Escúchenos en línea

Doña Amina Abud, concejal de Jinotepe

13 Diciembre 2008
Doña Amina Abud, concejal de Jinotepe El pasado 9 de noviembre culminó una prolongada campaña municipal que duró casi 2 años. Cabe recordar que no se había proclamado a las autoridades que resultaron electas en los comicios generales del 2006, cuando de previo se barajaban los nombres de los posibles candidatos edilicios. Esa campaña formó parte de lo cotidiano, al punto de que muchos se acostumbraron a ella. Incluso en algunos medios de comunicación se llegó a decir –al vigésimo día del período de propaganda oficial– que no se apreciaba ambiente electoral. Pero en realidad eso no era más que una falsa percepción estimulada por el proselitismo permanente de la derecha. Los sondeos de opinión salieron a luz tardíamente, pero aún así procuraron romper la monotonía con sus predicciones extraordinarias. Aún hoy se puede acceder a uno de ellos. (http://uca.edu.ni/swf/Encuesta_Nacional.swf) En esa encuesta se predecía que un ex-candidato de derecha obtendría el primer lugar en el municipio de Managua (con una ventaja de 10 puntos), que la alianza "Unida Nicaragua Triunfa" ganaría abrumadoramente en Bluefields, que la coalición PLC-PLI se alzaría con la victoria en Jinotepe y que se registraría el 1% de abstención en la mayoría de los municipios (incluyendo a Managua). No obstante, desde hace un mes se desvaneció ese augurio. En Managua resultó electo Alexis Arguello, en Bluefields ganó el candidato postulado por la alianza PLC-PLI, en Jinotepe obtuvo la victoria el aspirante propuesto por la "Alianza Unida Nicaragua Triunfa", y la abstención se mantuvo en el nivel histórico de elecciones municipales (entre el 46% y 50%). Pero algunos perdedores –incluido un ex-candidato de Managua - no quieren reconocer su derrota. Antes de las elecciones aseguraban que ganarían con más de 10 puntos de ventaja, pero ahora sostienen haber "ganado por tan solo 5 puntos de diferencia". Ni sus mismas invenciones se ajustan a esa aritmética electoral a la que tanto se aferraban (27 + 26 + 9 = 62%). No quieren reconocer esta elección porque eso implicaría aceptar públicamente lo que saben desde hace mucho tiempo: esa aritmética sólo funciona cuando el derecho a elegir libremente es usurpado por el miedo. No es por casualidad que algunos estén abogando por una nueva elección y a la vez intimidando a los nicaragüenses con bloqueo económico. No han considerando que su "fraude" mediático podría estar induciendo apatía electoral en un sector de la población. Están corriendo el riesgo de sembrar la desconfianza en aquellos que de buena fe han votado por la derecha: ¿Para que voy a ir a votar si de todos modos me van a "robar" el voto?. En fin, que digan lo que quieran. Esta elección es un CASO CERRADO para las Autoridades Electorales. Pero sobre todo es un TEMA FINIQUITADO para la mayoría de los que fuimos a votar el pasado 9 de Noviembre. La señora María Guillermina Abud Luna –a quien tengo el placer de conocer– forma parte de esa mayoría. Ella –mejor conocida como Amina Abud, en alusión al nombre de su padre Amín– no sólo ejerció el derecho a elegir. También resultó electa como CONCEJAL en el municipio de Jinotepe. Amina es miembro de la Convergencia Nacional desde que se formó esa expresión política, milita en la UNION DEMOCRATA CRISTIANA y pertenece a esa corriente ideológica desde hace 40 años. Al igual que ella, otros candidatos de la convergencia nacional (miembros de la UNION DEMOCRATA CRISTIANA y de ACCION POPULAR CONSERVADORA, por ejemplo) resultaron electos en éste y en otros municipios. Amina no buscó ese cargo. Ella fue propuesta por las bases del partido sandinista por su destacado trabajo en la comunidad, por su integridad y sobre todo porque ha dado muestras de que el sentido de su vida no descansa en un cargo de elección. Postularon a una candidata que contribuyó a sumar voluntades en torno a la Alianza Unida Nicaragua Triunfa. ¿Cuál ha sido la trayectoria de Amina? Algunos aspectos: • A finales de la década de los 50, en Jinotepe, se llevó a cabo una acción que pasó a la historia con el nombre de "los sucesos del 11 de Noviembre". Para entonces, un grupo de destacados antisomocistas planificaron la toma de El Torreón (Comando de la G.N). La operación no cumplió su cometido y fueron capturados los participantes. En casa de Amina – que sita a 1 C. del Torreón - se supo la noticia de inmediato, pues varios de sus familiares estaban vinculados al grupo antisomocista. El mismo día, la madre de Amina intentó llevar café y alimentos a los detenidos. La situación era confusa, no había permiso de visitas, pero Amina –que acompañó a su madre– se escabulló y logró entrar. Sin quererlo fue testigo de los ultrajes y golpizas que le propinaban a dos de los capturados. Amina – que por cierto todavía no cumplía los 8 años de edad - fue sacada cuando percataron su presencia. Ella recuerda lo que vio como que si eso hubiera sucedido ayer, y encuentra en ello el origen de su capacidad para solidarizarse con todo aquel que es víctima de la injusticia. • Participó en las actividades de la Unión Nacional Opositora en 1967. Fue testigo y sobreviviente de la masacre del 22 de Enero. Para entonces ya era miembro de la Juventud Socialcristiana Nicaragüense. • Celebró la caída del somocismo y brindó su respaldo a las nuevas autoridades. Sin embargo, en menos de 2 años se distanció totalmente de las políticas que emanaban del gobierno. Durante los años 80 fue miembro activo de la Coordinadora Democrática Ramiro Sacasa Guerrero y organizaba sus actividades en Jinotepe. Cuando era necesario increpaba a las autoridades departamentales de la época, les recordaba que ella estaba ejerciendo sus derechos y a la vez los invitaba a reconocer sus errores. Ella podía proceder de esa manera porque gozaba de solvencia moral: su trayectoria antisomocista era incuestionable y de conocimiento público, pero sobre todo porque se tenía certeza de que ella actuaba por convicción y no atendiendo a intereses foráneos. Amina formó parte del equipo que coordinó –en Jinotepe– las actividades de la Unión Nacional Opositora en 1990. Después de 10 años de gobiernos no sandinistas, procedió a evaluar la "democracia" que se estableció a partir de 1990, y llegó a la conclusión de que la corrupción que se había entronizado no tenía nada en común con sus principios basados en la doctrina social de la iglesia y la opción preferencial por los pobres. Consideró apropiado reunirse con aquellos a quienes adversó en los 80. El diálogo franco sirvió de arranque para encontrar puntos de convergencia. Desde entonces Amina trabaja de manera armónica con las estructuras del partido sandinista. Antes de finalizar debo destacar que Martán Arévalo (ex candidato a Alcalde de Jinotepe por la alianza PLC-PLI) reconoció, de manera muy gallarda, que no fue favorecido con la mayoría de los votos (a pesar de que la diferencia fue muy estrecha). Alianza Unida Nicaragua Triunfa: 8,479 votos (49.16%) Alianza PLC – PLI : 8,085 votos (46.87%) Llegará el momento en que otros se reconcilien con la razón. Llegará la hora en que acepten que personas como Amina y Martán serán miembros de la máxima autoridad de los ayuntamientos: los CONCEJOS MUNICIPALES. Ojalá que más temprano que tarde dejen de sudar CALENTURA DE BANQUERO. Felicité a Amina desde el pasado 11 de Noviembre. ¡Que coincidencia! Un 11 de Noviembre comenzó a formarse su conciencia social y un 11 de Noviembre se confirmó su elección. Ahora felicito a los jinotepinos. Eligieron correctamente.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play