Escúchenos en línea

Consejo Mundial de la Paz respalda a Nicaragua

27 Septiembre 2018
Consejo Mundial de la Paz respalda a Nicaragua

Por Socorro Gómez (*)

Reforzando la solidaridad al pueblo y al gobierno legítimamente elegido de Nicaragua en la defensa de la soberanía nacional y de la democracia, las fuerzas de paz en América Latina y en el mundo acompañan con preocupación el desarrollo de la crisis en el país centroamericano. ¡Debe quedar claro que la injerencia extranjera en Nicaragua ha agravado la situación y debe ser repudiada!

El Consejo Mundial de la Paz y otras fuerzas populares han denunciado la ola de golpes o intentos golpistas en toda América Latina y el Caribe promovidos en colusión entre las oligarquías nacionales y regionales y sus patrones, Estados Unidos. El caso de Nicaragua, en el que el pueblo y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tienen un legado histórico de valiente resistencia contra las agresiones de EEUU, es uno de ellos.

Por eso, manifestamos nuestro apoyo al pueblo nicaragüense y al gobierno del Frente Sandinista, liderado por un presidente legítimamente elegido, Daniel Ortega, en la resistencia a los intentos de golpe y en la demanda por diálogo para superar, soberanamente, la crisis instaurada en el país.

Es táctica conocida la instrumentalización de justas demandas de los pueblos por derechos y por la profundización de la democracia, o en tiempos de crisis económica nacidas en el contexto de crisis global o artificialmente fomentadas, para causar la desestabilización. Una guerra mediática ha estimulado el ambiente de virulencia y antagonismo en el país, contra el gobierno sandinista.

Se crean violentos grupos paramilitares o movimientos de histórico obscuro y, cuando se desvelan, de comprobada vinculación con agencias, diputados e institutos estadounidenses conocidos por estimular fuerzas desestabilizadoras para causar los "cambios de régimen", como componentes de los golpes de estado o de las crisis que provocan giros conservadores y neoliberales en diversos países.

Además, el Frente Sandinista ha sido el blanco de actos de terror articulados por sectores de la oligarquía local, patrocinada por Estados Unidos. En la diseminación del odio, las fuerzas reaccionarias y sus grupos paramilitares actúan con brutalidad y ya asesinaron a más de cien personas, la mayoría de ellas identificadas con el Frente. ¡Tales actos horrendos deben ser repudiados en los más firmes términos!

Como hemos denunciado recientemente, el objetivo de esta ignominia es provocar el derrumbe del gobierno Ortega para posibilitar la instalación de un gobierno marioneta del imperialismo estadounidense, contando con la demonización del sandinismo, movimiento patriótico de papel vivo en la resistencia antiimperialista, para fomentar el antagonismo y la violencia en el país.

Exigimos, por eso, el fin de la injerencia extranjera en la crisis de Nicaragua, para que un diálogo nacional democrático y soberano pueda avanzar. Ya hemos visto los efectos que una crisis prolongada y artificialmente sostenida por la intromisión imperialista y el antagonismo servil y virulento de las fuerzas reaccionarias y de las oligarquías puede tener en demasiadas situaciones, aunque tales efectos y sus víctimas sean calculados como meros daños colaterales en la cuenta general para la promoción de los intereses de las potencias.

¡Por la soberanía popular y nacional de Nicaragua y el fin de la injerencia imperialista!

¡En solidaridad con el pueblo nicaragüense y su gobierno legítimamente elegido!

(*) Socorro Gomes

Presidenta del Consejo Mundial de la Paz

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play