Escúchenos en línea

Aunque a muchos les duela, somos periodistas sandinistas

10 Septiembre 2009
Por Consuelo Sandoval Un nutrido grupo de hombres y mujeres de prensa nos constituimos en el Foro de Periodistas Sandinistas, como expresión política en defensa del proyecto revolucionario que en su segunda etapa promueve el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. El 7 de septiembre, instituimos un hito en la historia del periodismo nicaragüense. Resolvimos romper las cadenas que nos ataban a los empresarios de la comunicación, quienes amparados en los supuestos valores de independencia, imparcialidad y objetividad de sus publicaciones, nos han utilizado para defender sus banderas político-partidarias. Estábamos hartos de tantas mentiras, tergiversaciones, manipulaciones, medias verdades, campañas sucias, informaciones retorcidas, malintencionadas, sesgadas y ocultamiento de la verdad; y por esa razón decidimos organizarnos en el Foro de Periodistas Sandinistas. A través de esta instancia de participación ciudadana, nos proponemos romper el cerco informativo que por décadas nos ha impuesto la derecha mediática que favorece o ataca la gestión de los gobiernos en dependencia de las simpatías partidarias de sus propietarios. Desde esta tribuna debatiremos, discutiremos y reflexionaremos acerca de los proyectos, programas y política social que impulsa la administración del presidente Daniel Ortega. Fundamentados en los principios constitucionales, los periodistas respaldamos incondicionalmente la construcción una sociedad más justa, donde los pobres tengamos acceso a salud, educación, vivienda digna y un puesto de trabajo remunerado, entre otros beneficios. Se creen dueños de la verdad absoluta Ciertos defensores a ultranza de la derecha mediática, reaccionaron apresuradamente y descalificaron esta iniciativa, acusándonos de que estamos dividiendo y "degradando al gremio". Este iluminado debería preguntarle a la gran cantidad de colegas que asistieron al Foro si se sienten degradados por incorporarse a este esfuerzo. Tampoco pretendemos competir con ninguna organización gremial de periodistas porque no nos inmiscuiremos en asuntos laborales y gremiales. Por el contrario, este Foro tiene un carácter estrictamente político-ideológico. No es cierto que el Foro de Periodistas Sandinistas esté promoviendo la división, pues buena parte de los participantes continuamos formando parte de la Unión de Periodistas de Nicaragua y del Colegio de Periodistas de Nicaragua. Igual ocurrirá con los periodistas que no pertenecen a ninguna organización. Venaderos profesionales Este crítico gratuito del periodismo sugiere que los periodistas debemos mantenernos unidos como gremio. ¿Unidos alrededor de qué y de quién? Supongo que quiso decir que en torno a los negociantes de la información para que continuemos incentivando el crecimiento de sus capitales e intereses políticos. Pareciera que la unidad del gremio ha existido solamente en la mente de algunos ilusos porque yo recuerdo que en la administración de Arnoldo Alemán, una "periodista democrática" elaboró una lista negra de colegas sandinistas para que las instituciones gubernamentales no pautaran en sus programas o espacios radiales. Es la misma que pidió la cabeza de algunos colegas que laboraban en ese gobierno, entre ellos, Olga Moraga. La actuación servil de esta persona, provocó tanto daño a la relación de la prensa con Alemán que éste ordenó a su secretaria de comunicación Martha McCoy, que la expulsaran de la presidencia de la República. La vida es un palo de gallinas Se declaraba "asesora" de todo el mundo, devengando jugosos ingresos, pero criticaba al resto de periodistas porque demandaban democratización del pastel publicitario gubernamental. "Papá Estado" no puede resolverle los problemas, argumentaba esta pequeña mujer. Irónicamente, esta persona junto a otras que en aquel entonces, la catalogaban de "extorsionarlos" porque se apropiaba de los pequeños pagos que les daban algunos diputados inescrupulosos; protestaron en la Asamblea Nacional porque que el gobierno no les otorga publicidad. Mis remembranzas no tratan de promover una actitud revanchista, sino de mostrar el comportamiento de algunos seudo democráticos. Los sandinistas no somos vengativos ni malvados. Si así fuese, habríamos suscitado el despido de un sinnúmero de colegas que sabemos que no profesan la ideología sandinista. Éstos continúan en sus puestos de trabajo porque estamos conscientes que todos tenemos derecho a sobrevivir. Si no se les concede publicidad gubernamental a los periodistas no es por falta de voluntad política, simplemente la crisis económica internacional también está afectando severamente a Nicaragua. Hipócritas Otro coleguita que labora en una televisora nos acusó de vendernos a un partido político. Respeto su opinión. Pero su afirmación me da elementos para pensar que él está vendido a la familia Sacasa. Una ilusa que cree que es de apellido Hollman Chamorro, se declaró "amenazada" con la creación del Foro. Irónicamente dio cobertura al evento y nadie le tocó ni una hebra del cabello. Supongo que sí se sienten amenazados es porque vamos a desenmascarar las burdas mentiras y manipulaciones de sus patrones y haremos uso de todos los recursos posibles para informar la verdad a los nicaragüenses de lo que realmente está aconteciendo en el país. De esa manera continuarán perdiendo credibilidad entre sus lectores y televidentes. A lo mejor es por eso que esta muchacha se siente amenazada. ¿Cuál independencia? Estos periodistas "democráticos", se denominan "independientes", e hipócritamente aseguran que no practican la militancia partidaria, pero respaldaron el golpe militar propinado por el gorila derechista Roberto Micheletti en contra del presidente Constitucional de Honduras, Manuel Zelaya. ¡Así que no me vengan con el cuento que son apolíticos y apartidistas! En esa posición, coinciden con los patrones de la derecha mediática, quienes se declaran apartidistas, independientes y sin preferencias ideológicas, pero sus publicaciones denotan sus tendencias políticas-partidarias. Recordemos que en las elecciones presidenciales del 2006, La Prensa se plegó abiertamente a respaldar la candidatura de Eduardo Montealegre; y El Nuevo Diario a Edmundo Jarquín, pariente cercano de los dueños del Diario de los Nicaragüenses. Tampoco se puede olvidar que el gerente del diario La Prensa apareció el año pasado en una manifestación encabezaba por su socio banquero Montealegre para protestar contra el gobierno del presidente Ortega. Orgullosamente sandinistas Nosotros nos declaramos orgullosamente sandinistas y no pertenecemos al grupo de renegados que abandonaron el barco rojinegro, a partir del 25 de abril de 1990, porque pensaron que el Frente Sandinista jamás retornaría al poder. Desde entonces se convirtieron en "demócratas" y amigos de la derecha. Si estos periodistas "democráticos" estuvieran realmente preocupados por la unidad de sus colegas ¿por qué no defienden a un sinnúmero de periodistas que están siendo explotados, humillados y sometidos al bozal de los empresarios de la comunicación? Camuflado con el ropaje de la "objetividad" e "imparcialidad", los patrones de los medios de comunicación, prohíben a los periodistas el sagrado derecho a revelar sus simpatías políticas e ideológicas. Quieren que los periodistas seamos monigotes. Que no pensemos, analicemos o actuemos como seres humanos. Los que se ufanan de ser promotores de las libertades públicas, tampoco permiten que los trabajadores conformen sindicatos para defender sus derechos laborales. De suceder sería como hacerle la cruz al diablo. Aprovechados Un ejemplo de la doble moral de estos negociantes de la comunicación constituye el tema del Ejército y la Policía. La dictadura mediática ha hecho lo imposible por desacreditar la loable labor de ambas instituciones y por enfrentar a sus altos mandos con el presidente Daniel Ortega. Dieron crédito a declaraciones de algunos religiosos que hablaban de la existencia de grupos armados en el campo, pese a las reiteradas aclaraciones del cuerpo castrense. Igualmente han cuestionado hasta la saciedad la actuación de la Policía. Dijeron que su jefa, Aminta Granera estaba pintada. Pero cuando se trata de hacer negocio a costa de ambas dependencias, no desaprovechan la ocasión. Publicaron sendos suplementos referidos a la celebración de los aniversarios del Ejército y la Policía, desviviéndose en alabanzas y elogios. Vemos entonces, cómo de acuerdo a sus intereses políticos y económicos, las empresas mediáticas retuercen la realidad de los hechos. ¿De qué principios, independencia, objetividad e imparcialidad nos hablan estos señores democráticos?. Con la organización del Foro, lo que hicimos fue sincerarnos frente a la población. Es decir que desde una trinchera político-partidaria, estamos comprometidos a decir la verdad. Así somos los sandinistas.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play