Escúchenos en línea

¿Crítica o destrucción?

21 Enero 2008
¿Crítica o destrucción? Algunos "economistas independientes" que se presentan en programas como el de hoy viernes 18 de enero, en una emisora local de mucha audiencia, desafortunadamente parece que no escuchan, no leen, no se informan, de absolutamente ninguno de los proyectos que el gobierno sandinista está poniendo en práctica. Una "economista" que se atreve a decir que no hay ningún programa para el futuro en el sector de energía, sólo seguir recibiendo "plantitas" que envía Venezuela, que continúan manteniéndonos en dependencia del petróleo, -ahora suministrado por Venezuela- y que el gobierno no hace nada para evitar esa dependencia del petróleo en la generación eléctrica, sólo demuestra su ignorancia y su odio irracional contra el gobierno actual. ¿Nunca habrá escuchado los amplios informes de Emilio Rapacciolli, sobre lo que se ha hecho y lo que se tiene programado hacer en el futuro inmediato? Hay planes ya en estudio, para producir energía hidroeléctrica, energía eólica, energía geotérmica, sobre todo. Eso no se hace en un año. Ni una palabra, por supuesto, de las condiciones de desastre, en que el gobierno sandinista recibió el sector energético, privatizado mediante ventas que más bien fueron regalos, por los precios a que fueron vendidas las generadoras. Sin una sola inversión durante 16 años. Tampoco, se da cuenta, que el gobierno sandinista se empeñó -y logró- terminar con los apagones, de hasta 12 horas seguidas que sufrimos, desde finales del gobierno Bolaños. Respecto al problema del precio altísimo de los alimentos básicos, -que es cierto- parece que la señora economista no sabe que, en principio, es un problema mundial, por los precios del petróleo, -precio líder en la fluctuación de mercados- que se han disparado, de tal forma que actúan sobre el precio de los productos al consumidor. Hace una crítica al gobierno por no tener una política de reserva de alimentos, para momentos de crisis productiva. El gobierno actual, está reactivando ENABAS, precisamente para que cumpla ese papel de evitar la subida espectacular de los precios, como ocurrió con los frijoles hace unas semanas. Por supuesto calla -o quizás no se ha enterado- que esa escalada de precios se debió a una maniobra de especuladores, que retiraron el producto de los mercados, produciendo un falso desabastecimiento, para lograr un alza en los precios y enriquecerse más, aprovechando la coyuntura de la tragedia del huracán Félix y las inundaciones producidas por 50 días consecutivos de lluvias, que afectaron las cosechas. Tampoco está informada la señora economista, de los planes de protección al campesinado, con entrega de tractores, de urea barata, de apoyo técnico, para mejorar sus condiciones de vida y sus niveles de producción, lo que permitirá tener soberanía alimentaria. Y dadas las excelentes posibilidades de producción de la tierra en Nicaragua, poder exportar a otros países, nuestros productos agrícolas excedentes. La crítica enceguecida, le hace decir a la señora economista, que el gobierno está condenando al pueblo a pasar hambre, porque ya se está hablando de exportar frijoles a Venezuela, lo que hará que aquí pasemos hambre, para que en Venezuela puedan comer, porque Venezuela no tiene suficiente producción de alimentos. (De este último dato nos informó ampliamente el presidente Chávez en su última visita al país). Los comentarios sobre el Plan Hambre Cero, destructivos, no parecen hechos por una persona pensante, son comentarios hechos con el hígado, por alguien que lo único que pretende es criticar, con crítica destructiva e irracional, al gobierno en sus intentos de mejorar las condiciones de un pueblo, mantenido en la miseria durante los anteriores 17 años de gobiernos neoliberales. Y con un absoluto irrespeto, por supuesto, en sus comentarios, hacia las mujeres que reciben los beneficios del Plan. Es lamentable que se pierda la objetividad de esa forma. Hablando del "insignificante aumento del salario mínimo, de un 15%", critica al gobierno, pero no dice una palabra de la negativa del COSEP, los grandes empresarios, que se mantuvieron por semanas en un 9% máximo de aumento. Al final subieron a un 12%, y se ausentaron de la mesa de negociaciones, cuando vieron que el gobierno y los sindicatos llegaban a acuerdos de un 15% de aumento, firmado por medianos, pequeños y micro-empresarios, sindicatos y gobierno. Tampoco es cierto, como dijo, que sólo estuvieran presentes sindicatos sandinistas, pues según expresaron cuando dieron el informe final de la firma, estaban representados todos los sindicatos. No estoy de acuerdo con todo lo que el gobierno sandinista está haciendo. Creo que comete errores, algunos de mayor envergadura que otros. Pero lo que no se puede negar, es su preocupación real por mejorar de alguna forma, las condiciones de vida de los excluidos de siempre. Eso parece incomodar a los que creen que "ellos lo hubieran hecho mejor". Afortunadamente, los "hubiera" no existen en la práctica. "Repetir una mentira mil veces, la convierte en verdad", según la teoría nazi de Goebels, lugarteniente de Hitler. Desafortunada escuela, ciertamente.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play