Escúchenos en línea

El mañana ya llegó

11 Noviembre 2009
Por Freddy Antonio Narváez En Homenaje a Julio Rocha Idiaquez (Negro Julio) héroe del levantamiento del 11 de Noviembre, que tanto amó a los niños pobres. Doce mil niños en fila son una muchedumbre de niños, doce mil niño agarraditos de la mano en una fila podrían rodear el centro de Managua, doce mil niños aglomerados en los semáforos serian la cara de la miseria heredada del neoliberalismo. Son mucho doce mil niños, pero ahora no están en las calles, ni duermen en un duro cartón a la intemperie, ya no estiran su manito sucia en una esquina pidiendo un córdoba para sobrevivir un día mas a la pobreza generada en nuestro país por el capitalismo salvaje y echa realidad por el flamante Ministro de Hacienda de ayer, el ahora "lanzamorteros" Montealegre. Ya no están doce mil niños en las calles, a la deriva, sin esperanza en un futuro mejor, ya no están por que llegó el FSLN al poder, por que Rosario pensó en ellos con amor, e ideó para ellos un proyecto de amor; el Proyecto amor. Doce mil niños de la calle ahora comen, duermen tranquilos y se educan para salir adelante, alimentando una esperanza que como semilla, sembró el sandinismo en esos doce mil pequeños corazones. No es necesario que el Gobierno Sandinista que preside el Comandante Daniel, demuestre que estos doce mil niños ya no están en la calle, basta con ver la endiablada campaña de desprestigio desatada por la maquinaria mediática de la derecha recalcitrante en contra de este programa. No conciben los enemigos del progreso que un gobierno de izquierda desate todo su amor a favor de la niñez abandonada por sus gobiernos, creen que el amor es patrimonio de los ricos y por ende solo los ricos pueden dar y recibir amor. Pero la realidad es otra, doce mil niños ya no están en la calle, ya cuentan con la solidaridad de una Revolución que cumple a su pueblo, cumpliendo. Doce mil niños, óigase bien, doce mil niños fueron sacados del abandono y entregados en manos del amor, para recibir amor, para disfrutar del amor escamoteado por los ricos de siempre. Y es que el amor, compañeros, contrario a lo que piensan los saqueadores somocistas y neo somocistas, es patrimonio de las Revoluciones; por amor dio su vida Sandino, Carlos Fonseca, Luisa Amanda Espinoza, Eduardo Contreras, Leonel Rugama, que no solo daba amor, sino que le cantaba al amor, por amor dio su vida Rigoberto López Pérez, por amor, Nicaragua derrocó al mas oprobioso régimen dictatorial de los Somozas, el amor, es sinónimo de Revolución, es sinónimo de Frente Sandinista de Liberación Nacional. Mañana hijo mío, todo será distinto… dijo el héroe, y hoy, que es el mañana soñado por nuestros Mártires, está llegando la redención de los oprimidos, comenzando por los niños descalzos, que hoy tienen un futuro asegurado con Daniel Presidente.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play