca de discapacitados para su debida atención personal y familiar. Además Hambre Cero, Usura Cero, Parques de diversiones gratuitas para las familias. Y la lista es larga en la restitución de derechos del Gobierno del Presidente Daniel Ortega.

Pero no perdamos el hilo, porque la única acción que le sirvió para proyectarse internacionalmente  a la oposición fue la burda manipulación a los ancianos y que para remate les salió el tiro por la culata. Qué vergüenza (si es que la tiene) para Eduardo Montealegre y su séquito cuando fueron abucheados  frente al INSS, por los mismos viejitos.

A veces la pasión política nos desborda, pero, en lo personal respeto a Fernanda Flores de Alemán, porque cuando todo el mundo se lavaba las manos en ocasión de que Arnoldo estaba preso, ella que es una mujer valiente, se amarró los pantalones y recorrió el país de punta a punta y logró mantener vivo al PLC, por más que otros quieran atribuirse ese mérito.

Si muchos de los señores de alto discurso en  hoteles de lujo y en la Asamblea Nacional, tuvieran la mitad del coraje de esta mujer, por la que no voto, pero respeto, entonces esa oposición jubilada no estaría ociosa, comiéndose las uñas y buscando culpables en todos lados.

Cuando el FSLN dijo que gobernaríamos desde abajo, fue como la piedra de toque para que Daniel visitara una y otra vez valles, caseríos y montañas en todo el país. Fueron años muy duros, sin descanso, con lluvias, lodazales de todo tipo, con grandes frustraciones por las muchas ausencias de los que hasta poco decían que eran sandinistas hasta la muerte.

No obstante, aquello era una maquinaria humana imparable  con la consigna  de “no descansar”, en tanto en Managua había barricadas en todas las esquinas para enfrentar a  Violeta Barrios, que la presentaban vestida de blanco, mientras nos enajenaba hasta la última chatarra del ferrocarril, destruía las cooperativas y ponía a los empleados públicos en la calle.

Hubo traiciones como la de Sergio Ramírez en la Asamblea Nacional, y las de tuti cuanti, incluyendo  algunos comandantes de la Revolución, y por supuesto la de los “hijitos de mamá”, cuyos apellidos ni vale la pena mencionar.

Pero bueno,  se fue reconstruyendo el tejido político desde abajo, ya no con los tales “funcionarios políticos” de antes, que resultaron ser muchos de ellos bastante farsantes, sino con la gente humilde de las comarcas, caseríos y barrios, y finalmente llegaron los frutos.

He hecho todo este relato porque está probado que es con el ejemplo que se forjan los liderazgos y que de nada valen los codazos porque los votos están en otro lado, aunque todo indica que ese es el camino que han elegido, de manera que seguramente tomarán conciencia allá por la séptima generación.

Finalmente, me despido con el chiste de la semana en boca de los Obispos, ya que extrañamente  ahora dicen a los cuatro vientos que las reformas constitucionales son necesarias. Y para colmos las palabras de  Silvio Baez "nosotros los obispos no somos enemigos del gobierno, no somos oposición política, ni somos adversarios". Así es,  los vientos vienen de Roma y donde manda capitán no manda marinero”, o para decirlo en términos artesanales: “zapatero a tu zapato”.

*Sociólogo

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play