Escúchenos en línea

Hallazgos post electorales

11 Noviembre 2008
Por Alonso Luna Doña Correo: [email protected] Los datos oficiales del CSE que revise a las 8:00 a.m. del martes 11 de noviembre del presente año, reportan 10,162 escrutadas de un total de 11,808 JRV, representando el 86%. La distribución preliminar de alcaldías por partido político presentada es: PLC 49 alcaldías, FSLN 91 municipios y ALN 3 sillas edilicias, quedando 3 municipios pendientes de información. Basados en los datos mencionados, se pueden inferir algunos hallazgos interesantes: 1. Los liberales al dividirse facilitaron la victoria del FSLN. Una simple suma de alcaldías ganadas por los primeros (52), sumadas a aquellas que al sumar sus votos le hubiesen permitido ganarle al partido gobernante (12 alcaldías: Darío, Diría, Morrito, San Lorenzo, El Realejo, Mateare, San Rafael del Sur, Rivas, Diriomo, Jinotepe, Nandasmo, San Juan de Oriente), sumarian en total, 64 municipios en poder de los liberales y los sandinistas hubiesen quedado con 79, cerrando la brecha del mapa político electoral. 2. Ejes publicitarios equivocados. Los ejes de la campaña electoral en Managua, por parte de Eduardo Montealegre, concentrando las baterías "Todos contra Ortega", tuvieron un efecto boomerang, porque no sólo no propuso algo distinto y diferente para los Managuas, sino que al querer, convertir las elecciones municipales en un referendo nacional de la gestión de Daniel Ortega, le dio la posibilidad al presidente de ratificar que su gestión fue valorada positivamente por la población a través de los votos y la cantidad de alcaldías ganadas en esta contienda electoral. 3. Campaña contra el dirigente político, sin propuestas municipales. Se acabó la campaña del miedo, ahora es, especialmente, la figura del líder sandinista, el centro de los ataques. 4. Efectividad de programas sociales del gobierno. Estos, de alguna manera impactaron en la conciencia de la población, que reconoce al FSLN al partido que se preocupa por beneficiar a los pobres de Nicaragua. 5. Alemán ganó, perdiendo. Entre los liberales, el ganador es Arnoldo Alemán y el perdedor es Montealegre. Al salir derrotado por segunda vez de manera consecutiva, se evidenció lo siguiente: • Al unirse al PLC, se termino de embarrar en la corrupción, que tanto critico y de la que está señalado como parte, por las cuentas pendientes que tiene con la justicia por los CENIS. • Que por sí solo no puede alcanzar sus aspiraciones políticas. • Que necesito del PLC para proyectar su candidatura, pero promoviendo una campaña electoral donde privilegiaba su personalidad y no al partido – alianza en la que sostenía su propuesta, debilitando sus posibilidades de ganar. • Arnoldo Alemán jugando a perder - ganar, le demostró su liderazgo al candidato perdedor en Managua, dejándole reducidas opciones a Montealegre para su futuro político. 6. MRS desprestigiado. La cúpula del MRS al unirse a la fórmula del PLC, dejó por el momento de ser opción para la izquierda en Nicaragua. Asimismo, fraccionó y desestructuró a sus bases, que al final votaron por cualquier opción, incluyendo al FSLN y no necesariamente por quiénes ellos decidieron apoyar. 7. El libreto de la derecha en Nicaragua, fue cumplido al pie de la letra: • Previo a las elecciones: encuestas declarándolos ganadores; desprestigio del organismo electoral y denuncias ante el posible fraude. • Durante las elecciones: Denuncia generalizada de irregularidades y fraudes, acompañados de actos de violencia, generación de disturbios y proyectando una supuesta imagen de caos y problemas de gobernabilidad e institucionalidad. • Después de las elecciones: Disturbios, daños a la propiedad privada, denuncias sin hacer uso de los recursos legales existentes, llamdos al Centro Carter para intervenir en Nicaragua, desconocen resultados del CSE si no le convienen y promueven los que le favorecen. Denuncia nacional e internacional de supuestos hechos, desconociendo a las autoridades nacionales, proyectando una imagen negativa del país. 8. Violencia y polarización política. Hay preocupantes señales de violencia y no superación de la polarización política en Nicaragua, donde se asocia la democracia como sinónimo de elecciones, descuidando que la democracia real y efectiva es aquella que garantiza paz, justicia social, equidad, educación, salud, vivienda, trabajo digno, recreación, derechos humanos, entre otros.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play