Escúchenos en línea

Ricos de medio, pura sangre y ese poderoso caballero

06 Mayo 2014

Por Juan Carlos Santa Cruz Clavijo

En toda sociedad dividida en clases sociales hay una constante que es la existencia de ricos y pobres, por más que las cosas se quieran disimular. Nuestra reflexión apunta a descifrar las ventajas de estar protegido por una coraza apadrinada por el poderoso caballero don dinero, y en ningún momento cuestionamos a los ricos por ser ricos.

Los medios de comunicación son los que mejor reflejan estas diferencias entre ricos y pobres y ellos serán una importante fuente de nuestros comentarios.

Recientemente un adolescente de una familia rica haciendo uso de una sofisticada ballesta asesinó varios perros en el vecindario de carretera sur. Finalmente la policía lo localizó con su ballesta en su domicilio en Ticomo. De inmediato aclararon que no brindarían el apellido porque era un menor que estaba protegido por el Código de la niñez y adolescencia. En estos días un adolescente de 14 años (de familia pobre) asesinó a machetazos a otro niño, pero en este caso la policía lo presentó con nombre y apellido.

Tratándose de violaciones (a gente pobre), algunos medios sacan las iniciales de las afectadas, luego identifican la dirección exacta de su domicilio. Para cerrar dicen que entrevistaron a su mamá y de paso escriben su nombre y apellido.

En la vida social, un ciudadano (pobre) se pasa de tragos y hace un escándalo público. De inmediato llega la policía y le pone las esposas, y todo ello filmado en directo por los noticieros televisivos 10 y 8.

Mientras en un área residencial (alta) los hijos de un personaje de alto rango de uno de los poderes del Estado hacen algo similar, pero ningún canal llega a filmarlo, ni son lanzados esposados en la  tina de una camioneta de la policía. ¿Por qué será?

Constantemente hay campañas y movilizaciones contra el consumo de licor, pero lo extraño es que nadie toma la iniciativa para cuestionar y poner en la picota pública a los poderosos del monopolio de su producción. Poderoso caballero don dinero, no es cierto?

Con los sismos aparecieron las chimaduras. No han faltado los periodistas que se les ocurrió andar de despistados tratando de investigar en la urbanización Santa Rosa las rajaduras de las casas. Todos sabemos el banco que financió esas construcciones así que en un primer momento salió CADUR y fue tajante: "no hay casas afectadas". Algunos tuvimos la sensación que iba a rematar su comunicado diciendo: "y no se hable más del asunto".

Hay casos emblemáticos como el de aquel señor que robó un gallo y lo metieron tras las rejas para que pagara por el delito cometido. Más recientemente, el Dr.Bendaña acusado de una estafa millonaria a monjitas del teresiano, se le dio casa por cárcel, con custodia policial incluida. El asunto es que el aspirante a felino, Bendaña, se fugó  y cual gacela corrió y corrió, hasta llegar a los Estados Unidos.

Los ricos de medio pelo y los de pura sangre hace años que controlan las carreras ilegales nocturnas, de motos y carros modificados. Quien quiera los ha visto siempre en la carretera a Masaya. Su “escudería” es tan agresiva como sus titulares y agreden a quien se les ponga adelante. La pregunta ¿Cuántos están presos?. ¿A cuántos, de verdad, les han confiscado sus medios, ?.

Unas cuadras más adelante, en las inmediaciones del Huembes, aprovechando la noche, un humilde distribuidor de pizas, se vuela la roja, y es multado por un policía. No tenía de otra porque se le vencían los 15 minutos que le da la empresa para la entrega del pedido. Lo multaron, tuvo que pagar la pizza y luego lo despidieron por temerario. Por supuesto, que la culpa no es del policía, sino de un rico abusivo que les da a los motorizados solo 15 minutos para la entrega.

En sus medios de comunicación los ricos insisten, para convencernos que los pobres son los únicos responsables de la narcoactividad. Por las dudas no hacen el más mínimo esfuerzo de periodismo investigativo para descubrir a los ricos que financian y que se ocultan como nobles caballeros.

En esta misma tónica nos quieren hacer creer que en los hogares ricos (como gente educada que son) la violencia intrafamiliar  prácticamente no está en su agenda familiar. Lo que no dicen es que sus periodistas llegan hasta el primer portón de sus mansiones y los recibe un vigilante armado que no les permite pasar.  Entonces apuntan sus baterías hacia los barrios pobres y empujando las latas de las puertas de los ranchitos lo filman todo y hasta les preguntan a las mujeres afectadas si le dolió la golpiza que le propinó su borracho compañero de vida. Para ellos la misión está cumplida y la trasmiten en directo.

Con esta descripción hemos tratado de ejemplificar la plena vigencia de las clases sociales, que abreviadamente les hemos llamado ricos y pobres. En Nicaragua estamos muy lejos de la democratización de la sociedad independientemente  de los esfuerzos legales del gobierno de Daniel Ortega.

El gobierno ejerce el poder político, pero los sectores poderosos de las clases sociales dominantes poseen su propio espacio de poder y desde todos sus ámbitos, como producción, industria, comercio, finanzas imponen sus estrictas reglas de juego.

Así que cuando le digan "todos somos iguales ante la ley", no inculpe a las leyes. No es culpa de la ley. Lo que ocurre es que cuando don dinero en su rol de poderoso caballero hace su aparición hay puertas herméticas que se abren y nudos gordianos que se desarman como por arte de magia.

Más tarde, aunque usted no lo crea, el rico, que hasta ayer era el malo de la película, se ha transformado en un gentil caballero, ahora  respaldado por una batería de medios de comunicación, su abogado, hablando pausado y muy ceremonioso afirma que su cliente es un reconocido empresario de múltiples actividades que le han llevado a un desgaste síquico notorio. Luego hace una pausa y finaliza anunciando que será atendido por un destacado equipo de sico terapeutas para neutralizar su strees, porque se trata de un hombre muy trabajador, muy responsable, y bla, bla, bla.

Este tema del poder de clase no es nuevo y se aborda hasta en la coplas populares latinoamericanas, esta vez de manera picaresca: "Cuando un pobre se enamora y un rico se le atraviesa, allá queda el pobrecito rascándose la cabeza".

(*) Sociólogo

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play