Escúchenos en línea

Los caribeños y la manipulación desde Managua

14 Abril 2008
Que el nuevo orden constitucional de Nicaragua establece que el pueblo nicaragüense es de naturaleza multiétnica; reconoce los derechos de las Comunidades de la Costa Atlántica a preservar sus lenguas, religiones, arte y cultura; al goce, uso y disfrute de las aguas, bosques y tierras comunales; a la creación de programas especiales que coadyuven a su desarrollo y garantiza el derecho de estas Comunidades a organizarse y vivir bajo las formas que corresponden a sus legítimas tradiciones (Artos. 8,.11, 49, 89, 90, 91, 121, 180 y 181 Cn.) CONSIDERANDO VIII Ley de Autonomía de La Costa Atlántica (07-09-1987)
El trato que diversos medios de comunicación, analistas políticos y representantes de la "sociedad civil" están dando a los últimos acontecimientos ocurridos en el Caribe Norte de Nicaragua, ponen de manifiesto el resentimiento personal de muchos de los dirigentes de esos sectores contra el gobierno. Nos cuesta entender que desde estos sectores se le esté dando tanta importancia a las cuestiones legalistas, mientras se azuza el enfrentamiento y el odio entre la gente de las propias comunidades. Este integrismo antidanielista al que han llegado muchos de estos "salvadores" de la democracia, el imperio de la ley y de las "buenas costumbres" solo sirve para crear un clima de caos y enfrentamiento del que solo se va a beneficiar la derecha más reaccionaria de Managua. De esta derecha blanca, oligárquica y contrarrevolucionaria podemos esperar cualquier cosa. ¿Acaso no es desde algunos medios de comunicación de esa derecha bendecida por la jerarquía eclesiástica que en los años 80 se clamaba por la intervención norteamericana en territorio nacional? Por eso, no nos sorprende lo mas mínimo su campaña desestabilizadora y terrorista en la costa Atlántica con el tema de las elecciones municipales. ¡Que más les da a ellos! Crearán el caos y que se maten entre "indios". Pero no comprendemos que desde medios de comunicación que se dicen progresistas, desde centros de derechos humanos que durante todos estos años de neoliberalismo salvaje han estado al lado de los mas desfavorecidos y su intermediación siempre ha sido "propositiva", y desde sectores políticos y sociales que provienen del Sandinismo, se esté manipulando y actuando con semejante irresponsabilidad en una cuestión tan delicada como la convivencia en la Costa Atlántica. ¿De verdad se creen que es tan importante lo que diga la Constitución en lo referente a las elecciones en la costa? Si tanto les preocupa que los costeños puedan decidir quiénes van a ser sus autoridades, ¿por qué nunca les han preguntado si las elecciones municipales es la forma en la que quieren elegir a sus autoridades locales? ¿no hay acaso una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos(CIDH) de la OEA que obliga al Estado de Nicaragua (dirigido entonces por Enrique Bolaños y ahora por Daniel Ortega) a incluir las costumbres de las comunidades indígenas de la Costa Atlántica para la elección de sus representantes? ¿y que han hecho hasta ahora? ¡NADA! Pero si tan preocupados están porque se cumplan las leyes, por la Constitución y por el estado de derecho, ¿porque jamás se han preocupado en que se cumpla el artículo 89 de la Constitución? Ese artículo, literalmente dice: «Las comunidades de la Costa Atlántica tienen el derecho de preservar y desarrollar su identidad cultural en la unidad nacional; dotarse de sus propias formas de organización social y administrar sus asuntos locales conforme a sus tradiciones. El Estado reconoce las formas comunales de propiedad de las tierras de las comunidades de la Costa Atlántica. Igualmente reconoce el goce, uso y disfrute de las aguas y bosques de sus tierras comunales». Nos parece que en toda esta crisis, el gobierno ha cometido errores políticos importantes. El más grande, no haber consultado directamente con las comunidades y dejar que esta decisión tan importante fuera tomada por lideres que en estos momentos ocupan cargos públicos, aunque hasta hace unos meses, esos líderes fueran para la derecha los portadores de la verdad absoluta cuando se trataba de representar a la Costa. También nos parece un grave error político, el no haber propuesto candidatos en esos municipios, aunque después se hubieran suspendido las elecciones. Pero nada de esto es razón para la campaña de desestabilización y manipulación que desde algunos sectores provenientes del Sandinismo se está realizando. Con el tema de la suspensión, perdón, del retraso (por cinco meses) de las elecciones en tres municipios del Caribe Norte, se está jugando con fuego a cambio de nada ( ¿en qué va a cambiar la vida y los derechos de los habitantes de la Costa por realizar meses antes o después las elecciones?) y lo que es peor, se está actuando con una irresponsabilidad que raya en el delito. El lunes 7 de Abril, la portada de El Nuevo Diario decía "Sangre Calculada". ¿Qué se pretende con semejante titular? ¿qué pretenden desde el CENIDH cuando su Director Ejecutivo gratuitamente insinúa o prácticamente afirma «hicieron estallar conflicto para forzar respuesta violatoria a la Constitución»? ¿De verdad el CENIDH se cree estas manifestaciones de su director ejecutivo? ¿acaso están afirmando que desde el CSE y el gobierno han provocado semejante enfrentamiento para legitimar su decisión? Pues parece que sí, cuando todavía afirma el director del centro que la posposición de las elecciones «es un precedente nefasto para la nación, pues el CSE legitimó su resolución con sangre...» Pero además, el Nuevo Diario, que tanto reclama el estado laico, sale el lunes 14 de Abril con las declaraciones del Arzobispo de Managua en primera plana y como noticia mas importante "CSE DEBE DE RECONSIDERAR". No decían que la Iglesia no debía de influir en los asuntos políticos. ¿Por qué darle tanta importancia a sus palabras? ¿Por qué critica al gobierno? Parece que todo lo que sea contra el gobierno, es bueno para El Nuevo Diario, aunque esas opiniones procedan del sector mas retrógrado de nuestra sociedad y solo sirvan para azuzar mas la mecha. Pensábamos que con el paso del tiempo el clima político entre el gobierno y estos sectores "renovadores" se podía calmar, que aún manteniendo una oposición dura, –sobretodo en todos aquellos asuntos que tienen que ver con el bienestar de la gente– esta podría desmarcarse del linchamiento diario, que los juicios de valor basados en medias verdades y exageraciones podrían dar paso a criticas sensatas y a análisis que aportaran soluciones y no mas enfrentamiento... Pero está claro que no, que puede más el odio político por cuentas pendientes, aunque esté en juego la vida de la gente. Nos da igual que las elecciones en Waspam, Bilwi y Prinzapolka se hagan en noviembre, en abril o ni se hagan. Son sus comunidades quienes tienen que decidirlo, al margen de los famosos estados de desecho (¿derecho?). Pero sería un atentado contra la humanidad y la dignidad de esas comunidades que por esta cuestión se derrame una sola gota de sangre. Ojalá a partir de esta crisis nos demos cuenta que ya es hora que los pueblos del Caribe puedan decidir sobre sus vidas y beneficiarse de sus derechos históricos. Y ojalá pongamos los medios para que así sea. El día que eso suceda, no hará falta que nos preocupemos tanto desde Managua por el derecho electoral de la gente del Caribe.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play