Escúchenos en línea

Venezuela y el triángulo de las Bermudas

27 Marzo 2014

Por Carlos Escorcia Polanco.

Dedico este articulo a mi sobrina Norma Yuliza Escorcia, quien estudia medicina
en la Escuela Latinoamericana de Medicina, ELAM, en Venezuela y a quien prometi escribir este articulo.

"Cuando lo extraordinario se vuelve cotidiano estamos en presencia de una Revolución" Ernesto "Che" Guevara de la Serna.

La ilegal intentona golpista contra el gobierno legítimamente constituido de Nicolás Maduro fracasó porque le fue prácticamente imposible romper el triángulo de las Bermudas que se forma cada vez que se ha intenta dar un golpe de estado bajo parámetros tradicionales.

Para que un golpe de estado triunfe en América Latina, debe reunir al menos tres factores fundamentales, cuyas tres aristas deben converger de manera coordinada. Estos tres factores son: el ejército, la empresa privada y la cúpula episcopal católico-romana.

Estos tres factores se encontraban presentes en el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras y en el golpe contra Fernando Lugo en Paraguay. El golpe de estado contra el comandante Hugo Chávez tuvo un éxito por 48 horas precisamente porque reunía estos tres elementos. El presidente golpista venezolano era nada menos que Pedro Carmona Estanga, presidente de Fedecámaras.

El único actor social capaz de derrotar al triángulo de las Bermudas de las plutocracias golpistas y oligarcas de América Latina es el pueblo. Fue precisamente el pueblo venezolano el que logró revertir el golpe de estado contra Chávez y obligó al ejército a retroceder y reinstaurar al presidente Chávez.

Las violentas revueltas callejeras que pretenden derrocar al presidente Nicolás Maduro no podrán derrocarlo porque una minoría opulenta, ricachona y blancoide, no cuenta a su favor ni con el triángulo de las Bermudas del nuevo "status quo" venezolano, mucho menos con el pueblo.

El ejército bolivariano ha dicho contundentemente que no tolerará un gobierno que no surja de la voluntad soberana del pueblo venezolano expresada en las urnas. Fedecámaras, el órgano empresarial venezolano está sentado con el gobierno dialogando para encontrar una salida, no se ha unido a las guarimbas mientras el episcopado católico mas bien ha pedido ser escuchado por la misión de cancilleres de UNASUR, avalando la mediación internacional y distanciándose de los golpistas.

Maduro ha sido capaz de enfrentar, resistir y derrotar la furiosa embestida de los ricachones de la oligarquía petrolera desplazada, porque cuenta con el firme apoyo popular como lo demuestran las tomas televisivas de Telesur, muy a pesar de la arremetida mediática de las poderosas cadenas televisivas como Telemundo, Univisión y CNNenEspañol, cloacas mediáticas del imperialismo.

Para CNN en Español, es más importante lo que hace una minoría violenta en trifulcas callejeros, que el voto de 33 gobiernos soberanos. Mientras imponen un embargo noticioso y editorial a la humillante derrota de Estados Unidos en la OEA, magnifican la opinión de una minoría aislada pero vocinglera y escandalosa.

Hasta el momento el único derrocamiento exitoso que ha ocurrido en Venezuela es el golpe propinado por el reo Leopoldo Lopez contra el ex-candidato presidencial Henrique Capriles, gobernador del estado Miranda. Capriles ha sido desplazado de su puesto de líder de la oposición y su puesto ha sido usurpado por un triunvirato extremista, fanático y fascista integrado por Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma.

Los golpistas venezolanos, no solo carecen del apoyo del ejército, la empresa privada y la iglesia católica, sino también carecen del apoyo de las mayorías populares. De 3 millones de estudiantes, jamás lograron poner más de 25 mil personas en las calles de ninguna ciudad venezolana.

Para agravar aún más las cosas, dando muestras de torpeza política insostenible y de un masoquismo vergonzoso, no contentos con la soberana vapuleada diplomática sufrida en la OEA hace 2 semanas, la Oligarquía blancoide de Venezuela, envió el Viernes 21 de Marzo, a su guarimbera estrella, María Corina Machado a debutar en la OEA, solo para recibir otra paliza diplomática, considerada un vergonzoso y humillante fiasco político.

Los vientos de la Revolución Democrática Bolivariana que desde hace mas de una década soplan a lo largo y lo ancho de América Latina, han cobrado en los últimos días un ímpetu y una intensidad tales que confirman que una poderosa revolución está en marcha ante nuestros ojos, la Revolución Democrática del "Socialismo del Siglo XXI."

Cuba inició el camino, aquel glorioso 1 de Enero de 1959, cuando Fidel Castro Ruz entró triunfante a La Habana, Cuba. Veinte años después, Daniel Ortega Saavedra, acompañado del resto de la dirigencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional, entró también triunfante a Managua, Nicaragüa, luego de la huída del dictador y el derrumbe total de la tiranía somocista.

El 19 de Julio de 1980, ante un océano humano en Managua, el comandante Fidel Castro Ruz, pronunció el más impactante discurso que político alguno haya pronunciado jamás en la historia de Nicaragua. Ya somos 3 dijo Fidel en esa histórica ocasión, refiriéndose a Cuba, Nicaragua y Grenada. 35 años después, existe el ALBA, Petrocaribe, UNASUR y CELAC.
La oligarquía blancoide de Venezuela y la ex-mafia petrolera quieren ser gobierno sin elecciones, a punta de guarimbazos. Quieren sacar a los médicos cubanos para darle la bienvenida a la soldadesca yanqui. Quieren volver a la Venezuela de las "casas de cartón" cuando un puñado de plutócratas tenían cuentas privadas en bancos estadounidenses con saldos mínimos de 100 millones de dólares por individuo, producto del saqueo del petróleo venezolano.

La década de los 90 marcó un alarmante retroceso histórico con la desaparición del llamado "socialismo real" en la ex-Unión Soviética, la caída del muro de Berlín y la pérdida electoral de la Revolución Popular Sandinista. Francis Fukuyama, el principal ideólogo del imperialismo de ese momento trompeteó triunfante "El fin de la historia." El socialismo y los movimientos populares revolucionarios retrocedían en el mundo entero lo que llevó hasta al suicidio a algunos intelectuales de izquierda.

Solo Cuba mantuvo la vela encendida. Resistió sola heroicamente la feroz embestida de la bestia imperialista. Pero tal como sucedió con Jesús de Nazareth, asesinado por el imperio romano, quien al tercer día resucitó, de las cenizas y la desesperanza, el supremo sueño de Bolivar dejó de ser un sueño, para convertirse en realidad en la persona de un joven coronel venezolano llamado Hugo Rafael Chavez Frías.

El surgimiento del "Socialismo del siglo XXI" rápidamente se extendió como pólvora por el continente Latinoamericano. Es altamente revelador que luego del fracasado golpe de estado contra Carlos Andrés Perez, iniciado por Chávez, este se presentó en una conferencia del Foro de Sao Paulo, solo para ser rechazado por el foro.

Sin embargo, un hombre ya en el otoño de la vida, convertido en el padre de todos los Revolucionarios de América Latina, el comandante Fidel Castro tenía una visión sobre Hugo Chávez bastante diferente a la que tenían los compañeros del Foro. Fidel invitó a Chávez a visitarlo en Cuba cuando nadie daba ni un centavo por el hoy comandante eterno de la Revolución Bolivariana.

La Revolución Bolivariana tiene un recurso que ninguna revolución moderna ha tenido, el fuerte ingreso de divisas producto de la explotación petrolera. Las reservas internacionales de Venezuela (tasadas a Mayo de 2013) eran superiores a las de países petroleros como Kuwait, el sultanato de Omán o países altamente desarrollados como Finlandia y Nueva Zelandia.

Mientras que la deuda externa de Estados Unidos es de 17.34 millones de millones de dólares, equivalente al 106% de su PIB, la de Venezuela es de 106 mil millones de dólares (según el último dato disponible de Diciembre de 2012), equivalente al 19% de su PIB. Cada ciudadano o residente de Estados Unidos debe 52 mil 170 dólares. Cada ciudadano de Venezuela debe 1906 dólares.

En Venezuela no hay libertad de expresión dice la propaganda mediática internacional. Pero tanto las fotografías de diarios latinoamericanos como escenas televisivas muestran a Henrique Capriles, Antonio Ledezma y a María Corina Machado rodeados de hasta una docena de micrófonos de canales de televisión, nacionales y extranjeros. Que fácil se descubre la brutal mentira imperialista.

El contraste de Venezuela con Colombia es aterrador. En Colombia marchan los pobres, en Venezuela marchan los ricos. En Venezuela, los hospitales y facultades de medicinas están llenos de médicos cubanos, en Colombia, las bases militares estadounidenses están atiborradas de marines norteamericanos.

En Colombia los pobres piden la salida de las tropas gringas, en Venezuela los ricos exigen la salida de los médicos cubano. En Colombia aumentan las casas de cartón, en Venezuela disminuyen. En Venezuela hay mercenarios pagados por el narcotráfico ayudando a las guarimbas, en Colombia se trafica con los granos básicos subsidiados por Venezuela.

Mientras en Colombia Uribe y el narcotráfico conspiran junto con la CIA para derrocar al gobierno Bolivariano, en Venezuela el Chavismo interpone sus buenos oficios para alcanzar la paz entre el gobierno Colombiano y las guerrillas de la FARC, mediante las pláticas de paz en La Habana.

El pueblo bolivariano ya derrotó la asonada golpista, con todo y los millones de la CIA y el narcotráfico paramilitar colombiano. El pueblo chavista ha resultado fortalecido y está adquiriendo una enorme experiencia ante la furiosa embestida del fanatismo oligárquico. Los revolucionarios están templando su carácter como el acero, desarrollando su mística revolucionaria y aprendiendo valiosas lecciones sobre tácticas y estrategias de lucha que quizás solo un puñado de dirigentes sabían antes de las guarimbas.

La militancia chavista está afinando sus mecanismos de gobierno, depurando sus filas de infiltrados. El gobierno de calle de Nicolás Maduro ha tomado plena conciencia que enfrenta a un enemigo cruel, cínico, mentiroso y despiadado y se encuentra hoy infinitamente mejor preparado que durante el golpe contra Chavez de hace mas de una década.

Si antes de la intentona golpista muchos chavistas dormían sobre sus laureles, hoy todos están rodilla en tierra, defendiendo cada quien su trinchera de combate, mejorando los canales de distribución, modernizando la producción y derrotando a un enemigo que no pudo romper el triángulo de las Bermudas, porque ese triángulo solo lo rompen los pueblos, como quedó demostrado el 11 de Abril de 2002, cuando reinstalaron a Hugo Chávez en el palacio de Miraflores.

[Carlos Escorcia Polanco es analista politico nicaraguense, afincado en Los Angeles, California].

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play