Escúchenos en línea

La OEA, el Wangki y los hijos de la droga

05 Enero 2010
Por Marcio Vargas Voy a hablarles compañeros, no de las mujeres del Cuá, ni siquiera de los llamados Hijos del Río por un grupo de argentinos agentes de la CIA y funcionarios de la -gracia a Dios- moribunda Organización de Estados Americanos (OEA). Sino de los hijos de la droga en las riberas de ese hermoso río que los "españoles" del Pacífico llamamos Coco y que los Miskitus llaman Wangki. Es posible que hoy esté violando secretos de seguridad o de inteligencia y que me puedan hasta demandar por revelar secretos que aún no han caducado. Es decir, según los espías, uno debe guardar silencio sobre lo que uno bajo contrato hasta por 25 años, pero esto lo vi en 2003, o sea hace mucho menos que un cuarto de siglo. Y lo digo ahora sin importarme las consecuencias. No voy a ser muy extenso en esto que empieza desde los finales de los años 80 del siglo pasado cuando la OEA y la ONU se adueñaron de parte de nuestro territorio con la excusa de los acuerdos de paz. Tengo en grabaciones y notas de libreta, nombres, apellidos y demás, pero sólo quiero hoy decirles que ha sido una política de Estado de USA a través de la OEA para convertir a la costa Caribe de Nicaragua, y en especial su "adentramiento" en el norte del territorio nicaragüense, en una fuente de intereses militares de intervención en nuestro país, aprovechando la influencia de los narcotraficantes colombianos, principales aliados de los Estados Unidos en el mare nostrum. ¿Ustedes creen que lo de Walpasiksa es nuevo?. Pues están absolutamente equivocados. Esta política de drogas y "ayuda" económica norteamericana lleva años y ha sido apoyada incluso en un tiempo por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aunque en años cercanos esa institución se alejó de eso. Soy amigo personal del representante del BID (el uruguayo Eduardo Balcárcel) antes de Mirna Liévano, y del rojo argentino Sergio Caramagna de la OEA, actual socio de los "paras" en Colombia. Pero ello no me impide decir la verdad que los miskitus la saben muy bien. ¿Que Eduardo y Sergio se enojarán conmigo?. Ni modo. Vale más mi patria que ellos, quienes incluso me contrataron y me pagaron muy, pero muy bien, por ir a esos territorios para muchos de nosotros desconocidos, creyendo que yo caería al peso de los devaluados dólares norteamericanos. Desde el Mitch la OEA se adueñó totalmente del Coco y desde entonces (1998) los gringos fueron los únicos permitidos en movilizarse con alta tecnología en toda la zona, especialmente viendo hacia el Bosawás (Bocay-Saslaya-Waspán) por su agua y fauna y flora que es de mucha utilidad para le imperio. Y esto me lo puede confirmar -si no se raja ahora- el entonces presidente Arnoldo Alemán, quien dicho sea con justicia, no estuvo nunca muy de acuerdo con el intervencionismo yanqui en toda esa zona y supongo eso le valió que le pasaran la cuenta por varios años, aunque creo que ahora ya no lo consideran enemigo,. No estoy seguro de esto. Que el doctor Alemán me diga sí o no. El actual representante de la OEA en Nicaragua, el chileno Pedro Vuskovicks, sabrá de lo que quiero hablar y quizás hasta se atreva a acusarme de muchas cosas, pero le digo desde antes que él y sus funcionarios fueron y son cómplices del narcotráfico en el Coco. No es que yo sepa que ellos hayan recibido dinero de los narcotraficantes colombianos que se han ido adueñando de toda esa zona, sino que se hicieron de la vista gorda y dieron facilidades para que los gringos por su lado se adueñaran de nuestro recursos naturales en favopr de las futuras peleas imperiales que tienen que ver con las fuentes de agua y oxígeno. Conocí y entrevisté (la tengo grabada) a una doctora estadounidense (muy guapa, dicho sea de paso) que estuvo por tres años vigilando con tecnología de punta al Bosawás, y ella me contó todo, es decir, la estrategia norteamericana para darle a los narcotraficantes colombianos el dominio y sumo imperio de nuestra costa Caribe a cambio de que ellos (USA) se adueñaran de nuestros recursos naturales. Supongo que ese dato hará pensar a los de la OEA a la hora de demandarme, porque la doctora que menciono está viva, es muy joven y de mucho prestigio en Washington. Ojalá no la maten, pero de todos modos la tengo grabada y fotografiada y filmada. Asimismo hay muchos nicaragüenses que saben de todo esto. Por ejemplo, José Ángel Talavera (Comandante Chacal), cacique de Quilalí con buenas razones para serlo, quien podría atestiguar, incluso sobre su fuerte su discusión que terminó en expulsión de su casa del senador Cass Ballanger, allá por el año 20024 Ya esto se ha extendido mucho, pero tengo testimonios grabados de líderes miskitus y filmaciones de las transacciones entre los líderes "comunitarios" y los narcotraficantes, incluso repartición de cocaína y su venta en territorio hondureño adonde los miskitus -para el caso de la droga- gozan de la bendición de importantes militares del vecino país, incluso su actual jefe máximo. ¿Verdad, general Vázquez?. La OEA ayudó a convertir toda esta zona en territorio propiedad del narcotráfico colombiano y a la vez base militar y política de los Estados Unidos. Lo digo con propiedad y espero demandas judiciales para presentar las pruebas que estúpidamente ellos dejaron en mis manos cuando anduve por meses en todas esas zonas, pagado por ellos mismos para un libro que gracias al Señor nunca salió a luz. Por cierto la plata venía de Suecia y sus reyes y grandes lores que se las dan de grandes demócratas y fuera de toda sospecha de corrupción. Mas hay algo que para mi parecer es más grave. Yo personalmente denuncié todo esto a autoridades nicaragüenses y no hubo respuesta digna, hasta ahora que dos patriotas militares fueron asesinados en la zona por los narcotraficantes. Debo reconocer con honestidad que sólo el presidente Alemán, el asesor Jaime Morales Carazo, junto con los generales Javier Carrión y Julio César Avilés, fueron los únicos personajes que tuvieron oídos para mí en su momento. Incluso, de Avilés debo también confesar que yo he trabajado para él a través de la Dirección de Información para la Defensa (DID) y que personalmente es mi amigo muy querido. Digo esto antes de que me lo saquen como gran revelación, pues para mí es un orgullo trabajar para la DID y mucho más orgullo ser amigo de Julio César Avilés, su padre y su hermana Celeste. Hubo otros personajes interesados en el tema, pero supongo que por razones de jurisdicción no hubo respuesta correcta en su momento y por ello ahora lamentamos lo que está pasando en el Caribe. Esto es sólo el comienzo de lo que pienso denunciar ante Nicaragua y supongo que personajes como los Boitano y los Coleman querrán callarme mediante balazos, pero gracias a Dios tengo todo grabado, documentado y en buenas manos por si acaso me pasa algo. La OEA y los hijos de la droga del río Coco son lo mismo, es decir son parte de la táctica de los Estados Unidos de América que mezcla al crimen organizado con sus intereses de recursos naturales. Y por ello me alegró escuchar al diputado Agustín Jarquín demandando que a la brevedad posible el Ejército de Nicaragua (que gracia a Dios será dirigido por Julio César Avilés a partir del 22 de febrero) establezca una base a todo meter en la zona. La integridad del territorio de Nicaragua está en juego. Los narcos llevan ventaja en tiempo y en influencia en las comunidades alejadas del Coco, pero nosotros los nicaragüenses estamos acostumbrados a esos retos. No hay por qué esperar. Y los de la OEA ojalá se queden callados porque puedo sacar muchas cosas que tengo a mano. ¿Me pagaron y no hubo libro? Cierto. Pero si hablan yo hablaré más. Patria Libre o Morir.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play