Escúchenos en línea

Postalita a esos que rezuman odio

04 Octubre 2018
Postalita a esos que rezuman odio

Por Margine Gutiérrez (*)

Los que sin haber nacido aquí, sin haber crecido con todas las dificultades, pobreza, guerras, conflictos, agresiones, invasiones y traiciones de los vende patrias en que hemos vivido secularmente  los nicaragüenses, esos que más de 500 años después vinieron con el cuentecito de que eran revolucionarios, internacionalistas - cuentecito que como siempre nos tragamos y los acogimos- hoy demuestran que Nicaragua sólo les ha servido para enriquecerse, para hacerse más panzones de tanto hartazgo.

"Lástima que es el 5 (se escribe 5°) país de Latinoamérica con las carreteras de mejor calidad y es el segundo país más pobre de América..." escriben en fb. Al igual que los politiqueros cipayos, nos echan en cara, hasta con alegría, el empobrecimiento heredado por todos los gobiernos de derecha que históricamente han expoliado y entregado nuestras riquezas al extranjero.

Rezuman odio hacia el pueblo y hacia Nicaragua y exponen su ignorancia y su falta de estudios, puesto que para superar esta condición de pobreza se requiere desarrollar las fuerzas productivas de nuestro país que es lo que poquito a poco viene haciendo el gobierno.

Es inútil preguntarle a quien evidentemente es un ignorante, si se acuerda de aquella consigna de Lenin en los primeros años de los soviets "electrificación, electrificación, electrificación y más electrificación" cuyo propósito era precisamente crear las condiciones para el desarrollo de las fuerzas productivas. Sin carreteras es imposible hacerlo. Las carreteras sirven para sacar la producción, para introducir insumos y tecnología, para hacer transferencias de conocimientos, para dinamizar el comercio y el intercambio.

Y por si lo anterior fuera poco para mejorar la salud y educación de los pueblos, para reducir la muerte materna por falta de acceso a la atención en salud, para incrementar la seguridad ciudadana pero ¡vaya! no se entiende que la gigantesca y acertada inversión en las carreteras, como nunca antes se hizo, es para avanzar, avanzar en la erradicación de la pobreza.

Construcción de carreteras y electrificación también. Más del 90% de nuestras comunidades ¡por primera vez! tienen luz.

Capacitación técnica y acceso a la universidad en línea -entre otras acciones- para la formación del principal elemento de las fuerzas productivas, que es el ser humano.

Desarrollo del emprendedurismo.

Acceso al crédito -especialmente a mujeres- para quienes nunca fueron vistos por los ricos como sujetos de crédito.

Construcción de viviendas.

Legalización de propiedades.

Y como complemento de esta transformación de la estructura económica de nuestro país, acciones que los burgueses, neoburgueses y desclasados llaman populistas y paternalistas:

Cultura popular, recreación y diversión.

Casas Maternas.

Ornato y embellecimiento de la capital.

Becas, bono productivo, ferias, crédito, merienda escolar y un largo etcétera.

Todo ello se hace posible a través de las magníficas carreteras que tenemos. Si tanto les cuesta comprender la importancia de las carreteras sería bueno que pregunten en San Carlos, Morrito, El Almendro o San Miguelito como hacían -antes del 2007- las mujeres víctimas de cáncer de Río San Juan para viajar a Managua a hacerse las quimioterapias.

Lástima para ustedes que quieren que Nicaragua se mantenga sumida en la pobreza para seguir viviendo de la cooperación y de la conspiración. Para nuestro pueblo y para quienes somos personas de buena fe, los pequeños pasos que da Nicaragua hacia su desarrollo sostenible nos llenan de alegría y esperanza. El futuro es nuestro y la PAZ también. ¡Viva Nicaragua!

(*) Periodista. Militante del FSLN. Residente en Matagalpa.

 

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play