Escúchenos en línea

A los vendepatria se les derrota, no se les pregunta nada

20 Diciembre 2019
A los vendepatria se les derrota, no se les pregunta nada

Por Joel Alejandro Sánchez Sandino

En la sociedad posmoderna en la que vivimos... la quse visibiliza mediáticamente a un grupito muy pequeño de personas que piensan por y para redes sociales y que, no representando a un pueblo, se creen el pueblo... perdón... los ciudadanos, se ha pretendido desechar las categorías que persisten para definir las relaciones sociales.

En Nicaragua, como en otros lugares, ese grupito alza una bandera de "no somos ni de aquí ni de allá" para esconder los intereses que los motivan. Sus intereses de clases se desbordan por todos lados mientras escriben en sus redes consignas vacías de contenido y forma que solo sirven de propaganda para alimentar su propia mediocridad e intentar confundir al pueblo.

Dos cosas definen el carácter de estas y estos sujetos: creen que el pueblo es tonto y los siguen tratando como sus empleados.

Juan Sebastián Chamorro ya dio, en una frase, todo el contenido de lo que él representa y a quiénes representa.  Un ex rector por ahí alabó un comunicado sacado por las universidades privadas donde estudia su público objetivo... una muestra más.

Hay una característica más que define a estos grupitos: son vendepatrias. Esa definición tiene un peso específico en nuestro país y en nuestro continente porque resume a la perfección qué tipo de personas habitan la burguesía de nuestros países. Es una burguesía "capataz" que siendo un medio pelo nada más solo busca congraciarse con su amo. Los hay históricos como los del apellido Chamorro y los hay más tristes todavía como los MRS. En medio los hay los más oportunistas como todos esos que se llaman empresarios. Su celebración respecto a sanciones y amenazas externas viene de la posibilidad de seguir sacando tajadas. Ni siquiera tienen un proyecto político que, por muy criminal, al menos nos haga notar cierto nivel de inteligencia. No, ellos lo único que necesitan es que les den haciendo lo que son incapaces de hacer, porque apelar a que el amo destruya el país es signo inequívoco de su incapacidad de sumar al pueblo. Porque prefieren asesinar a ese pueblo antes de ver en riesgo sus privilegios.

De esos hay varios. Desde la cobardía de la derecha representada en la Asamblea y que les tiemblan las patas con la posibilidad de una sanción al poder legislativo. Hasta la Dora María Téllez regordeándose en los medios sobre más sanciones.

Todos los nombrados y los que están detrás de ellos son seres inertes, de capacidades limitadas y un afán por seguir siendo alimentados por la mano de su patrón. Son peligrosos en la medida en que la estupidez es peligrosa.

Por eso no se puede dar ni un paso atrás. Por eso no se pueden sentar a la mesa con un pueblo al que no representan, porque no se puede negociar con la burguesía... mejor definido aún... porque a los vendepatrias se les derrota no se les pregunta nada.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play