Escúchenos en línea

El cardenal Brenes y los cargadores tradicionales del odio

28 Agosto 2014

Por Edwin Sánchez

Hay sobredosis de odio, lo que falta es la frase del muchacho de Ticuantepe para darle el punto y servirlo en bandeja. De ahí la insistencia de sacarle las palabras envenenadas que en ciertos corazones abunda, pero no en el del arzobispo Leopoldo Brenes. Por algo el Papa Francisco lo creó Cardenal.

En la matriz de relatar una Nicaragua que encaje en el arbitrario y desfasado esquema del expresidente George W. Bush, donde incluyó a los países que detestó durante su mandato, tildándoles de "Eje del Mal", se infla una falacia más: que el Gobierno Sandinista "asedia" a "algunos líderes" de la Iglesia Católica.

La mentira es evidente y a veces se amplifica lo que palpita en el corazón de alguna gente, para no dejar escuchar los latidos de la verdad. Quienes sí asedian en cada salida pública al cardenal Brenes, tratándole de arrancarle la ansiada frase para enrostrársela al Gobierno Sandinista, es la extrema derecha.

El partido impreso confiesa la última tentación que le tendió a S.E.R., sin que lograran hacerle tropezar: "El cardenal Leopoldo Brenes dijo que no tienen temor, pese al asedio que sufren algunos líderes de la Iglesia católica en Nicaragua".

El purpurado no habló de "asedio", sino el periódico. La pregunta que resulta natural hacérsela a líderes religiosos perseguidos a muerte por el grupo "Estado Islámico" en Irak y Siria, carece de sentido periodístico.

Cualquiera que lee esta desinformación lo primero que hará es pensar que Nicaragua debe de estar ubicada a la par de Nigeria, por orden fonético y fanático, donde el grupo fundamentalista Boko Haram no quiere dejar vivo a ningún cristiano.

Salesianos, comuniones…

¿En qué corazón sensato cabe que líderes de la Iglesia Católica son objeto de persecución, cuando no ajusta un mes que la alcaldesa capitalina, Daysi Torres, bailaba a Santo Domingo con el párroco perteneciente a la Arquidiócesis, Jorge Muñoz, junto a los cargadores tradicionales?

Miles de devotos de esa confesión constituyeron ríos en los 10 días que conmovieron Managua, pero de jolgorio, no porque la policía anduviera persiguiendo a sacerdotes, catecúmenos y priostes.

Masaya acaba de iniciar las festividades patronales más extensas de Nicaragua. ¿En qué país de la Tierra, donde se "asedie" a los líderes de la Iglesia Católica, su grey se va a ir tan campante a celebrar, zangolotear el palo lucio, poner en escena su rica tradición folklórica, y dejar abandonados a su suerte a los pastores "acechados"?

Es obvio que algunos medios son controlados por los Cargadores Tradicionales del Odio, a quienes les resulta inadmisible que un gobierno de izquierda sea a la vez cristiano, surgido de la historia y cultura nicaragüense, y no de ningún manual mal aprendido; administre con altas notas la nación, impulse su economía, promueva la paz y la solidaridad, atraiga inversionistas de diversas partes del mundo, desarrolle el modelo de alianzas y de diálogo, y dé gracias a Dios por cada día de bendición.

Al no cuadrar esta realidad, pasan de la animosidad de alta densidad a declarar la guerra de baja intensidad a como sea, no importa que la primera baja sea el sentido común y después todo el país.

Mientras, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que preside el comandante Daniel Ortega Saavedra y la escritora Rosario Murillo, "hostigó" así a los líderes católicos: llevó a 310 niños, niñas y adolescentes de toda Managua, a la Catedral Metropolitana para que recibieran el Sacramento de la Comunión, en un evento masivo denominado "Ya Tu Comunión 2014", patrocinado La Nueva Radio Ya.

El "acoso" del GRUN continuó el 25 de agosto, cuando "centenares de jóvenes centroamericanos, miembros del Movimiento Juvenil Salesiano (MJS), se congregaron en Masaya, para participar en el CampoBosco 2014, un espacio de reflexión en el que los jóvenes comparten las experiencias de cada país en el trabajo juvenil al servicio de Cristo". (El 19D)

El sacerdote salesiano William Argüello agradeció "el apoyo que el presidente Ortega y la Compañera Rosario Murillo, prestan a la comunidad salesiana en Nicaragua".

"No se nos olvidan esos momentos tan especiales que vivimos aquí en Nicaragua", afirmó el clérigo. ¿Y dónde está la tal "amenaza"?

La joven Catherine Ríos, de Nicaragua, expuso las oportunidades de su país para desarrollar su devoción, en vez de la amargura que prefieren otros: "Nuestro carisma es diferente, es la alegría con los jóvenes; a través del baile y el canto también podemos demostrar que conocemos a Cristo". ¿Quién danzaría en medio de una feroz "cacería" de obispos?

El Acusador buscará cómo tentar de nuevo al cardenal Brenes para que se arroje no como Polito, sino como político, desde el pináculo del titular principal y convierta los editoriales de la Edad de Piedra, en panes del siglo XXI. Algo difícil para Su Eminencia, porque la levadura que le ofrecen para hacer el "milagro", es la misma desde los tiempos de Caifás.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play