Escúchenos en línea

Chamorro y acólitos amenazan de muerte al Presidente Ortega

17 Noviembre 2018
Chamorro y acólitos amenazan de muerte al Presidente Ortega

Por Marianito Bull (*)

En el diccionario, la palabra "letal" conlleva el significado de mortífero "que ocasiona o puede ocasionar la muerte". En su artículo "Tres errores letales del régimen orteguista", José Luis Rocha utiliza por tanto los supuestos errores del presidente de Nicaragua para lanzar una no tan velada amenaza: Ortega debe morir a causa de sus "errores" de la forma brutal que murió Gadafi, intervención extranjera incluida y fragmentación y destrucción del país dada por hecho. El texto de Rocha corresponde a un modelo de amenaza velada. Pero no tanto, publicada en el diario digital Chamorro, Confidencial, se adorna de una foto en que aparecen juntos Gadafi y Ortega. El lector, creen los diseñadores del panfleto de oposición, asociará el destino de Ortega al de Gadafi por una traslación simbólica.

Así artículo tan letal, debería titularse en realidad "De cómo José Luis Rocha sueña y amenaza a Daniel Ortega con una muerte como la de Gadafi".

Es curioso que a este señor novicio jesuita y Doctor en algo, le nacieron juntos corazón e hígado. Sin embargo, tal deficiencia no es mostrada con mucha frecuencia por el joven Rocha. Mucho Hahhah Arendt, mucha teoría y palabras rebuscadas sobresalen en otros de su textos: que la tolerancia, que la banalidad del mal, que la violencia. Pero ya obcecado por la derrota del pretendido golpe de estado que inició en abril, y que al parecer siente "en carne propia" o "en carne viva", Rochita olvida las medias tintas y lanza sus chifletas cargadas con una amargura y un rencor digno de análisis de la alumna de Heidegger.

La emprende contra las fuerzas sandinistas y del orden acusándolas de gamberros. Acusa de baboso al Cardenal Brenes. Considera mendigos a los dirigentes de la izquierda latinoamericana. La derrota del golpe ha señalado un mal día para Rochita y un mal día que lo puso de muy mal humor y le sacó a pasear rencor y clasismo juntos. Temblor y furia en los palacios jesuitas de Centroamérica.

Contra Daniel Ortega a Rochita sólo le queda blandir la Bastilla. Pero es una Bastilla particular o privada. No la de la revolución del siglo de las luces que predica libertad, igualdad y fraternidad. Él prefiere la "revolución" que como la de Libia es capaz a la vez de desarticular el país, favorecer la imposición imperial y destituir y matar cruelmente al jefe de Estado. Es un sueño húmedo que no sospecharíamos del autor clandestino de artículos de coyuntura en el panfleto jesuita Envío. Así en una incursión literaria, Rochita hace como que escucha una conversación entre Daniel y Gadafi: "Saludándolo desde su futuro posible, su amigo Gadafi le dice a Ortega: 'Como te ves me vi, como me ves te verás'".

¿Es literatura o profecía? No sabemos. Rochita está muy cerca del círculo de afiebrados profetas de la Iglesia y la Teología por lo que un contagio profético más no sería escandaloso. En el ámbito secular su profecía, sin embargo, se acerca más a asuntos terrenales como la amenaza, el deseo, el conjuro, o la maldición. En eso, lectores, se conoce que la pasión ha dominado al intelecto del joven académico. Son duras las derrotas y pueden arrastrar a las mentes nobles o meramente mojigatas a incurrir en el dicterio y la falta práctica de pensamiento (y desde una Universidad Jesuíta! que dirá el Santo Padre...). En fin, se han visto cosas gordas vomitadas por intelectuales en esta coyuntura. Aquel sociólogo que pidió más muertes (unos pocos centenares más) para tomarse al estilo Bastilla, El Carmen. Y este otro cientista social que se orienta por las guerras imperiales (la señora Clinton se ufanó del muerto, remember?) para tratar de entender su propio país.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play