Escúchenos en línea

La derecha populista

09 Abril 2019
La derecha populista

Por Glenn Sambola

 

A menudo escuchamos sobre la amenaza de los movimientos populistas en todo el mundo y, como implican la movilización de las masas, algunos tendemos a asociarlos por error con la izquierda progresista. La izquierda es populista por naturaleza, pero más allá de eso, no comparte similitudes con el populismo de la  derecha. Hay una profunda diferencia en términos de políticas, métodos y objetivos.

 

Como hemos visto a lo largo de la historia, el nacionalismo de derecha se basa en una ideología del odio, con el racismo, la xenofobia y la discriminación en el centro de su agenda. Todos los males de la sociedad se atribuyen a los inmigrantes o a minorías dentro de la población y las oportunidades están reservadas para la élite tradicional y generalmente el grupo étnico dominante.

 

En términos de política exterior, el populismo de derecha se basa en un realismo cortoplacista e interesado, que no tiene problemas con violar principios internacionales, acuerdos comerciales mutuamente beneficiosos, compromisos de ayuda oficial para el desarrollo o cualquier otro acuerdo multilateral o bilateral que pueda existir y puede retrasar sus objetivos inmediatos.

 

La diplomacia y el multilateralismo se cuestionan, ya que el uso o la amenaza del uso de la fuerza es siempre la opción preferida. No hay lugar para una agenda global con el populismo de derecha, ya que los temas como el cambio climático se ignoran o incluso se consideran un engaño.

 

La democracia y las pequeñas instituciones regionales se convierten en instrumentos al servicio de la derecha, con el único propósito de atacar a los gobiernos de izquierda, a menudo utilizando los medios más perversos. Los países se clasifican como amigos o enemigos, y pueden caer en una categoría u la otra dependiendo de los cambios de humor y las rabietas.

 

Quizás la característica más significativa del populismo de derecha es la falta de un debate de calidad sobre la política y la forma a menudo contradictoria de gobernar y dirigir la política exterior. Funciona sin referencia a la historia y eventos pasados, ya que "se considera a sí misma lo mejor de todos los tiempos", no toma en cuenta el futuro y se ocupa única y exclusivamente de los eventos del día.

 

El miedo y la incertidumbre son sus activos más preciados y principales productos de exportación.

 

(*) Ciudadano residente en la Región Autónoma del Caribe Sur.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play