Escúchenos en línea

Diferencias de fondo entre el poder ciudadano y las marchas blancas

09 Diciembre 2009
Por Juan Carlos Santa Cruz Sociólogo Si algo ha quedado claro desde el 2007 es lo complicado que significa defender los intereses de los más pobres. Los quince años neoliberales constituyeron una fuente de enriquecimiento desmedido para los oligarcas y sus afines los banqueros. Todo ello con el aval del resto de la burguesía y sus amanuenses. El aplauso a la gestión de Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños no se hizo esperar, al extremo de tomar como experiencia piloto, ejemplar para la cooperación al Gobierno de Bolaños. No les interesaba los CENIS, ni la corrupción en las privatizaciones, lo que priorizaban era que las puertas del país estuvieran abiertas para el intervencionismo extranjero, y con ello, para el endeudamiento. En el 2007 comenzó un gobierno cuya principal fuerza constituía el poder popular y eso no ha gustado, o para decirlo en su integridad "mi no gustar". El rechazo no viene por las obras, sino porque se ha estructurado un proyecto de participación ciudadana que hizo a un lado el sistema de participación que era una burda manipulación de la ley de participación ciudadana encabezada por un conjunto de ONG bajo la dirección de la inefable Violeta Granera. Este grupo concebía la participación ciudadana como un trabajo tecnocrático que se medía por el número de reuniones de esos equipos bien pagados. Ellos funcionaban al ritmo de la música de los viajes al exterior y de los suculentos desayunos trabajo en los mejores hoteles de Nicaragua. El poder ciudadano concibe la participación desde la base, que puede reunirse en lugares tan cómodos y naturales como la sombra de un palo de mango, y luego en las asambleas de barrio, comarcas y municipios. Su propósito es recibir y dar opiniones, consultas, ideas, es decir, que el pueblo decida sobre sus necesidades y sus recursos. Es cierto que no abundan, como antes, los profesionales universitarios (pero también los hay),como sujetos dirigentes y participantes, sino que ahí está el mero pueblo, muchos de ellos recién alfabetizados, pero con mucho sentido común, sensibilidad humana y justicia. Se funciona bajo otra lógica, porque el poder ciudadano participa en la asamblea y continúa ahí en el barrio, en la comarca, porque es donde viven. El poder ciudadano no es la Presidencia de Nicaragua, sino el pueblo organizado. Dicho de otra forma, sin el poder ciudadano la Presidencia de Nicaragua sería igual a cualquier gobierno neoliberal. El Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, funciona con una mecánica sencilla que refuta ampliamente a todos los entusiastas "luchadores contra la dictadura". Decía que funciona de manera sencilla porque en la base nace la idea, la inquietud, sube hasta llegar al Ejecutivo, y baja con los aportes propios de quien tiene la coordinación nacional de los recursos y de las propuestas. Regresa a la base para su discusión , adaptación y viabilidad. También funciona a la inversa, y en este caso le corresponde a la base el análisis y decisión acerca de la pertinencia de la propuesta, y la viabilidad de la misma. Por supuesto que se cometen errores, y son bienvenidos, porque de ellos surgen las respuestas, para no volver a cometerlos. Ese procedimiento tan sencillo, enfurece a la oposición que lanza toda su artillería encabezada por los periódicos oligárquicos y pro oligárquicos, el militante político liberal cura Mata que ve guerra hasta en la sopa, la CPDH siempre por encima del bien y el mal y agarrando sus dolaritos de la embajada; Sofía Montenegro y su léxico cloacal, entre otros. Se trata de un elenco que en las marchas públicas acompañan a Montealegre por lo que es de suponer que son parte de su escolta ideológica, y obviamente sus afines políticos, aunque gusten llamarse independientes, sin aclarar de quién son independientes. La opción por un modelo de participación de este tipo ha despertado el odio de la oligarquía y sus socios que no han descansado en el propósito de desacreditarlo. Lo más reciente es la marcha del 21 de noviembre, que para entenderla sugiero busquen la letra del tango cambalache. Han dicho que eran 50 mil en la marcha, aunque los especialistas al medir los metros cuadrados ocupados insisten que eran entre 7 y 10 mil . Mientras tanto, sin hacer comentario alguno de los 350 mil del FSLN. Antes comentaba que había que conocer la letra del tango cambalache para entender la razón y coherencia ideológica y política de esa marcha de oposición a un poder ciudadano con relevo juvenil en su seno. El MRS, y el Movimiento Autónomo de Mujeres pro aborto, doña Violeta Granera y sus acólitos furibundos contrarios al mismo. El PLC que no se cansa de acusar en Trinchera al MRS de ser un infiltrado radical sandinista en el seno de los demócratas. La Coordinadora Civil apoyando primero el golpe en Honduras y luego rechazando las elecciones por ser organizadas por el gobierno de facto. Eduardo Montealegre apoyando la dictadura en Honduras y la farsa de elecciones. El Papa Hablando que los curas no deben participar en política y el cura Mata haciendo de facilitador liberal entre el PLC y Montealegre. El PLC levantando sus banderas de lucha contra la corrupción y su jefe emproblemado por lavado de dinero en Panamá. Montealegre como abanderado de la lucha contra la corrupción mientras es procesado por el robo de 400 millones de dólares a través de los CENIS. Wilfredo Navarro que no descansa en sus acusaciones a los ONG muchos de ellos representados por la Coordinadora civil, que ya se dejen de sustituir a los partidos políticos. Para colmos en estos días el Concejal Teller del PLC la arremetió contra Chanito García del grupo de Eduardo Montealegre, uno de los campeones de la lucha contra la corrupción en la Alcaldía. Teller le llamó ladrón, que pague el agua que se robó, en alusión a una acusación de ENACAL , en el sentido que se había conectado en un tubo paralelo a su medidor. Además aprovechó para decirle que esa costumbre de sinvergüenza era vieja, porque la plaza de concejal que tiene Chanito la obtuvo por el PLC. Yo creo que no hay que ser muy sagaz para imaginar todo lo demás que no aparece en público y que forma parte de la naturaleza descompuesta de estos grupos que cuentan con mucho apoyo financiero, pero que tienen una visión anquilosada de la realidad a diferencia de la pujanza del relevo juvenil del poder ciudadano.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play