Escúchenos en línea

Arrebatemos la Navidad al capitalismo

16 Diciembre 2013
Arrebatemos la Navidad al capitalismo

Por Edwin Quenri Madrigal, periodista. 

Hay que matar la Navidad, la del comercio, la de la fantasía, la de la satisfacción momentánea, la de las deudas, la del capitalismo que promete aparentar ser feliz y quebrar los bolsillos de los pobres; hay que matar la Navidad transnacional, la de las bebidas importadas, la de muñecos de nieves. ¿Nieve en Nicaragua? ¡Hay que matar la Navidad extranjera, la de las películas, la Navidad de la Mentira!

Hay que regresar al verdadero origen, hay que hacer la Navidad, hay que vivir la Navidad, no hay que comprarla, hay que construirla en la unidad familiar, en valores, en el deseo de un mundo mejor, siendo personas mejores para hacer ese mundo de todas y de todos. ¡La Navidad en el seno de la familia y de la Comunidad! Con nuestras costumbres y tradiciones, con nuestra naturaleza, con nuestro cielo descontaminado, con nuestra Navidad nicaragüense, cultural, ancestral, llena de voz, llena de alegría, llena de fe.

Ser solidarios para ser consecuente con los valores de la verdadera Navidad, honrarnos como seres humanos. «Amor y paz a los hombres de bien», rezan carteles por el mundo en distintos idiomas, pero familias y niños sufren injusticias por esos mismos que mercadean la Navidad.

La Navidad hay que matarla, hay que quitársela al marketing, al capitalismo, a la industria. La Navidad es del ser humano la oportunidad de renovarse, de reencontrarse, de restituirse hacia lo bueno. La Navidad que en esencia es solidaria, es compartir con el prójimo alegrías y tristezas, es tener esperanza en el nacimiento del mundo nuevo.

Cuidar la alegría, cuidar la familia, consolidar la firmeza, la esperanza, las acciones para que nuestros deseos no se esfumen en la costumbre del día que muere con una quema de pólvora a media noche. La Navidad no es el único momento para demostrar afecto y tampoco el afecto lo demostramos con un bien material. La Navidad es reflexión para fortalecernos en espíritu.

Tenemos el reto de garantizar que la Navidad sea una palabra con sentido, con fuerza de motivación y transformación interior / exterior. Que la Navidad sea nuestra, nicaragüense, familiar, comunitaria, con la alegría de vivir en paz, con las sonrisas de nuestros niños y niñas, con la satisfacción personal de aportar al bien con todo lo que somos y todo lo que hacemos.

Por aquí les comparto:

¡Cristo ya nació, en Palacagüina

de Chepe Pavón y una tal María!


Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play