Escúchenos en línea

Otra manipulación de El Nuevo Diario

24 Septiembre 2009
Con fecha 15 de Septiembre del 2009 envié esta carta a los directores de El Nuevo Diario, doctor Danilo Aguirre Solís y señor Francisco Chamorro, remitiendo copia a la periodista Matilde Córdoba. Dice mi carta: El pasado miércoles 9 de septiembre la periodista Matilde Córdoba me llamó por teléfono para solicitarme una entrevista sobre temas del Colegio de Periodista. Dijo que vendría a mi casa, pero posteriormente, mediante otra llamada, me solicitó que la entrevista fuese por teléfono. Le expuse que tenía experiencias negativas sobre ese procedimiento, pero al fin por cortesía accedí. Sin embargo, al leer lo publicado en END (Lunes 14 de Septiembre) me encuentro que la tal entrevista fue para publicar un concepto mío que sirvió de entrada y otro que sirvió de cierre a una especie de preguntas tipo survey que se utilizaron para destacar los argumentos aberrados y sediciosos de Guillermo Cortés Domínguez, contra el Colegio de Periodistas. Le dije a Matilde que el Colegio, por su carácter ecuménico (alberga en su seno a todas las organizaciones periodísticas del país, de corte político algunas), no podía ser sino una institución eminentemente gremial, alejada de cualquier manipulación ya procedente de gobiernos, partidos o de empresarios mediáticos. Igual conducta debe observar por cuanto, en virtud de la Ley 372, el Estado pone bajo su responsabilidad la facultad de "regular el periodismo nacional" integrado por "moros y cristianos". Otro punto con el que se pretende deslegitimar la Ley 372 se refiere a la falacia de decir que la colegiación es obligatoria para poder ejercer la profesión de periodista. Eso es falso, los periodistas no necesitan pertenecer al CPN como institución para ejercer su profesión, pero si deben obtener la licencia que el Colegio les entrega al comprobar que, como legítimos profesionales, pueden trabajar en periodismo. Tal disposición es un paso de calidad en el ejercicio del periodismo que, antes de la Ley 372 lo podía practicar cualquier hijo de vecino, de dueño de medios, con el sólo procedimiento de tomar una grabadora y autonombrarse "periodista". Desde 1960, cuando se funda la Escuela de Periodismo de la UNAN, el periodismo adquiere la condición de "profesión académica" y ésta responsabilidad se acentúa cada vez más por la importancia científica, social y humanística que con el desarrollo humano y de las nuevas tecnologías, ha adquirido la comunicación social y por ende el periodismo. Por esas mismas razones, la Corte Suprema de Justicia regula la abogacía y la jurisprudencia, el MINSA la Medicina, el Colegio de Contadores Públicos lo que él se refiere, y así por el estilo los Colegios Médicos, de Arquitectos, Farmacéuticos, etc. Ese procedimiento regulador norma en una u otra forma el ejercicio de las profesiones en todos los países. Para poner un ejemplo, un periodista nicaragüense que no se registre y que no tenga su licencia, no puede ejercer en Estados Unidos, México, Argentina y resto de países del mundo. Antes de la Ley 372 aquí podía hacerse periodista a su antojo cualquier extranjero o nicaragüense, y los medios fabricaron buena cantidad de ellos. Insistir en que las cosas deben seguir así, es una aberración, un anacronismo ilógico. Otra cosa que le expliqué a la periodista fue lo relativo a las apelaciones sobre las sentencias del Comité de Ética y Honor del CPN que es el tribunal supremo para juzgar las transgresiones a la ética cometidas dentro del campo del periodismo nacional. Dentro de ese marco está el Código de Ética y Honor del Colegio de Periodistas que fue aprobado en el Congreso Extraordinario celebrado el 17 de enero del 2005, y refrendado en el Congresillo Ético de Agosto del 2007, vigente hasta tanto no se realice un congreso ad-hoc para hacerle posibles enmiendas. Expliqué a Matilde que al constituirse en el 2007 las filiales del CPN en todos los departamento y algunos municipios de la República, y al surgir cada filial con su Junta Directiva y su respetivo Comité de Ética, el trabajo que queda es el de reglamentar las atribuciones y poderes de los Comités de Ética de las filiales y su relación con el Comité de Ética Central, que es electo por el Congreso Nacional del CPN. En mi opinión, el Comité de Ética del CPN es la máxima autoridad ética de nuestra institución y por lo tanto la ultima instancia regular de apelación, salvo la de los Congresos del CPN. Sin embargo, los Congresos se reúnen cada dos años y de manera extraordinaria según otros procedimientos de solicitud, eso haría tardía la resolución de las apelaciones y por tanto podría señalarse casos de "retardación de justicia". A mi parecer, el Comité de Ética del CPN, según lo que establece la Ley 372, es como la Corte Suprema de Justicia que, dentro de sus funciones y dictámenes, no admite apelaciones ni injerencia de otros poderes del Estado. Si las admitiera los proceso serían interminables y con clara injerencia política. Por último señale a la periodista Córdoba que los periodistas tienen derecho a militar en partidos políticos, a defender si quieren al gobierno o a la patronal, pero que lo partidario no cabe, por lo antes explicado, en el CPN. Por ultimo me preguntó que opinaba del presidente del Colegio, licenciado Leonel Laguna, que siendo presidente del CPN decía ser sandinista. Le dije que ser sandinista era su derecho y al mismo tiempo le pregunte si había observado en Leonel alguna acción a favor de su partido siendo presidente del Colegio de Periodistas. Me contestó que no. Espero que se publique esta aclaración salvo que sea política consuetudinaria de END, por razones muy particulares, no publicar aclaraciones. Atentamente, Mario Fulvio Espinosa Los Arcos 203 Managua Tel:22662771 La carta no se publicó, pero con fecha 17 de Septiembre -para mi sorpresa- la periodista Matilde Córdoba se refiere a ella en una nota que aparece en la Página 4A del diario bajo el titulo: "Contrapuntos con Mario Fulvio Espinosa". Dice ahí Matilde: "Leí con detenimiento la carta que envió a los directores de este rotativo sobre su molestia por la entrevista que le hice. Lamento que usted consabido en el periodismo no critique enfoques periodísticos ni reclame manipulación alguna, como sería válido, sino que se moleste porque contrapuse sus argumentos con los de otros colegas a quienes no menciona y porque supuestamente sus opiniones sirvieron para resaltar los argumentos "aberrantes" y "sediciosos" del colega Guillermo Cortes. Me extraña que con tanta experiencia en este oficio olvide que los periodistas estamos obligados a presentar todas las caras de un mismo tema, razón por la que en el reportaje se plasmó la opinión de periodistas que se definen como sandinistas, periodistas que prefieren no militar en ningún partido y periodistas como usted, que comulgan con el sandinismo, pero que bajo el alero del Colegio optan por olvidar las preferencias políticas. ¿En qué momento profesor? Como le expliqué esa mañana por teléfono el motivo del reportaje era abordar la polémica suscitada por la iniciativa de reforma a la Ley Creadora del Colegio de Periodistas de Nicaragua y especialmente sobre los puntos referidos al Comité de Honor y Ética, tal como lo leyó en el reportaje publicado. Usted dice que le pregunté por el presidente del Colegio, Leonel Laguna ¿en qué momento profesor? Hablamos del binomio periodismo-partido, pero jamás lo particularizamos. Usted, además, no me preguntó nada y si lo hubiera hecho con seguridad no le habría contestado, pues quien hacía las interrogantes entonces era yo. Si nota, hay una gran contradicción en su escrito cuando se refiere a la supuesta pregunta sobre Laguna, pues recuerde: usted es de la opinión que estando en los cargo de dirección del Colegio deben dejarse de lado los criterios político-partidarios. Matilde Córdoba. Ese mismo día (17 de Septiembre) contesté a Matilde lo siguiente: Querida Matilde: ¡Valiente manera de hacer aclaraciones! Y vaya forma de construir un periodismo nuevo para el hombre nuevo. Elemental mi querida Matilde. Si quieres aclarar algo debes poner sobre el tapete las cosas que quieres aclarar. ¿Quién puede saber lo que te dije en mi carta si no la publicas? Eso es MANIPULACION ATROZ, CENSURA PURA. Indigna para un medio que sale: "Con todo el poder de la información". Dices que en mi carta no reclamo manipulación alguna de tu parte. La manipulación está a la vista, y al buen entendedor pocas palabras, para eso tienes el título de Periodista. Para que podamos hablar de CONTRAPUNTOS es bueno que sepas que CONTRAPUNTO es el contraste entre dos cosas simultáneas. Si no pones mi versión al lado de la tuya no hay tal CONTRAPUNTO. Elemental mi querida Matilde. Se que eso es decisión de tus patronos, pero… ¿Cómo pueden saber los lectores de END de que estamos hablando, si no pones lo que yo digo pero si lo que tu dices? Elemental de nuevo. Por otra parte, no creo estés de acuerdo con ocultar las cosas cuando no nos conviene que se sepan. Esa es la maniobra del gato: tapar, tapar, para que no huela mal. Espero, pues, esa publicación para que podamos conversar a satisfacción sobre la libertad de expresión, la censura y el Colegio de Periodistas. Te aprecia "el consabido", Mario Fulvio Espinosa PD: En tu "aclaración" dices: "Usted, además, no me preguntó nada y si lo hubiese hecho, con seguridad no le habría contestado, pues quien hacía las interrogantes entonces era yo". Me parece una posición muy soberbia, pero muy usual entre ciertos periodistas que se creen jueces omnipotentes de sus semejantes. Salió a relucir la infalibilidad del Papa, o aquel decir del nefasto coronel Luna: "Las preguntas las hago yo… Usted limítese a responder". Al día siguiente, viernes 18 de septiembre, tampoco aparece publicada mi carta, pero sí un "pinochito" que dice: Profesor Mario Fulvio: Su extensa carta está en la web de END. El pasado miércoles recibimos del colega Mario Fulvio Espinosa una carta de tres páginas donde expresa su molestia por una entrevista que le fue realizada. Por motivos de espacio, intentamos contrapuntear sus conceptos expresados en la carta, pero no se logró el objetivo, sin embargo el texto íntegro de la misiva se puede leer en la edición digital de EDND, www.end.com.ni, desde ayer. MIS CONCLUSIONES: 1 – Minimizaron a dos breves párrafos, uno inicial y otro al final la ENTREVISTA que me solicitaron y la convirtieron en REPORTAJE (¿?). 2 – Sin mi intervención intentaron contrapuntear mis conceptos, pero no lograron el objetivo. 3 – Yo no di declaraciones a la Web de END sino a un periódico llamado El Nuevo Diario. Tengo derecho, según la Ley, a que se responda a mis objeciones por el mismo canal donde fueron publicadas mis declaraciones, manipuladas para lograr un REPORTAJE, reduciendo a su mínima expresión la ENTREVISTA que me solicitaron. 4 – La manipulación y la deformación de la información constituyen una violación al Artículo 66 de nuestra Constitución, que establece: "los nicaragüenses tienen derecho a una información veraz". 5 – La deformación de la información equivale a la mentira, y es también una violación al Artículo 67 que establece: "El derecho a informar es una responsabilidad social y se ejerce con estricto respeto a los principios establecidos en la Constitución". 6 – La deformación y la manipulación de la información en los medios de comunicación constituye una violación a la libertad de expresión y a la ética periodística. 7 – También han violentado mi derecho a la réplica y a las formas en que este derecho debe ser cumplido.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play