Escúchenos en línea

Negociación con «pistola en la cabeza»

28 Enero 2009
Por José Gabriel Moya [email protected] Hay quienes pretenden achacarle al Frente Sandinista, en el más bondadoso de los criterios, complicidad en el sobreseimiento definitivo con relación a los delitos por los cuales había sido condenado a veinte años de cárcel el Ex presidente Arnoldo Alemán Lacayo, pero a mi juicio, ese es un criterio que no se ajusta a la verdad. Tampoco es creíble de que se trata de una obra maestra del Frente Sandinista para destrabar la Asamblea Nacional, pues falsearíamos la verdad. Ni una ni la otra cosa. Lo alcanzado por el PLC y Arnoldo Alemán y la forma extremista como se hizo, te demuestra que el frente negoció la estabilidad del país con una "pistola en la cabeza". No podemos tampoco ser tan ingenuo en pensar que no hubo conveniencias a favor del Frente, claro que las hay y están a la vista y otras que estarán por verse, pero estas conveniencias se impulsaron una vez que el partido liberal constitucionalista impuso como condición sine qua non la libertad del Dr. Alemán, o en su defecto, le fue ofrecida. En otras palabras, hacer funcionar la Asamblea Nacional paralizada desde el mes de septiembre del 2008 y asegurar los recursos externos, la estabilidad y gobernabilidad del país, pasaba por la condición de garantizar el sobreseimiento definitivo del Dr. Alemán y sus secuaces. Esa fue una condición inapelable en esa circunstancia política. El FSLN no tenía otra alternativa. Es en el marco de ese imperativo que se da la negociación, la cual a mi modo de entender e interpretar la cuestión política, fue una opción inevitable. No cabe duda, visto a largo plazo, de que esta fue una operación de altos riesgos para ambos partidos y la nación misma, pero de mayor riesgo para el Frente Sandinista en virtud de haber sido aparentemente negligente ante las pretensiones de los liberales de sobreseer al Señor Alemán, pero que ya he dicho, no había otra opción; a lo inmediato, en lo referente al partido liberal constitucionalista, y en particular, al Señor ex-presidente, éste no tenía nada que perder ni nada que ganar con relación a la población, pues para los que él es un delincuente lo seguirá siendo, y para lo que no lo era sólo reforzara su tesis de su inocencia. El punto medular de todo esto operación y para la posteridad –que es el motivo del artículo-, es fundamental establecer con meridiana claridad que en esta negociación el Frente Sandinista negoció con una "Pistola en la Cabeza", desde el mes de septiembre el poder Legislativo no aprobaba ninguna ley, muchos menos las leyes que favorecían el ingresos de recursos externos para el país. Los Señores diputados de la Derecha en Nicaragua –incluyendo al MRS-, se constituyeron en verdugo del pueblo. El resultado fue un estado imperioso en el cual la estabilidad del país no tiene precio o es tan alto que está por encima de la libertad del Dr. Alemán, lo que a mi juicio – repito una vez más-, fue un hecho inevitable. Después de una larga lucha de los Constitucionalista por lograr la libertad del Dr. Alemán finalmente lo lograron. No cabe duda que la libertad del Dr. Alemán, es más que un trago amargo, es una vergüenza nacional, que cae en las cabezas de los todos los diputados y magistrados liberales, pero que nos salpica a todos los nicaragüense. La Dictadura de la derecha se impuso y logró la libertad del Dr. Alemán. No obstante, tenemos la esperanza de que dejen gobernar al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y que contribuyan al desarrollo del país, en un momento en que urge la Unidad Nacional para enfrentar los embates de la crisis mundial y dedicarnos con mayor tranquilidad a la producción nacional. Ojalá y se cumpla el adagio que dice: "Que no hay mal que por bien no venga", en todo caso para la nación.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play