Escúchenos en línea

Los clientes, o las víctimas de los empresarios

29 Septiembre 2009
Por José Gabriel Moya [email protected] Desde Bluefields. Los nicaragüenses no debemos permitir, que una serie de empresas nacionales, extranjera o mixtas, que tienen un carácter monopólico u oligopólico y muchas otras que no tienen ese carácter, tomen decisiones según sus conveniencias económicas, pasando por encima o aplastando a sus usuarios o clientes. El problema no radica en que tomen decisiones a su favor, sino en la manera arbitraria, indebida e incluso hasta ilegal en que actúan. Me refiero a instituciones como las que prestan servicios en el área de la comunicación como Movistar y Claro; las Instituciones Bancarias, y las instituciones financieras no reguladas por la Ley General de Bancos, Instituciones Financieras No Bancarias y Grupos Financieros. Sé perfectamente la necesidad de abordar este tema por separado o por segmentos, por la conveniencia de ser muy puntal y específico, en vista de la particularidad en los planteamientos para cada grupo, pero mi interés, en esta ocasión, no es ahondar en cada tema, sino en el de concitar una profunda preocupación por la forma en que los usuarios somos tratados, pero lo peor, cómo le permitimos que nos usen. En lo referente a las empresas de la Telecomunicación no son claras en las restricciones que imponen por cada servicios que brindan en materia de los plazos para el consumo de los minutos o dólares acumulados, que de repente se esfuman o van desapareciendo, pero, es que además, la pregunta es ¿Soy o no soy dueño del bien o servicio comprado? ¿Cuál es el fundamento lógico o racional que me permita entender, por qué dichas compañías - Movistar o Claro-, están en su legítimo derecho de anular mi saldo acumulado? A mi juicio, no hay manera legítima de justificar lo que a todas luces constituye una arbitrariedad contra los usuarios. Hay un punto en el que aparentemente, ambas empresas en mención nos hacen un favor, y es el caso de las promociones, pero cabe preguntarse ¿Qué empresa privada hace favores? ¿Qué empresa privada pierde en sus operaciones premeditadamente? A mi juicio, a eso yo le denominaría "juego de control y poder". De lo que si estoy claro, es que este tipo de actividades referidas a las promociones, es una prueba fehaciente de que ambas compañías nos dan "atol con el dedo" en cuanto al precio que pagamos por las recargas no promocionales. Pagamos, quizás el triple o más por el valor de cada minuto. Es necesario revisar los precios que pagamos los nicaragüenses por los minutos que compramos. Pienso que es necesario ser más transparente con esto, y no permitir estos juegos de control, que nos ofenden a los usuarios nicaragüenses. ¿Qué decir de los Bancos e Instituciones Financieras? Expresamente con relación a las Tarjetas de Créditos y a los Tarjetahabientes, éstos señores tienen años de estar sangrando a los usuarios, y cuando el Tarjetahabiente se atrasa o tiene una situación de insolvencia económica son tratados como delincuentes, cuando en verdad son ellos, los que han propiciado dichas situaciones, cobrando tasas de interés de más de un 60 por ciento anual, porque existen una serie de acciones encubiertas que abultan, aún más, el porcentaje del monto de interés cobrado. ¿Qué culpa tenemos los usuarios que estas instituciones Bancarias sean tan ineficientes e incapaces de estimar la capacidad de pago de los usuarios? En vista de esta incapacidad es más fácil para ellos establecer un alto porcentaje de interés en vista de los riegos. Los campeones de la eficiencia, o de los que, en principio, se creen excelentes administradores, han resultado ser una esfera de incapaces e ineficientes, vividores del bolsillo de los usuarios, actuando en la mayor impunidad a la vista y paciencia de quienes tienen el poder de legislar. ¿Y que hay de esas especies de víboras que se llaman Financieras Sin Animo de Lucro? A los banqueros ya lo conocemos, tienen corazón de piedra y no tienen alma. Su moral es la moral de dinero. Pero éstos que se escudan en la palabra Instituciones "Sin Fines de Lucro", y que surgieron para llenar ese vacío social de quienes no tienen oportunidad de acceso formal a financiamiento, pero que en la práctica se convirtieron en verdugos de los más necesitados, con sus operaciones psicológica compulsivas, o sus acciones intimidatorias, manipuladores, y sobre todo, de sus operaciones ilegales que bien pueden motivar, incluso, causas criminales en su contra, en vista de su proceder ilegal en la recuperación de sus carteras, los ejemplos sobran a montón, aunque es posible que esta regla o comportamiento tenga su excepción. En principios, son ellas las que han generado con sus actitudes y procedimiento, un rechazo a sus arbitrariedades. Éstas financieras han convertido una causa legítima, la cual es poner a disposición de los menos favorecidos recursos que favorezcan una oportunidad de empleo o de ingreso, en trampas mortales para sus aspiraciones humanas y familiares. En base a todo lo señalado anteriormente, es concluyente, que la pregonada eficiencia del sector privado, en el caso de Nicaragua, es una ficción, un mito, y que es necesario denunciar para evitar el atropello a la dignidad del nicaragüense. Todos estos casos y otros que no han sido abordados deben resolverse, y esto depende de las Instancias reguladoras, e incluso de los señores legisladores, pues el clamor es popular al respecto. Es necesario poner un freno a tantas arbitrariedades en contra de los usuarios.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play