Escúchenos en línea

Nuestra iglesia es cómplice de crímenes contra el pueblo

24 Octubre 2018
Nuestra iglesia es cómplice de crímenes contra el pueblo

Por Wilfredo Jarquín Lang (*)

Yo sí soy católico, aún sin ser iglesiero, ni santo, y de muchos tampoco soy de su devoción, pero creo fielmente en la Iglesia que "es una, santa, católica y apostólica, creo en el bautizo, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados", pero la historia nos ha enseñado que la Iglesia está compuesta por hombres y mujeres, que por naturaleza tienen en su ser, "seres humanos", con sus virtudes, defectos y pecados, unos más buenos que otros, pero al final hombres.

Igual que en las cruzadas se mató a miles en nombre de la conversión, algunos apoyaron el holocausto como parte de la purificación de las almas, el perdón pedido al mundo por el hoy San Juan Pablo II y ratificado por el Papa Francisco cuando dice "y quiero decirles, quiero ser muy claro, como lo fue san Juan Pablo II: pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios"; por los crímenes y ofensas en casos de pederastia. Hoy se comenten injusticias en contra del pueblo de Nicaragua en nombre de salvaguardar los intereses económicos de un grupo reducido en mi país.

Entonces creo en Dios, creo en la Virgen, creo en la Iglesia, en la comunión de los santos y el perdón de los pecados. Pero también creo que los curas, monjas y obispos son hombres que representan a Dios y a la iglesia, que luchan por su pecado y el deseo de santidad, tan pecadores como yo o como cualquier otro, capaces de errar, de maldecir y de bendecir. Tres obispos, Silvio Báez, Abelardo Mata y Rolando Álvarez, junto a unos cuantos curas de Nicaragua se han equivocado y lo han reconocido, pues en sus mismos perfiles lo confiesan y lo ven como abuso que hayan grabado a Báez. Implantar terror, utilizar la delincuencia, justificar los asesinatos, torturas, destrucción, usar los templos y colegios como cuarteles y centros de muerte: mis hermanos, si eso no es terrorismo... ¿qué nombre le pondremos, mata tiru tiru lá.

El Papa Francisco: "Recogiendo lo que ellos me han dicho, quisiera poner delante de la misericordia del Señor estos crímenes, y pedir perdón por ellos. Pedimos perdón por los abusos en Irlanda, abusos de poder y de conciencia, abusos sexuales por parte de miembros cualificados de la Iglesia". "De manera especial –continuó– pedimos perdón por todos los abusos cometidos en diversos tipos de instituciones dirigidos por religiosos y religiosas y otros miembros de la Iglesia, y pedimos perdón por los casos de explotación laboral a los que fueron sometidos tantos menores". Además, "pedimos perdón por las veces en que, como Iglesia, no hemos brindado ayuda a los sobrevivientes de cualquier tipo de abuso, con compasión, búsqueda de justicia y acciones concretas. Pedimos perdón". "Pedimos perdón por algunos miembros de la jerarquía que no se hicieron cargo de estas situaciones dolorosas y guardaron silencio". "Pedimos perdón por los chicos que fueron alejados de sus madres, y por todas aquellas veces en las cuales se les decía a muchas madres solteras, que tratar de buscar a sus hijos de los que habían sido alejados, o a los hijos que habían sido alejados de sus madres, decirles que era pecado mortal. ¡Esto no es pecado mortal, es cuarto mandamiento!". El Papa concluyó: "El Señor mantenga y acreciente este estado de vergüenza y de compulsión, y nos dé la fuerza para trabajar para que nunca más sucedan y para que se haga justicia. Amén".

Esto no nos lo inventamos, es una realidad nuestra iglesia (o parte de ésta) está siendo partícipe y cómplice de crímenes y contra el pueblo de Nicaragua, están manipulando la fe, la devoción y la humildad de nuestra gente, igual que ayer a nuestros pueblos originarios en tiempo de la conquista, a nuestros niños y niñas inocentes y sus familiares están siendo ultrajados en nombre de la fe.

Insisto: Soy y seguiré siendo católico hasta que Dios y con el acompañamiento de Nuestra Madre Santísima así lo quiera, y seguiré proclamando mi fe, pues estoy seguro que la iglesia somos todos, me duele lo que está pasando pues y al igual que hay curas, monjas y obispos malos, también hay y conozco hombres y mujeres de bien entregados a la causa de Jesús en ésta tierra y trabajan por la glorificación de Dios y la salvación de los hombre en la Iglesia. Por eso hago el llamado a los católicos que como yo, nos sentimos acorralados por las acciones de nuestros dirigentes de la Iglesia, por eso nos invitamos a que nos mantengamos firmes en la fe a pesar de las pruebas. "Considérenlo todo gozo, mis hermanos, cuando se encuentren en diversas pruebas". (Santiago 1:2.) y como nos manda San Pedro: "Permanezcamos alertas, pues el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar, resistamos firmes en Nuestra Fe"

Que el Señor tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén.

(*) Residente en Bluefields.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play