Escúchenos en línea

Una norteamericana relata la historia del golpe fallido

05 Noviembre 2018
Una norteamericana relata la historia del golpe fallido

Por Barbara Moore (*)

Bismark Martínez estuvo desaparecido por más de sesenta días antes de que apareciera un video que mostraba a un puñado de hombres de pie alrededor de Bismark sentado en el suelo apenas moviéndose. Martínez era un trabajador del gobierno municipal de Managua y su nieto a menudo está en el podio de convocatorias a favor del gobierno junto con los familiares de otras víctimas que reclaman justicia en Nicaragua. Los videos que documentan su espantosa tortura se obtuvieron al acceder a los teléfonos de sospechosos detenidos en el área de Jinotepe. Los tranques en Jinotepe fueron sitios de brutal violencia de la oposición. Este joven habla sobre el asesinato de su padre y de su hermano menor.

A medida que el polvo comienza a asentarse, muchos de los delincuentes están siendo acusados ​​y más evidencias salen a la luz. Una pareja que había asumido un papel decisivo en las actividades delictivas que tuvieron lugar en el barrio Monimbó de Masaya presuntamente recibió financiamiento de Miami. Mientras los medios de comunicación internacionales continúan respaldando la narrativa del cambio de régimen, el gobierno está haciendo algo de justicia, y se está llevando a cabo de manera ordenada con la conciencia de que, a los ojos del mundo, es el gobierno de Nicaragua el que sigue en juicio.

Mientras tanto, hay evidencia que ni siquiera puede ser revelada porque podría poner a otros en peligro. Han compartido conmigo testimonios específicos del uso de francotiradores por la oposición y, según la misma fuente, incluso el gobierno ha ocultado cierta información por el bien de las relaciones con los países vecinos. El hecho de que miembros de pandillas transnacionales participaron en el intento de desestabilizar el país se confirmó en junio, pero aún se desconoce hasta qué punto fue así.

Más recientemente, se libró una batalla campal en las redes sociales que se originó con un artículo escrito por Max Blumenthal y un contrataque que apareció en Buzz Feed con respecto a un autoproclamado periodista independiente llamado Carl David Goette-Luciak. La ópera mediática se desarrolló con acusaciones contra Blumenthal de "doxing" e incluso de poner en peligro la vida de Goette-Luciak. El Comité Internacional para la Protección de los Periodistas se unió a la refriega, pero nadie se molestó en preguntar por qué Carl David estaba posando con un hombre armado enmascarado y, que yo sepa, nadie intentó defender los artículos escritos por Goette-Luciak a través de los cuales legitimó una oposición que fue brutal y criminal.

Como periodista, Carl David Goette-Luciak podría haber escrito sobre los partidarios de la oposición que se alejaron de la protesta de la "Marcha de las Flores" y que mataron a una persona toma-tierra y tomaron a otro rehén. No puedo hablar de quiénes estaban presentes cuando mataron al toma-tierra, pero mientras caminaban con su rehén, Carl David Goette-Luciak estaba con ellos. Él estaba presente cuando empezaron a golpearlo. Goette-Luciak nunca mencionó el incidente.

Los nexos con el MRS

Milagrosamente, Blumenthal pudo responder con una entrevista a un buen amigo de Goette-Luciak llamado Wyatt Reed. El amigo detalló cómo había viajado a Nicaragua con Goette-Luciak, las personas que conocieron y los estrechos vínculos que Goette-Luciak había establecido con miembros de la oposición especialmente el MRS. Discutió las ambiciones de carrera de Goette-Luciak y el papel que su amigo había jugado en el reciente intento de golpe. Wyatt fue honesto al revelar sus propias dudas sobre la operación de cambio de régimen en términos de lo que significaría para la gente de Nicaragua.

Revindicado, Blumenthal emergió como Hans Solo dejando a sus detractores en el polvo, sin otra opción que enfrentarse a la sólida evidencia de la intriga y los objetivos de cambio de régimen. Los choques relacionados con el imperio rara vez se resuelven de manera tan decisiva. Si una consecuencia de la controversia era inevitable, debería haber ocasionado preguntas sobre los estándares periodísticos y la integridad. En lugar de lo anterior, The Guardian no perdió el tiempo en publicar otra pieza de propaganda, esta vez por Hannah Summers, quien se materializó como el gemelo espiritual de Carl David Goette-Luciak, haciendo afirmaciones extravagantes sobre el gobierno de Ortega / Murillo sin ofrecer un fragmento de evidencia.

A medida que Nicaragua se esfuerza por recuperarse y la situación de seguridad aquí mejora día a día, el drama tiene un segundo frente en Gran Bretaña y esa división valdrá la pena de ver. Jeremy Corbyn, un partidario de los derechos de los palestinos desde hace mucho tiempo, ha estado sujeto a su propia cuota de calumnia, ya que el Partido Laborista del que ahora es el líder se ocupa de un aluvión de reclamos de antisemitismo. Se sabe que The Guardian ve a Corbyn con cierta desaprobación, mientras que The Canary, que no solo republico el artículo de Blumenthal sino que estuvo a su lado incluso antes de la entrevista a Wyatt Reed, ve a Corbyn con aprobación.

Mientras tanto, en la medida en que el engaño de The Guardian sigue, The Daily Beast, propiedad del conglomerado IAC Company, publicó un artículo de Charles Davis, la voz más recién en unirse al coro de los que odian a Ortega. Davis escribió sobre el caso de Dania Valeska Alemán Sandoval, quien en Nicaragua se ve menos como el valiente soldado que describe Davis, que como una actriz que cambió de bando y desapareció más de una vez solo para reaparecer y reanudar una presencia pública, aparentemente con el mejor ánimo, callejeando con sus compatriotas azules y blancos.

Ese fue el caso después de la primera vez que afirmó haber sido secuestrada, una experiencia de la que no habló en el momento y de la que nadie había oído hablar hasta que Marco Noel Novoa apareció repentinamente en una exposición del Washington Post, afirmando que él y otros habían sido torturados. Dania Valeska fue supuestamente detenida al mismo tiempo que Novoa. No sin coincidencia, hubo muchos videos circulando en el momento que documentaron el uso de la tortura por parte de la oposición, casos con pruebas sólidas y, en este caso, hasta una entrevista de seguimiento con el joven torturado.

Los medios de comunicación no mostraron ningún interés en el abuso de algún joven pobre, que incidentalmente tuvo lugar en presencia de un sacerdote católico y un pastor evangélico. He aquí que la oposición produce a Marco Novoa quien aparece de repente con sus afirmaciones de tortura a manos de las fuerzas de seguridad nicaragüenses. Hablando desde la comodidad de Miami, su caso recibió una publicidad de primera clase y todo sin ofrecer ninguna evidencia, ni un moretón, un corte, ni una imagen de un moretón o corte.

Valeska, la "actriz" de la UNAN

Valeska Sandoval se mantenía en el centro del escenario a través de su participación en la masacre de 24 horas de asedio en la UNAN. En el transcurso de ese evento, en un video, llamó a su madre para pedirle perdón, como si estuviera a punto de ser matada. Estos tipos de acrobacias son típicos en términos de comportamiento de la oposición y algunos sintieron que el incidente fue programado para ocultar una masacre que acaba de pasar en Morrito, una área remota del país que dejó cinco muertos (4 policías y 1 maestro) y sin duda alguna la oposición fue la responsable.

Después del engaño de asedio de rehenes, los estudiantes celebraron quemando un centro de desarrollo infantil que formaba parte de la universidad pública conocida como UNAN. Al día siguiente, cuando la policía limpiaba un tranque cercano, dos jóvenes varones fueron matados en la cercanía; no eran estudiantes. En algún momento después de estos eventos, Dania Valeska fue puesta bajo custodia policial, lo que resultó en una confesión grabada en video. Charles Davis cuestiona la información que detalló en la confesión que involucró los eventos que tuvieron lugar dentro y fuera del campus de la UNAN. Davis también da crédito a su afirmación más reciente de que su tortura había llevado a la confesión.

Pero Charles Davis no reconoce que gran parte de lo que Valeska describió en la confesión del video coincide con otros relatos de las actividades delictivas que tuvieron lugar en la UNAN. Omite pruebas tales como el enorme alijo de armas que se recuperaron del sitio, incluidas armas de fuego y cócteles Molotov, así como autos robados y motocicletas robadas, pruebas que corroboran los detalles proporcionados en la confesión de Dania Valeska, principalmente que de noche los criminales que había convertido la universidad en su base de operaciones cometieron delitos en las comunidades vecinas. Davis también se niega a mencionar o posiblemente no sabía que, igual como la UPOLI, la UNAN fue destrozada por aquellos que habían tomado control del sitio; El laboratorio de computación, las instalaciones de enseñanza médica, las aulas y las oficinas fueron destruidas y el centro de desarrollo infantil fue incinerado.

La afirmación de Davis de que la confesión de Dania Valeska fue exagerada es en sí misma un engaño. Su confesión se entrega de manera natural, y Valeska no muestra signos de trauma, y ​​mucho menos cualquier signo de abuso físico. A la inversa, el video de "perdóname" está mal actuado y tan exagerada en términos de histeria que en el país todo el incidente es visto por muchos como una broma completa. En algunas versiones del video ella se ríe justo antes de que comience la falsa desesperación. Si Charles Davis tuvo alguna idea de cómo se han desarrollado las cosas aquí, podría haber adivinado que es mucho más probable que los miembros de la oposición presionaron a Dania Valeska para decir que había sido torturada. Tan pronto como se publicó el video (en la cárcel), la oposición la calificó de traidora. En cualquier caso, si no hubiera sido aceptada de nuevo en el campo de la oposición, creo que habría estado muy sola.

La oposición terrorista

La oposición incuestionablemente llevó a cabo tantos actos aleatorios de terror y destrucción como actos dirigidos a individuos vinculados al partido FSLN, a los trabajadores del gobierno y a aquellos considerados simpatizantes sandinistas. Cualquier oposición legítima a favor de la democracia se habría distanciado completamente de tales actos de terror, pero en su lugar miembros de la Alianza Cívica, miembros del clero y el equipo de alto rango de la familia Chamorro (la familia dinástica de derecha que controla numerosos medios de comunicación y ONG, entre ellos: Confidencial , La Prensa, la Fundación Violeta Chamorro, CINCO, (un colectivo de medios de comunicación con intereses radiales que ha recibido fondos de los Estados Unidos), y la Fundación de Nicaragua para el Desarrollo Económico o FUNIDES), todas estas instituciones y las personas afiliadas a ellas apoyaron, alentaron y por algunos testimonios se sabe que financiaron los tranques.

Enrique Hendrix fue el autor del primer análisis independiente y exhaustivo del número de muertos que mostró que la oposición es responsable de al menos la mitad de las muertes ocurridas entre fines de abril y fines de julio. Su esfuerzo más reciente profundiza en los detalles que hasta ahora no se han reportado. Sondeando la línea de tiempo de los acontecimientos después de la erupción inicial de violencia y concluyendo con el inicio de la primera ronda de conversaciones mediada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua o CEN, Hendrix hace algunas preguntas y llega a algunas conclusiones interesantes. Una gráfica muestra los picos y bajas de la violencia que tuvo lugar durante ese período y revela que no se produjeron muertes en los lugares de las tres protestas de la oposición celebradas entre el 24 de abril y el 10 de mayo. Durante ese tiempo hubo violencia y una muerte en las inmediaciones de la Universidad Politécnica conocida por su acrónimo UPOLI.

Según Hendrix, la pausa en la violencia fue un período en el que la oposición consolidó sus números en sitios específicos, como las universidades públicas, y tomó decisiones sobre cuales jóvenes se presentarían a los medios como miembros del movimiento estudiantil del 19 de abril. Además, inculpa el grupo conocido como los trabajadores agrícolas rurales, que representan un porcentaje minúsculo de la población rural y dentro de Nicaragua, conocido como el grupo anti-canal. Dirigido por Francisca Ramírez, el grupo tiene una reputación de usar tácticas coercitivas para inducir a los campesinos a unirse a sus protestas. Hendrix afirma que el grupo fue elemental en la organización e instalación de tranques en la parte norte del país. Los tranques dejarían a la pequeña nación rural paralizada y se convertiría en el lugar de mucha violencia.

Poco antes de leer el último análisis de Hendrix, encontré un artículo en El Nuevo Darío que detallaba el caso de un adolescente llamado Ángel Sánchez que fue asesinado el 17 de mayo. Aparentemente, un autobús fue secuestrado por un grupo de delincuentes y el joven fue asesinado cuando fue atropellado. Por casualidad el autobús termino cerca de UPOLI. Luego seguí una serie de enlaces a través de un laberinto de artículos que se centraron en los eventos que ocurrieron en las cercanías de la universidad entre el 10 y el 12 de mayo. Lo que se volvió interesante fue el número de contradicciones entre los artículos e incluso dentro de un solo artículo. Este describió cuatro víctimas y entrevistó a un amigo cercano de una de las víctimas, así como a varios jóvenes que fueron identificados como miembros del movimiento estudiantil del 19 de abril. Los estudiantes describieron a los perpetradores de la violencia que iban vestidos con ropa de civil, enmascarados y montados en camiones y algunos en motocicletas. Todos los testigos afirmaron que los culpables enmascarados eran simpatizantes Sandinistas o Juventud Sandinista (JS). Según el artículo, las víctimas incluyeron a Carlos Alberto Miranda, de 19 años, Kevin Joel Valle, de 21 años y Jimmy Parajón Gutiérrez, de 28 años. Se decía que Kevin Valle y Jimmy Parajón eran estudiantes universitarios y hubo otra fatalidad: un hombre de 53 años llamado Alejandro Estrada Vega. Todos los artículos colocaron la violencia en la UPOLI.

En algunos de los artículos, se dijo que Jimmy Parajón Gutiérrez tenía 28 años, incluido el artículo donde se entrevistó a un amigo cercano de la infancia. En otros artículos se dijo que tenía 35. No se dijo nada sobre la muerte de Carlos Alberto Miranda y se proporcionaron muy pocos detalles sobre la muerte de Alejandro Estrada Vega. Un testigo anónimo pudo describir en detalle las armas que los sandinistas tenían en su poder. Eso parecía extraño, ya que es dudoso que un peatón haya podido registrar ese nivel de detalle de un camión que pasa, especialmente porque es más probable que se cubra, dadas las circunstancias. Además, si los tiradores habían aparecido por primera vez alrededor de las siete p.m. como sostuvo uno de los entrevistados, habría sido completamente oscuro afuera.

Curiosamente, en el mismo artículo, Rodrigo Espinoza, uno de los estudiantes que fue identificado como miembro del Movimiento 19 de abril, declaró que había llamado a sus amigos en Monimbó (uno de los barrios de la ciudad de Masaya que fue tomada por la oposición), porque la UPOLI estaba bajo ataque y necesitaban apoyo. Pero aún más interesante es que las armas descritas por uno de los testigos coinciden casi de manera idéntica con algunas que luego se recuperaron en Monimbó. Recibí este mensaje de Masaya el 12 de junio: "Los anti-motines llegaron a la estación de policía, ahora aliviada después de más de 2 semanas de ataques diarios / nocturnos con morteros y armas por la oposición. Quitaron muchos tranques en el camino, arrestaron a muchas personas y encontraron 5 AK47, tres M16 y seis escopetas".

La complicidad de los medios locales

Los artículos se basaron casi exclusivamente en el testimonio de jóvenes que hablaron en nombre del movimiento 19 de abril, la mayoría de los cuales permanecieron en el anonimato. Esto apoya la opinión de Enrique Hendrix de que los "estudiantes" que se presentarían a los medios de comunicación habían sido seleccionados y preparados. Toda la serie de artículos publicados por El Nuevo Darío, cinco en total, fueron utilizados para promover la idea de que los individuos que actuaban en nombre o en defensa del estado habían vuelto a atacar a los estudiantes. Los titulares dicen lo siguiente: "Las perturbaciones dejan cuatro muertos en Upoli" ; y "Nos Rafagearon", dice amigo de Kevin Valle muerto en protesta en UPOLI" ; y "Muere Joven Baleada durante Ataques de esta Madrugada en la UPOLI" ; y "De Monimbó a la UPOLI: Motorizados Respaldan a Protestantes en Managua" ; y, finalmente, "Protestantes Denuncian que ataque en Upoli deja cuatro lesionadas".

Creo que el público se habría quedado con una impresión muy diferente si los artículos hubieran tomado las muertes en orden cronológico y si se hubieran informado con precisión. También cabe mencionar que el 7 de mayo, días antes de que ocurrieran estos eventos, El Nuevo Darío informó que la carretera principal que pasa por UPOLI ya estaba bloqueada por tranques que los propios estudiantes habían erigido. En ese artículo, el periodista también habla con un representante de la policía que dijo claramente que la policía no estaba operando cerca de UPOLI.

Una explicación completa y veraz de los eventos que tuvieron lugar en Managua entre el 10 y el 12 de mayo sería algo así: el 8 de mayo, Alejandro Estrada Vega regresaba del trabajo en un autobús local cuando el autobús fue interceptado por una pandilla de jóvenes enmascarados. Los pasajeros fueron obligados a bajar del autobús, el autobús lo quemaron y se disparó a los individuos con morteros artesanales que mataron a Estrada Vega. Dos días después, jóvenes enmascarados atacaron e incendiaron la Alcaldía matando a Carlos Alberto Miranda, miembro de la Juventud Sandinista que fue baleada. Más tarde esa noche, Kevin Valle fue baleada mientras estaba parado en una esquina con un grupo de amigos. Los tiradores fueron descritos como pistoleros enmascarados que pasaban en un camión. En algún momento después de la medianoche, un francotirador le disparó a Jimmy Parajón Gutiérrez, quien tenía 35 años y era dueño de su propio taller mecánico, frente a un hospital.

Resulta que cada uno de los titulares sobre los eventos demuestra ser una afirmación falsa. Si bien la violencia tuvo lugar en los alrededores de UPOLI, la propia universidad no fue atacada. Además, ni Kevin Valle ni Jimmy Parajón Gutiérrez eran estudiantes universitarios. Kevin Valle tenía 18 años, no 21 como decía El Nuevo Darío. La familia de Kevin Valle dijo que no estaba con los manifestantes, pero que había estado con amigos en una esquina cuando los tiradores pasaron, dispararon sus armas y lo mataron. Pero la omisión más espectacular por parte de El Nuevo Darío es lo de la quema de la Alcaldía en Managua el 10 de mayo, ni siquiera fue mencionada. Eso, por supuesto, deja abierta la posibilidad de que el lector asuma que Carlos Alberto Miranda también fue un estudiante cuya muerte fue responsabilidad del gobierno.

Acusaciones falsas

La Prensa logró presentar a un testigo que culpó a la Juventud Sandinista por la quema de la Alcaldía. Si hubiera alguna evidencia para apoyar a esta idea, creo que habría sido la historia principal en los diarios y habría servido de introducción para todos los artículos posteriores. Pero El Nuevo Darío no siguió ese camino porque, dada la muerte de Carlos Alberto Miranda en el contexto del incendio de la Alcaldía, la idea de que la Juventud Sandinista matara a uno de los suyos o quemara una oficina de su propio partido, es demasiado inverosímil. Lo más probable es que El Nuevo Darío buscaba mantener algo de credibilidad al realizar una serie de omisiones, contradicciones y distorsiones a través de las cuales pudo avanzar el objetivo crítico de implicar al estado o a los actores estatales en un "ataque a estudiantes" que desde el 18 de abril había sido el tema principal que impulsa la narrativa, aunque sea totalmente artificial.

Sin embargo, esas narraciones falsas alimentan otras narraciones falsas y, en última instancia, hacen mella. Chuck Kaufman, de La Alianza por la Justicia Global: "En los más de 31 años que he estado haciendo el trabajo de solidaridad con Nicaragua, los medios corporativos siempre han mentido y los reporteros que ellos asignan pueden haber tenido uno o dos artículos con múltiples fuentes al comienzo de sus carreras, pero rápidamente entienden quién paga su salario. Es difícil para mí enojarme repetidamente por las mentiras en The Guardian y The New York Times. Es difícil para mí pensar que Carl David Goette-Luciak y los de su clase importan tanto como seres humanos o como reporteros. "Sobre todo me cansa, pensar en tratar de abordar cada mentira, sabiendo que nada de lo que haga detendrá las mentiras".

Una forma de ver la división actual en Nicaragua es como una lucha entre lo que el filósofo marxista Terry Eagleton, en su libro, Las ilusiones del posmodernismo identificaron como el nuevo tripartito del capitalismo tardío; 'carrerismo (de carrera), consumismo, posmodernismo' y lo que Nils McCune, quien es un técnico agrícola en Vía Campesina con doctorado, denomina 'memoria histórica'. La mayoría de las personas ya están comprometidos con un lado o el otro e incluso cuando los que entendemos la crisis como un intento de golpe puede proporcionar evidencia para apoyar nuestra opinión, no siempre es suficiente. Entre la propaganda presentada oficialmente por los periódicos y los grupos de derechos humanos, lo que viaja a través de las redes sociales puede haber sido incluso más insidioso.

El uso de las redes para difundir mentiras

Las nuevas tecnologías han permitido nuevas estrategias. Escribiendo para un sitio llamado The Wrong Kind of Green, Cory Morningstar y Forest Palmer describieron los objetivos y las estrategias de un grupo con fines de lucro llamado Purpose. Según Kevin Zeese, co-director del sitio Popular Resistance, Purpose es un equipo corporativo de ONG asociado con Avaaz (Cascos Blancos) que tiene personal tanto en el equipo del Secretariado Internacional de Amnistía Internacional como en Global Witness. La condena del estado nicaragüense por parte de Amnistía y GW sirvió como un respaldo tácito a la conducta de la oposición que ciertamente agravó la crisis y en cada caso contradijo la misión declarada de las organizaciones. Morningstar y Palmer escribieron: "El modelo emergente de "nuevo poder" domina con influencia y persuasión. Y si bien esto se ha logrado durante algunas décadas por las ONG que conforman la industria sin fines de lucro, cada vez más corporaciones, instituciones y estados, lo están aplicando a sus modelos de negocios. Las diferencias clave son que 1) los organizadores permanecen invisibles y 2), la población está manipulada para creer que controlan dichos movimientos".

Este es el brazo latinoamericano del Propósito (Purpose). El sitio web se presenta como una empresa de publicidad híbrida, una empresa de relaciones públicas y un campo de juego motivacional bien diseñado que es consciente de la cultura juvenil. No puedo decir hasta qué punto movilizativo pudo haber estado detrás (y todavía está detrás) de las diversas estrategias desplegadas en Nicaragua por la oposición; cuentas falsas en Miami y mensajes falsos distribuidos a través de WhatsApp y decenas de organizaciones falsas que tienen solo un puñado de miembros y que únicamente están dirigidas a promover una agenda anti-Ortega.

Fueron los jóvenes los que fueron esenciales para que la crisis apareciera como una protesta legítima y el objetivo era convencerlos de que había llegado el momento para otra revolución, aunque en realidad era una contrarrevolución; un rechazo de los viejos ideales por algo nuevo, aun si los nuevos permanecieran indefinidos y abstractos. Estas estrategias (además de los elementos criminales organizados), se utilizaron para alimentar el malestar y la destrucción. Yo no sería el primero en identificar el teléfono inteligente como una herramienta del imperialismo. Es realmente la herramienta perfecta para influir y distraer. Morningstar y Palmer: "Al frente de este nuevo modelo está el cofundador de Avaaz / Purpose, Jeremy Heimans. Purpose, la firma de relaciones públicas (con muchos brazos) se especializa en la construcción de movimientos y el cambio de comportamiento. La visión de Heiman es organizar "a las personas no como ciudadanos sino como consumidores".

Fue inquietante darse cuenta de la facilidad con que se puede romper la paz. La desintegración del bienestar en Brasil es otro ejemplo de un país que pasó de encabezar como potencia económica a ser uno que se encuentra en una situación desesperada y que ahora corre el riesgo de ser gobernado por la extrema derecha que algunos creen que erosionará aún más la protección de la cuenca amazónica que tendrá impactos drásticos en el cambio climático. La caída en desgracia de Brasil y el golpe suave que derrocó a Dilma Rousseff fue en gran parte producto de un sabotaje económico y fue, al menos en parte, una respuesta a la formación del bloque comercial de los BRICS (acrónimo del bloque de países emergentes, incluidos Brasil, Rusia, India, China y más tarde Suráfrica).

"Cultura - por lo que morirías - y por lo que matarías". La definición de cultura de Terry Eagleton siempre me había dado escalofrío; parecía tan extremo. Sin embargo, la crisis en Nicaragua demuestra que es relevante, ya que es otro frente en las guerras culturales donde la izquierda se ve arrinconada e intereses extranjeros intentan inculcar la idea de que otro camino sería más glamoroso, más sofisticado y entregaría una mayor riqueza. Innumerables periodistas han tomado partido sin el menor interés en el dicho periodístico sobre lo justo y lo equilibrado.

Charles Davis cambió los héroes por los villanos. Carl David Goette-Luciak era un novato, dispuesto a aprovechar una oportunidad a pesar de un guion que llevaría a resultados altamente desagradables. Después de años de ataques contra Nicaragua, Tim Rogers encontró su vocación como porrista para el derroque de un gobierno legítimo y electo. Hannah Summers parece haber llegado justo a tiempo para llenar los zapatos de Goette-Luciak, pero luego The Guardian también tiene a Tom Phillips, que está igualmente dispuesto a conformarse. Como Wyatt Reed sugirió, el canje tendrá un precio y la mayoría de los nicaragüenses no pueden permitirse perder servicios básicos como la salud y la seguridad. Propongo que el canje viene con otras desventajas como una mayor desigualdad, un presupuesto de guerra, la erosión de los principios democráticos que conducen a una forma de gobierno más autocrática. Esto es lo que está sucediendo en todo el mundo donde la democracia en oferta es una que crea los extremos en vez de resolverlos.

(*) Estadounidense. Vive en Nicaragua desde hace cinco años.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play