Escúchenos en línea

Si crees que el racismo es un problema exclusivo de Estados Unidos y Europa, ¡despierta!

11 Junio 2020
Si crees que el racismo es un problema exclusivo de Estados Unidos y Europa, ¡despierta!

Por Safia Hill

Racismo es la presunta superioridad de un grupo sobre otro basado en su raza y procura un orden jerárquico para justificar privilegios y ventajas del grupo dominante. Para sistematizar y mantener el dominio de la raza blanca, los poderes coloniales y neocoloniales deshumanizaron a la raza negra, utilizando teorías sobre la clasificación humana con supuestos "fundamentos científicos" por filósofos del período de la mal llamada "iluminación".

Estas teorías sostienen que "la humanidad se clasifica en dos categorías: la raza blanca hermosa y la raza negra fea". Los negros se distinguen de los pueblos blancos hermosos por su falta de virtud y sus terribles vicios. "El negro tiene nervios gruesos y, por lo tanto, no es tan sensible como las otras razas, no tiene sentimientos humanos, son apenas animales".

Chistoph Meiners en su libro El bosquejo de la historia de la humanidad señala que "la humanidad existe en su mayor perfección en la raza blanca" y el conocido filósofo Immanuel Kant proclama que "los indios amarillos tienen menor cantidad de talento y los negros son aún más bajos".

Con estas teorías seudocientíficas se justifica la esclavitud y la noción de supremacía por parte de la raza blanca, cuyos efectos continúan perpetrándose en la sociedad contemporánea, bajo el fundamento de que la persona negra es inferior, violenta y peligrosa.

En América Latina se tiende a pensar que el racismo no existe porque nuestras sociedades están compuestas por mestizos, indígenas y afrodescendientes que sufrieron racismo, esclavitud y subyugación a manos de poderes coloniales. ¿Cómo podemos ser racistas si somos los oprimidos? Lamentablemente, son innumerables las ocasiones en que los oprimidos se han convertido en opresores, asumiendo comportamientos y manifestaciones totalmente racistas.

Racismo sigue presente en Nicaragua

Hoy en día el racismo también se manifiesta en formas muy insidiosas, permeando desde la interacción cotidiana, influyendo en las políticas públicas, el quehacer político y hasta la publicidad misma que diariamente consumimos. Lo peligroso de estas nuevas formas de racismo es que están plagadas de "buenas intenciones", como llamarte "morena" en vez de negra o que "a pesar de tu color te tienen en alta estima".

Las "buenas intenciones" reconocen la diversidad cultural de nuestros pueblos, pero la historia de la Costa Caribe todavía no se incorpora totalmente al pensum de historia de Nicaragua. Se sexualiza la imagen de la mujer costeña y el May Pole se ha convertido en un estereotipo de nuestra negritud. Los "bien intencionados" buscan sentirse mejor acerca de ellos mismos, más que educarse y reconocer los derechos y potencialidades de la población negra e indígena y sus contribuciones a la historia y cultura de nuestros pueblos.

En política principalmente la palabra "negro" siempre conlleva connotaciones degradantes como "malo", "feo" y "bruto".

Durante el fallido golpe de estado en 2018 un niño creole apareció en un video en redes sociales mostrando su apoyo al Frente Sandinista. De inmediato comenzaron las críticas de la oposición nicaragüense entre ellas, un comentario de un jugador de fútbol del equipo Walter Ferreti, llamado Patrick Sáenz, en el que dice: "porque es negro el h****ta y le dieron 200 córdobas"

Considero que todos tenemos derecho a nuestras opiniones políticas y hasta diría que la discusión es sana, más pregunto: ¿por qué a la hora de vociferar diferencias políticas con una persona de la Costa Caribe y en especial alguien afrodescendiente, siempre se debe redundar en insultos racistas aduciendo nuestra raza en cierta forma nos imposibilita tener ideologías políticas definidas sin que nos paguen por nuestro apoyo?

Hacer efectivo el carácter multiétnico

Soy una mujer afrodescendiente creole de la Costa Caribe de Nicaragua. El hecho de que pueda identificarme y se me reconozca como tal no fue posible hasta 1987 cuando se aprobó el Estatuto de Autonomía que establece y reconoce en la Constitución Política de nuestro país que "Nicaragua es un país multiétnico, multilingüe y pluricultural". Unos me dirán son apenas 32 años y ciertamente somos un país al que le tomó tiempo y constante lucha política, social y legislativa para obtener los logros de la Autonomía. Sin embargo, Nicaragua es el primer país y continúa siendo uno de los pocos del continente americano en reconocer su diversidad étnica y cultural.

No obstante, esta proclama nunca será suficiente. La erradicación del racismo implica comenzar a poner en práctica el ejercicio efectivo de nuestra multietnicidad. Que el color de mi piel no sea una barrera que te impida conocer mis pensamientos, ambiciones y realidades. Todos estamos expuestos a los pensamientos racistas pero el cambio fundamental únicamente podrá lograrse cuando tomemos conciencia del orgullo de ser negros y nuestras leyes, planes y programas se constituyan en acciones que aseguren la igualdad de nuestros pueblos indígenas y afrodescendientes.

Podemos comenzar por enfrentarnos a la realidad de nuestro racismo, aceptar que existe, educarnos y cambiar, porque no basta decir que somos orgullosamente nicaragüenses si todos los nicaragüenses no vivimos en igualdad de condiciones.


La fotografía que ilustra este artículo es un cuadro de la pintora caribeña nicaragüense Karen Spencer Downs, tomada del muro de su Facebook que puede visitar en este enlace

Publicamos además esta galería de algunos de sus cuadros
















Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play