Escúchenos en línea

Contradicciones e hipocresía de la oposicion anti-Canal

24 Diciembre 2014

Por Carlos Escorcia Polanco.

La oposición anti-Sandinista es una oposición sin brújula.  Careciendo totalmente de un proyecto de nación, incapaces de articular un discurso atractivo que supere la amargura de sus diatribas anti-Daniel, las clases opulentas se debaten en un mar de hipocresía y contradicciones.

El caso de la construcción del  Gran Canal Interoceánico es solamente el último ejemplo de un grupo político que perdió el rumbo, si es que acaso alguna vez lo tuvo.  Como si se tratara de adolescentes inmaduros que van de una aventura a otra, la derecha nicaragüense, intenta sin éxito, mediante el ensayo y el error, perfeccionar la estrategia de bombero.
 
No tienen ningún plan coherente, más que dar palos de ciego y correr a “apagar” los incendios que según ellos provoca por todos lados el presidente Ortega.  Asi discurren de la seca a la meca, de “crisis en crisis”, echando sapos y culebras contra el hombre que encabezó la histórica Revolución triunfante que hace más de 3 décadas, derrocó a la tiranía somocista.

El caso de la absurda oposición a la construcción del canal es su última travesura y a juzgar por lo que ya ha sucedido y por lo que ya han dicho ellos mismos, se encaminan a otro empantanamiento político y atolladero estratégico del cual tampoco escaparán ilesos.  He aquí algunas de sus contradicciones e hipocresías:

1.- El asunto del medio ambiente del lago Cocibolca.  De la noche a la mañana se ha dado una explosión de expertos y especialistas en asuntos medio-ambientalistas.  Mostrando un celo digno de mejor causa, han creado una instancia llamada grupo Cocibolca y su pasión rivaliza con la de cualquier revolucionario que en décadas pasadas ofrendaba su vida por ver una Nicaragua libre de la tiranía somocista.

Pero, hay un enorme pero.  El lago de Managua ha sufrido por décadas de una histórica contaminación y daño ambiental a sus aguas por razones de todos conocidas.  Estos ambientalistas y expertos aparecidos de la noche a la mañana, acaso han mostrado el mismo celo y preocupación por la suerte del lago de Managua que tenemos en las propias costillas de la capital, que la  obsesión que hoy muestran por el lago Cocibolca?

Despreciar descaradamente el verdadero problema de la contaminación del lago Xolotlán para hacer escándalo sobre el daño ambiental es construir un monumento a la hipocresía en grado superlativo.  Luego, como no entienden al pueblo, no se asustan, sino simplemente no creen en el rechazo del pueblo reflejado en todas las encuestas.

2.- El tema de los inversionistas del canal.  La derecha lleva 8 años criticando al gobierno por no atraer suficiente inversión extranjera necesaria para desarrollar la economía.  Se mofan del tipo de inversión existente por ser inversión de maquiladora que crea empleos mal pagados y deja pocos beneficios para el pueblo de Nicaragua, mientras los inversionistas se quedan con la tajada del León.

Pero ahora que el proyecto del Gran Canal implica una mega inversión jamás vista en la historia de Nicaragua, se oponen fanáticamente al canal, lo que equivale a oponerse a la masiva inversión que ya está virtualmente fluyendo a nuestra patria.

Reclaman la inversión extranjera y ahora que vendrá a borbollones se oponen a ella, porque supuestamente es de China.  Se les olvida que sus amos los Estados Unidos tienen relaciones comerciales y financieras estrechas con China.  Cuando se les dice que no solo es de China sino de otros países, entonces, exigen ver listados con nombres y apellidos de las personas o corporaciones que están invirtiendo.

3.- El tema de la soberanía nacional y la venta de la patria.  La soberanía de la patria estuvo en peligro durante la mas prolongada y mas destructiva guerra de agresión que nuestra patria haya sufrido jamás, como lo fue la guerra de la contra en los 80s.  La guerra de la contra superó en pérdida de vidas y en daños a la economía nacional, tanto a la guerra nacional de 1855-56, como la guerra que libró Sandino.
 
Un falló de la Corte Internacional de Justicia de La Haya le dió la razón a Nicaragua y condenó a Estados Unidos, lo cual confirma que el gobierno Sandinista tiene un expediente ratificado por la Jurisprudencia internacional de defensa de la soberanía nacional ante una agresión extranjera.

Como puede la oposición “ecologera” hablar de soberanía cuando estuvieron al lado de la agresión a la soberanía patria de los 80s, hecho histórico sin precedentes que destruyó la economía nacional y desangró a la patria, confirmado por el derecho internacional consuetudinario?
 
La oposición antisandinista acusa al presidente Ortega de “vende-patria” pero se trata de la misma oposición que sin mediar ningún referéndum, regalaron, no vendieron, el resarcimiento  de 17 mil millones de dólares, patrimonio resultante del fallo de La Haya en los 80s.

4.- El tema del estado de derecho.  Aunque el proyecto del Gran Canal ha quedado “codificado” en nuestro cuerpo jurídico mediante las leyes 800 y 840, debidamente aprobadas por la Asamblea Nacional y promulgadas por el presidente Ortega, la oposición insiste en decir que la construcción del canal es violatoria de nuestras leyes.

Ni el estado nicaragüense, ni la empresa HKNG han hablado de expropiaciones, mucho menos de confiscaciones.  Tanto el gobierno como la empresa concesionaria han hablado de negociaciones, de indemnizaciones y hasta de reubicaciones.

Sin embargo, la oposición pasa por alto el derecho constitucional del estado nicaragüense de construir obras de progreso según dicte el bien común.  Los artículos 24 y 44 de nuestra carta magna consignan dicho derecho conocido por los tratadistas como “Dominio Eminente”.  Donde están entonces las violaciones a la constitución o al estado de derecho?

No se necesita ser agente de bienes raíces para saber que los pobladores en su inmensa mayoría, saldrán ganando porque las propiedades a lo largo de la ruta canalera experimentarán una plusvalía casi de una progresión geométrica.

El verdadero problema de fondo para la oposición es que la construcción del canal por Nicaragua será el jaque mate a las ambiciones politiqueras de la oligarquía blancoide y la burguesía chapiolla.  El canal por Nicaragua significará un crecimiento vertiginoso de la economía y la consolidación del proyecto Sandinista en la sociedad nicaragüense.

La oligarquía y la burguesía contemplan con horror como el proyecto del canal será el último clavo en el ataúd de una oposición que cuando gobernó Nicaragua, trató con olímpico menosprecio a las grandes mayorías empobrecidas, oscuro período en el cual se convirtieron en los arquitectos de su propio destino.
 
Su paradero final en el basurero de la historia lo definieron ellos mismos cuando ...“Gobernando sin guerras, sin bloqueos, sin sabotajes a la producción, sin minado a los puertos, sin voladura de puentes, sin vuelos supersónicos del “pájaro negro”, el avión espía SR-71, sin ataques con lancha pirañas de la CIA, con toda la generosidad de la comunidad mundial y la banca internacional, luego que prometieron el cielo y la tierra, los autodenominados sectores democráticos, jinetearon el macho por 17 años y fracasaron.“ (La Opinion, 5 de Julio de 2008, Los Angeles, California).

[Carlos Escorcia Polanco es analista político nicaragüenses afincado en Los Angeles, California]

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play