Escúchenos en línea

El canal y sus detractores

03 Diciembre 2014

Por Adrian Fonseca

En Nicaragua, el canal, sueño de la gran mayoría de los nicaragüenses, también encuentra oposición a su construcción en unas pírricas minorías fanáticas fundamentalistas ligadas a las ONGs, a unos cuantos propietarios de medios de comunicación y algunos intelectuales quienes se consideran a sí mismos con derechos divinos para dirigir el destino de los nicaragüenses sin que nadie los haya elegido para eso. En su misión mesiánica anti canal recurren al negacionismo entendiéndose por esto negar o refutar con o sin argumentos toda propuesta pro positiva del gobierno legítimamente elegido de Nicaragua, ¿Cuál es la explicación a esta actitud infantil e irracional de estas personas? ¿En que basan sus pretensiones delirantes por dirigir al país sin tener ninguna legitimidad? ¿Por qué se van de cabeza y con los ojos cerrados en contra de toda lógica política aislándose cada vez más de las grandes mayorías?

Comenzaremos diciendo que de un día para otro todos estos susodichos fanáticos fundamentalistas talibanes se convirtieron en especialistas en un sinnúmero de disciplinas científicas, casi todos sin exclusión se atribuyen los conocimientos científicos necesarios para hablar con propiedad sobre el tema del canal desde cualquier ángulo, ahora son especialistas y doctores en aguas, lagos, economía, ecología, flora, fauna, geoestrategia, comercio internacional, biología marina, diseñadores y constructores de mega proyectos, expertos en finanzas internacionales e inversión, en derechos humanos etc., etc., etc., se han especializado y obtenido doctorados en universidades platónicas que solo en sus cabezas existen con la única intención fracasada de oponerse al canal, de oponerse a cualquier cosa positiva que beneficie a los nicaragüenses, porque ellos son incapaces de proponer o producir algo positivo, son personas que en su ciego mesianismo no les importa destruir lo que puede mejorar la vida de otros, que se sienten profundamente mal con los éxitos de las otras personas y prefieren que nos quedemos en la miseria para siempre porque eso les conviene a sus mezquinos y enanos intereses, para lograr sus objetivos se disfrazan de todo, son demócratas, feministas, luchadores por los derechos humanos, defensores del medio ambiente, la demagogia de estos lumpen oligarcas es tanta que nadie les cree y eso se hace evidente cuando llaman a sus movilizaciones y con costo asisten trescientas personas que siempre son ellos mismos y derrochando miles de dólares en su propaganda y movilización.

Este reducidísimo grupo de personas son los herederos de la ideología colonial blancoide que no han podido superar el pasado oprobioso en que sumieron a Nicaragua, esta ideología es la que explica el por qué ellos se aferran a la fe y la creencia que nadie más que ellos han sido designados por la providencia para gobernar, de ahí que cualquier otro es un intruso, mientras unos han tratado y tratan de abandonar ese pasado para hacerse potables en estos tiempos, estos remanentes de la oligarquía colonial se aferran a ese pasado en el que ellos podían disponer de todo incluyendo hasta la vida de los nicaragüenses. Como en el pasado siguen siendo dependientes ideológicos, políticos y económico de los intereses foráneos. Continúan con sus criterios racistas ya que discriminan a los chinos porque los consideran incapaces de realizar esta obra. Han hecho hasta lo imposible para obstaculizar la construcción del canal a como lo han hecho también para derrocar al gobierno legítimo de Nicaragua, pero todos sus esfuerzos han sido en vano ya que el pueblo de Nicaragua los conoce muy bien y le pone oídos sordos a su goebbeliana propaganda.

Si las condiciones lo permiten el canal se construirá y será la muerte política para estos fanáticos fundamentalistas y chingastes remanentes de la oligarquía blancoide.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play