Escúchenos en línea

Año de elecciones y tiempo de definiciones

06 Marzo 2008
Nosotros y nosotras compartimos el criterio de que las elecciones por sí solas ni han sido, ni son ni serán la solución a los problemas del país. Creemos que los cambios radicales que necesita Nicaragua, solo serán posibles si crece la conciencia de la gente, en especial de los más pobres, y se traduce en acción política transformadora y permanente. Manifiesto de los trabajadores y trabajadoras de Radio La Primerisima Octubre 2005
Han pasado solo 14 meses desde que el FSLN asumiera el gobierno de Nicaragua y nuevamente estamos a las puertas de unas elecciones, esta vez municipales. Como decían en Octubre de 2005 los compas de Radio La Primerisima no pensamos que las sucesivas elecciones sean solución de nada, es mas, nos parece un gran error el querer medir la salud democrática de un país por la cantidad de elecciones que se celebran y por la supuesta "transparencia" de sus resultados. En cualquier país del mundo "occidental" y no digamos en Nicaragua, las elecciones se celebran bajo condiciones dudosamente democráticas. La desigualdad social, la concentración de los medios de comunicación en pocas manos privadas que además se financian por grandes corporaciones empresariales, las injerencias y amenazas externas, las mentiras y chantajes como arma electoral, las propias leyes electorales que favorecen a los grandes partidos a la hora del recuento de votos, tantísimas razones para sospechar que las elecciones, aunque puedan ser un método democrático para elegir gobernantes, al final solo son la herramienta de los poderosos para seguir manteniendo su apariencia de "democráticos" y sus privilegios. En Nicaragua (pero podría ser en cualquier lugar del mundo) muchos ejemplos tenemos de lo poco democráticas que han sido algunas elecciones. En el 90’ se voto con una pistola en la cabeza, o ganaba la UNO o seguía la guerra, en el 96’ la parodia de la víbora y por supuesto los votos botados por los cauces de Managua, en el 2001 y 2006 el chantaje sobre las remesas de los emigrantes y la amenaza constante a través de imágenes sangrientas sobre el regreso de la guerra en caso de una victoria Sandinista, en fin, ejemplos sobran, pero ni modo, este es el sistema que tenemos y hasta que seamos capaces de cambiarlo por una democracia de las grandes mayorías, una democracia social, económica y cultural pues tendremos que aceptar este sistema electoral como el mas "democrático" para elegir a nuestros gobernantes. Si durante el 2007 y lo que llevamos del 2008 la oposición derechista se ha dedicado a torpedear cualquier propuesta del gobierno que sirviera para beneficiar a las grandes mayorías, si ante cualquier signo por parte del gobierno ( que no siempre se han traducido en acciones concretas) de tocar los intereses de los poderosos ( Unión FENOSA, Esso, Cenis, subidas salariales, etc.), desde la derecha tanto política como económica y mediática se han lanzado alaridos tipo "Estas decisiones provocan serios daños a la institucionalidad, al estado de derecho y a la estabilidad económica del país y sus ciudadanos" o "aumentan la inseguridad jurídica que vive el país y afectan la imagen de Nicaragua, limitando seriamente la inversión privada interna y externa", amenaza realizada por la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua ante la posibilidad de eliminar el pago de los CENIS , que podemos esperar en un año electoral. Si desde "la Izquierda" opositora ni siquiera se ha estado de acuerdo cuando el gobierno ha tomado decisiones en el marco del ALBA que pueden beneficiar a la inmensa mayoría de la población y mas bien se han aliado con la derecha mas neoliberal y han inventado "Bloques contra la Dictadura", que podemos esperar en este año electoral. Pero aun siendo todo esto preocupante, lo que mas nos inquieta es lo que va a hacer el gobierno durante este año electoral. Al margen de elecciones, después de un año de gobierno, pensamos que ya va siendo hora de definiciones claras en política económica por parte de la dirigencia Sandinista. Sabemos que la situación es complicada, que el país esta en ruina como consecuencia de 16 años de terrorismo neoliberal y sobretodo estamos conscientes que a los poderosos lo que mas les duele es que les toquen el bolsillo y que en el momento que eso suceda, la agresividad y la desestabilización que van a provocar va a ser terrorífica. Pero el hambre no entiende ni de elecciones, ni de estrategias, ni de condiciones objetivas o subjetivas, y si de verdad el gobierno quiere solucionar los problemas de las grandes mayorías empobrecidas y si quiere tener una mayoría social que le haga ganar las próximas elecciones municipales y las siguientes que vengan, tiene que comenzar a beneficiar a esas mayorías con medidas económicas claras. La reforma fiscal es necesaria desde ya, no puede ser que solo los pobres tributen a través de los impuestos indirectos, se necesitan cambios fundamentales en la distribución de la riqueza interna y estos solo se pueden conseguir a través de una reforma tributaria que haga pagar mas a quien mas tiene con el objetivo de que el estado tenga los recursos necesarios para invertir de manera importante en gastos sociales. Ya tardan los funcionarios del gobierno en plantear esa reforma tributaria y esperamos que realmente sirva para socializar la riqueza. Los acuerdos entre el Gobierno y el FMI amplían la brecha entre ricos y pobres. El gobierno tiene que cambiar su política económica le guste o no al FMI, la diferencia que sigue existiendo entre lo que invierte el gobierno de Nicaragua en Salud y Educación y lo que invierten otros países de Centroamérica sigue siendo abismal, la diferencia entre los salarios de los trabajadores nicaragüenses y los del resto de la Región es enorme. Por algo mas de 100 millones de dólares (que es la financiación del FMI), no puede ser que el país este hipotecado a sus intereses que son los mismos que los de los poderosos. Según el Presidente Ortega, Venezuela en lo que va de gobierno Sandinista ha apoyado a Nicaragua con mas de 400 millones de dólares ( gran parte de ellos en donaciones que no producen deuda). ¿Y a cambio de que? De nada. Tenemos que presionar a esos sectores fondomonetaristas del gobierno a que cambien su política económica o será imposible que la brecha entre ricos y pobres no siga aumentando. En cuanto a los CENIS la única alternativa es eliminar su pago. Esa deuda que esta pagando el pueblo de Nicaragua es inmoral, inhumana e ilegal. Que tiene que ver que el estado no pague a unos ladrones con la estabilidad económica del país. En todo caso, con todos esos millones de dólares, el estado puede invertir en escuelas, hospitales, caminos y además de mejorar la calidad de vida de la gente se pueden generar nuevos puestos de trabajo. ¿Que pasa, que para invertir en Nicaragua hay que ser ladrón? ¿ A caso el estado es el responsable de la quiebra de los bancos? ¿ Cuando nos roban en nuestra casa, es el estado quien viene rápidamente a reponernos la grabadora, el televisor y el abanico? Que yo sepa no, ponemos una denuncia y a saber si encuentran a los ladrones. Pues con los afectados con las quiebras de los bancos lo mismo. Que les devuelva el dinero quien se lo haya quitado. Así que ya va siendo hora de definiciones claras por parte de los responsables económicos del gobierno, que parecen mas preocupados en no asustar a los poderosos que en beneficiar a la inmensa mayoría de la gente. O ponen la economía al servicio de la gente con menos recursos y para eso hay que tocarles los reales a los ricachones (aunque algunos sean ellos mismos), o solamente vamos a repartir migajas y lo que es peor vamos a estar siempre dependiendo de la "caridad" chantajista e inmoral de los organismos financieros internacionales.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play